Opinión / 10 de mayo de 2017

Bullying: “Es hora de rehumanizar la sociedad”

Una experta en niñez y adolescencia analiza la incidencia del acoso escolar en la llamada generación Z. Posibles soluciones.

Por

La serie de Netflix "13 reasons why" cuenta la historia de una adolescente que se suicidó debido al acoso de sus compañeros.

En nuestra sociedad se reproducen situaciones de violencia en sus diversas formas. Los adolescentes, en tanto grupo social, no pueden estar exentos de la problemática mencionada. Asimismo la Escuela, como toda institución, también se encuentra atravesada por este fenómeno y actúa como “satélite” de las problemáticas sociales que existen en la sociedad en la que está inserta.

El “Bullying u hostigamiento en el espacio escolar” refiere al padecimiento que sufren algunos estudiantes al vivir situaciones de agresión, generalmente no físicas, de maltrato psicológico y procesos de marginación y discriminación por parte de sus pares, en forma sostenida en el tiempo en el escenario educativo. En algunos casos el maltrato psicológico puede estar acompañado de agresiones físicas. Aún está socialmente permitido que se “etiqueten” a algunos estudiantes por parte de sus pares, ya sea por su apariencia física, nacionalidad, género, estratificación socio-económica, religión o características de su personalidad, bajo la idea de “bromas pesadas”, que muchas veces son grabadas y reproducidas en el mundo virtual y mediático (“Ciberbullying”) y que lo que hacen es enmascarar procesos sociales de segregación, discriminación y exclusión. La pregunta que surge es qué puede y/o debe hacer la escuela cuando la violencia está tan presente en la sociedad. Y la respuesta la tenemos que pensar juntos, como integrantes de todo sistema social dinámico que exige nuevos posicionamientos a las problemáticas que se presentan.

Lo primordial es “desnaturalizar” conductas de maltrato o situaciones de violencia, en todas sus formas, que se dan en las escuelas y generar espacios para poner en palabras lo que ocurre y repensarlo. Escuchar, hacer circular la palabra, reflexionar, ponerse en el lugar del otro, respetar. Aunque parezca paradójico se trata de que “rehumanicemos” nuestra vida en sociedad.

*Socióloga y profesora de la UBA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *