Opinión / 19 de Mayo de 2017

Crisis en Brasil: Aprender del espejo

Cómo repercuten aquí los escándalos políticos del gran país vecino. Y viceversa. Por Silvio Santamarina.

Por

Nunca los destinos históricos de Brasil y la Argentina estuvieron tan entrelazados como ahora. En un escenario global de alta incertidumbre política y económica, los vecinos más grandes del Mercosur deberían abrazarse en una estrategia común de supervivencia y aprovechamiento de oportunidades regionales.

También coinciden en un momento de cambio de ciclo gubernamental, marcado en ambos casos por la necesidad financiera de barajar y dar de nuevo. Pero no: como repite y repite el fantasma borgeano, una vez más, no nos une el amor sino el espanto.

Cuando el gobierno argentino precisa con urgencia vientos de cola para sostener la promesa de una pronta recuperación económica -tan necesaria en un año electoral-, el mercado brasileño es la referencia obligada para que los economistas armen el cuadro de situación del Modelo Macri. Pero justo cuando los índices brasileños autorizaban a interpretar buenos augurios para el futuro de las relaciones comerciales sudamericanas, otra crisis institucional se desata con el escándalo Temer, y amenaza con hacer implosionar la frágil estabilidad que empezaban a experimentar de nuevo los brasileños.

Cada país está enfrascado en sus propios dramas, como para prestarle atención a su vecino. Pero algo tenemos en común: la corrupción endémica y la necesidad de transitar con sensatez la coyuntura de transición política abierta tras la salida de ambas gestiones populistas. Lo bueno es que nuestras respuestas nacionales a esos desafíos son complementarias: Brasil nos da lecciones de contundencia judicial en la investigación y condena de coimeros (estatales y privados); y la Argentina decidió salir de la década K guiada por las urnas, sin golpes institucionales. Ambos tenemos lecciones mutuas que aprender, antes de que sea tarde.

*Secretario de Redacción

Seguí a Silvio en Twitter: @SantamarinaSilv

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *