Opinión / 22 de abril de 2017

El problema real del cine argentino

Hay muchos mitos que derribar respecto del INCAA y la financiación del cine argentino. Nadie va a quitar el financiamiento. Los casos de corrupción existen, y lo que nadie discute es la distribución y la exhibición.

Por

En la apertura del BAFICI hubo una manifestación contra el Ministro de Cultura.
En la apertura del BAFICI hubo una manifestación contra el Ministro de Cultura.

Hay muchos mitos que derribar respecto del INCAA y la financiación del cine argentino. Por cierto, nadie va a quitar el fondo de fomento, ni esa parece haber sido la intención con la salida de Cacetta. Si se revisan las noticias de los últimos cinco años, se verán muchas irregularidades y discrecionalidades que aún están en la Justicia. Esos problemas son importantes, por cierto. Pero el verdadero problema del cine argentino es uno que nadie discute: la distribución y la exhibición. El sistema de subsidios, aunque no óptimo, es muy bueno. Hoy no es difícil “robar” con el subsidio (producir por menos de lo que sale). Y en general, el dinero se adelanta para ir pagando los salarios de los técnicos y artistas, y el subsidio se cobra –en teoría– meses después del estreno. Cuantas más películas se hagan (rondaron las 150 en los últimos años), más trabajo hay para técnicos y artistas. Así que esa rueda funciona. Sólo que, para que funcione, necesita dinero. Y el dinero proviene de dos lugares: el famoso impuesto del 10% de cada ticket y un porcentaje que se les cobra a todas las empresas de cable, radio y televisión. Veamos la primera parte: las películas argentinas no han desarrollado la audiencia suficiente como para que, sólo con su recaudación, se llene el Fondo de Fomento. Pero todas las películas participan. Así, el estreno monstruo de “Rápidos y Furiosos 8”, que vendió casi un millón de tickets sin promociones a 150 pesos promedio, recaudó 9 millones de dólares. Es decir, 900.000 dólares para el Fondo. Pero sólo los tanques generan ese dinero si ocupan muchísimas pantallas. ¿Entonces? El cine argentino tiene espacio ínfimo para crear audiencia.

* Crítico de cine de NOTICIAS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *