Sociedad / 5 de junio de 2017

Diego Gvirtz: Un reciclaje que no fue

Nueva productora y bronca por la trunca negociación para hacer dos programas en América.

Por

Gvirtz armó otra productora y busca insertarse en televisión, después de haber quedado identificado como difusor del relato K.

“Diego está sorprendido. No entiende cómo el mismo Grupo con el que estaba negociando hacer dos programas (América TV) adelantó la denuncia en su contra, en el programa de Luis Majul”. La molestia de quién fue el productor estrella de los K fue revelada por un amigo íntimo y el hecho al que se refiere es el informe que el domingo 28 mostró el ciclo periodístico La Cornisa, donde Majul, junto a Laura Alonso, la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), detalló la denuncia que al día siguiente haría el Gobierno contra el creador de “678”.

Según la denuncia, entre el 2010 y el 2015, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), en ese momento con Diego Bossio a la cabeza, pagó 176 millones de pesos en Publicidad No Tradicional (PNT) a “678” de la TV Pública, de los cuales 88 millones de pesos fueron “desviados irregularmente” a la productora Pensado Para Televisión (PPT), cuyo dueño era Gvirtz. “Es una operación del Gobierno”, dijo el productor denunciado. Y luego guardó silencio.

Cuentan sus allegados, que esto aparezca ahora, cuando él no sólo ya vendió PPT al Grupo Indalo (del empresario K, Cristóbal López), sino que creó una nueva productora, “Punto TV”, marcaría el fin del diálogo con el grupo América, con quienes venía negociando desde principio de año para producir dos programas.

Nueva vida. El 2017 parecía ser un año tranquilo para Gvirtz. El 22 de febrero armó su nueva productora, “Punto TV”. Lo hizo en sociedad con el empresario Federico Luis Kon. Junto a él y su hermano Fernando Gvirtz crearon, en el 2005, “Clean collector S.A.”; “Real Time Solutions S.A” en el 2007, la empresa responsable del portal Diarioregistrado.com, actualmente en manos del Grupo Indalo; y en el 2010, “Read Sea Investments S.A”, una empresa inmobiliaria con capacidad de construir y administrar condominios, la que, según consta en el Boletín Oficial Nº 31830 de ese año, los integrantes de la sociedad concurrieron a “adecuar a la normativa argentina art. 124 Ley 19550 la sociedad Read Sea Investments Inc., constituida en Panamá”, un país más que reconocido por ser una de las principales sedes de empresas offshore y donde nació la investigación “Panamá Papers”, que perjudicó a empresarios y políticos de todo el mundo.

Con “Punto TV”, Gvirtz estaba trabajando en dos productos que le habrían pedido de América TV: un programa político semanal para el “prime time” de la noche, para el que convocó a un grupo de jóvenes periodistas, y también ideaba un ciclo similar a TVR para el canal de aire del grupo. La concreción del segundo programa estaba complicada ya que la gerente de Programación de América, Liliana Parodi, no veía con buenos ojos la incorporación del productor. Aún así, los responsables del canal le habían asegurado que ellos se encargarían de que no tuviera problemas.

Para el programa político que se emitiría por la señal de cable A24 ya estaba grabado el piloto. Hace dos semanas, el productor convocó a un grupo de jóvenes periodistas para el panel y al ex CQC, Diego Iglesias, para la conducción. La apuesta era refrescar la pantalla con un programa político que compita directamente con el ciclo que el ultrakirchnerista Roberto Navarro tiene en C5N. El horario en el que iría aún no estaba definido, pero, según pudo saber NOTICIAS, estaba pensado para cubrir el horario que va desde 22 a 23, previo al programa de Rolando Graña. Pero, hace una semana, inexplicablemente, la negociación se frenó.

Allegados al productor aseguran que Gvirtz quedó descolocado cuando vio que el mismo grupo que le había ofrecido producir para ellos no sólo anticipaba la denuncia en su contra sino que, además, tenía en el piso a la funcionaria de Cambiemos que impulsaba la causa judicial.

“Lo que te indigna es que hayan sacado la plata de los jubilados hacia una usina del pensamiento único como era 678”, aseguró el titular de Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos de la República Argentina, Hernán Lombardi.

Ante esto, NOTICIAS intentó hablar con Gvirtz, pero el productor no respondió los llamados. Según sus allegados, el ex dueño de PPT asegura que su ex productora no recibió dinero del Anses en concepto de PNT. Y se justifica diciendo que quien sí lo recibía era el canal (la TV Pública, cuyo titular era Tristán Bauer, otro de los denunciados).

Un pasado que pesa. Durante el gobierno kirchnerista, Gvirtz supo convertirse en uno de los bastiones de Néstor y Cristina. Desde sus productos emblema, “678” y “TVR”, se convirtió en el principal difusor del pensamiento K. De esta manera, el productor, sólo con el primer programa habría recibido desde el 2009, año que se lanzó el ciclo, más de 147 millones de pesos. Sólo en 2015, el Gobierno le pagó a la productora 37 millones de pesos, sin contar los millones extra que recibió de la Anses.

En abril del 2015, Gvirtz comenzó a despegarse de su pasado K y le vendió a la dupla de empresarios kirchneristas, Cristóbal López y Fabián De Sousa, el 81% de las acciones de PPT. La condición del contrato aseguraba que el productor quedaba como “director de la productora”. Pero, como le pasó a Marcelo Tinelli cuando vendió Ideas del Sur a Indalo, comenzó a tener conflictos económicos hasta que, a principio de año, llegó a un acuerdo y se desvinculó por completo del grupo. Así y todo, el productor aún reclama el pago de una suma cercana a los 5 millones de dólares.

Un año que parecía ser tranquilo para el productor, terminó convirtiéndose en una pesadilla. En menos de una semana, habrían llegado a su fin los proyectos televisivos que tenía y, además, el Gobierno quiere que devuelva los 88 millones de pesos que le adjudica haberse quedado de manera irregular. Gvirtz, pese a ser un comunicador nato, eligió el silencio.

 

 

 

Comentarios de “Diego Gvirtz: Un reciclaje que no fue”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *