Cultura / 4 de mayo de 2017

Vargas Llosa: “Cada vez se publican más libros, pero no son gran literatura”

El premio Nobel junto a Jorge Edwards conversaron en la Feria del Libro sobre “La influencia de la literatura y los valores humanos”. Los acompañaron Alejandro Roemmers y Alejandro Vaccaro.

Por

Roemmers, Vargas Llosa y Edwards.

El Nobel peruano brindó una charla junto al escritor chileno Jorge Edwards, premio Cervantes, sobre “La influencia de la literatura y los valores humanos” en la Feria del Libro. Los acompañaron el empresario y escritor Alejandro Roemmers y Alejandro Vaccaro.

En la sala Jorge Luis Borges del predio La Rural, los escritores se dieron cita para reflexionar sobre la influencia de la literatura y los valores humanos. Abundaron juicios en favor del libro impreso y alertaron sobre los peligros de la “literatura de las pantallas”.

“La escritura que se escribe para las pantallas es distinta de la que se escribe para el papel. No es casual que los libros exijan un esfuerzo intelectual del lector”, dijo el autor de “Conversación en la Catedral”, y agregó: “En cambio, la literatura que se escribe para las pantallas tiende a un tipo de comunicación que llega al gran público, y por lo tanto el esfuerzo intelectual que se invierte en ellos es menor. Me pregunto si en esta revolución de las comunicaciones no está la amenaza de la manipulación. En las últimas semanas tuvimos un indicio: grandes países pueden, a través de sus servicios de inteligencia, intervenir en los procesos electorales”.

Para Vargas Llosa, “cada vez se publican más libros, pero el tipo de libro que se publica no son los libros de la gran literatura, muchas veces representan exactamente lo opuesto y tratan de parecerse cada vez más a las pantallas para llegar a los grandes públicos, exigiendo cada vez menos la operación intelectual”.

Por último, el autor de “La ciudad y los perros” añadió: “No soy un pesimista, no creo que la revolución de la comunicación vaya a acabar con la literatura, pero sí creo que la literatura representa hoy en día en la vida de las naciones mucho menos de lo que representaba en el pasado, aun cuando en el pasado la literatura fuera privilegio de elites”.

Por su parte, Edwards señaló que “los presidentes que conocí en mi juventud eran lectores, invitaban a su mesa a personas como Pablo Neruda, que era comunista, a la gente del pensamiento. Había una conexión evidente entre la política y la vida de la cultura que hoy es muy dudosa y exige un revisión”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *