Personajes / 29 de mayo de 2017

Juan Leyrado: “Sueño con un país armonizado”

Con “El elogio de la risa” destaca lo bello de la vida. A favor de SAGAI, dice que “no importa que no esté de acuerdo” con el Gobierno, ya que imagina que “quiere lo mejor para el país”.

Juan Leyrado: “Sueño con un país armonizado”
Fotos: Juan Ferrari

Más de uno pensaría que alguien que ganó dos Martín Fierro y un Florencio Sánchez, entre tantos otros premios; que configuró a ese eterno personaje de Panigassi que traspasó la pantalla chica a fines de los 90 con el programa “Gasoleros” y que ya es un abonado a la cartelera teatral de prestigio de la Avenida Corrientes, no le quedan desafíos en su profesión más que perseguir el bronce. Sin embargo, Juan Leyrado a sus sesenta y cuatro años, afronta su primer unipersonal.

Noticias: En más de cuarenta años de profesión, “El elogio de la risa” es su primer unipersonal.
Juan Leyrado: Sí, porque me gusta trabajar en equipo. Pero sabía que tarde o temprano iba a hacer alguno. Hace un tiempo me propusieron una obra francesa pero tenía que hablar con el público, tipo conferencia y no me gustó. A los días me llamó Gastón Marioni, a quien no conocía, y me presenta esta idea que terminamos de armar juntos.

Noticias: Quien busca a Juan Leyrado para trabajar, ¿con quién se encuentra?
Leyrado: Con una persona muy obsesiva y laburante. De ensayar todos los días y de buscar el punto justo del personaje. Que nada sea impuesto pero que a la vez sea representativo. Con Antonio, mi personaje en “El elogio de la risa”, trabajé mucho lo corporal. Porque es lo primero que aparece. El cuerpo tiene más memoria que la cabeza.

Noticias: ¿“Gasoleros” le cambió la vida o fue un paso más?
Leyrado: “Gasoleros” fue un éxito popular impresionante que nunca esperamos. Pero la vida me la cambiaron mis tres hijos, mis tres nietos y conocer a mi maravillosa mujer, con la que hace cuarenta y cinco años estamos juntos. Pero sí ,“Gasoleros” fue una bisagra en la televisión. La calidad de los libros, de los personajes. Todo confluyó para hacer algo que recién al tiempo nos dimos cuenta lo que fue.

Noticias: Ahora está en teatro pero empieza a grabar una serie con Julio Chávez…
Leyrado: Son situaciones que se dan. No elijo de forma solemne, pero sí trato de cuando hago teatro no hacer tira diaria. Por tiempos y por un tema de exposición. Ahora estamos por estrenar “El maestro” junto a Julio Chávez, donde haré de su pareja. Son trece capítulos. No es tanto el desgaste y creo que dará que hablar.

Noticias: ¿Qué le genera que colegas bajen sus obras por falta de público?
Leyrado: Tristeza. Sobre todo cuando son espectáculos que están muy bien hechos, con actores amigos, porque sé que hay mucho trabajo detrás. Son ilusiones que quedan en nada. El actor gana si el público va, y si no va, no gana. Y cuando su obra baja de cartel, un amigo mío está perdiendo su trabajo.

Noticias: ¿Cómo se compite con un tanque como “Sugar”, producido por Susana Giménez y protagonizado por Griselda Siciliani?
Leyrado: Competir no es la palabra. Nadie compite con nadie. Estar enfrente de “Sugar” es un placer. Y siento que hay público para todos. Que la persona que disfruta de ver a Griselda Siciliani, tal vez no disfrute de la mía; y que quienes disfruten de “El elogio de la risa”, se pierdan ante el monstruo que es “Sugar”. Esas dos pantallas gigantes del frente del Lola Membrives no te sueltan (sonríe).

Noticias: En los últimos días el tema de SAGAI los separó.
Leyrado: Eso duele más. Que Fabián Gianola, Luis Brandoni y Andrea del Boca hayan tenido la actitud traicionera y tremenda hacia los compañeros que tanto lograron por todos nosotros, duele mucho. Salir a criticar a Pepe Soriano y a Jorge Marrale es de una bajeza absoluta. Igual, en algunos no me sorprende. Vaya uno a saber qué los mueve a criticar y atentar así contra compañeros que sé que no cobran un peso por ocupar los lugares que ocupan.

Noticias: ¿Tal vez a ellos SAGAI no los representa como quisieran?
Leyrado: Habría que preguntarle a ellos por qué salen a hablar mal de una institución que pelea porque tengamos los derechos de intérprete, para que cobremos repeticiones nacionales e internacionales. Yo no estoy en SAGAI pero conozco y defiendo absolutamente a los Echarri, Soriano y Marrale. Y no puedo más que agradecer lo que hacen por nosotros. Por suerte la Justicia falló como tenía que fallar y mostró lo limpio de la institución.

Noticias: ¿Está de acuerdo con la política de Cambiemos?
Leyrado: No, pero no importa que no esté de acuerdo. Este gobierno debe creer que éste es el camino, porque me imagino que como yo, quiere lo mejor para el país. Yo sueño con un país armonizado y tranquilo. Con mi opinión prefiero acercar antes que abrir las diferencias.

Noticias: Leonardo Sbaraglia dijo que la gente se está yendo del país como en el 2001.
Leyrado: No creo que sea tan así. Si yo no me fui del país con la dictadura, nunca me iría por esto. Eso sí fue un infierno. Esos fueron años de miedo. En los que salir a la calle era ir al campo de batalla. Con gente que desaparecía y no se sabía más nada. Si no me fui cuando mi vida corría peligro gravemente, no me voy a ir ahora que el mundo en su totalidad está para atrás. Hoy Estados Unidos se vanagloria de lanzar la madre de todas las bombas, un nivel inferior a la bomba atómica. Una locura. Estamos todos muy mal. O Europa, donde hay un atentado terrorista por semana.

Noticias: Tu hija Victoria vive en un pueblo de Tucumán. ¿Tiene que ver con escapar de este presente?
Leyrado: Mi hija vive en un pueblito de Tucumán porque no soporta la ciudad (sonríe). No le interesa el arte ni la gente. Pero lo celebro porque siempre digo que lo mejor de las idas son las vueltas. Y cuando vuelve con mi nieto de un año y medio es la felicidad misma. Yo amo a mi país y siento que hay gente más buena que mala. Aunque no sea afín al gobierno de Cambiemos, yo seguiré estando en mi casa, con los míos. A mi hijo en Berlín, la semana pasada, le robaron su bicicleta. Estamos es un momento complicado, pero hay que ser optimista.

Mariano Casas Di Nardo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *