Cultura / 15 de Junio de 2017

The European Art Fair, la feria de arte que más crece

TEFAF tiene una edición europea y dos en Nueva York. Precios de vértigo y plataforma para artistas latinoamericanos.

Por

New York 04 mei 2017 Armory - TEFAF New York Spring 2017 - 1ste beursdag Foto: Harry Heuts

Ahora son tres. TEFAF –The European Art Fair, la feria de arte, diseño y antigüedades con sede en Maastricht (Holanda)– sumó dos encuentros anuales en Nueva York. Matemática pura; los estadounidenses son los mayores compradores de arte del mundo, pero solamente 2.500 de los 75.000 visitantes a la feria europea son de esa nacionalidad. Michael Plummer, director de TEFAF NY, acierta cuando dice que Estados Unidos goza de reconocimiento por la vitalidad de su mercado de arte: Nueva York es su capital global.

La cita de mayo, TEFAF New York Spring, fue un rotundo éxito de ventas. Algunas se efectuaron en los primeros minutos de la preinauguración VIP que fue visitada por 4.000 personas (coleccionistas, instituciones, prensa). David Zwirner vendió obras por un total de 2 millones de dólares durante la primera hora de la feria, al otro día cedió un importante trabajo del alemán Josef Albers. Se vieron celebridades como Leonardo Di Caprio, Susan Sarandon, Steve Martin, Valentino, Harrison Ford.
TEFAF cumplió 30 años tal como se la conoce actualmente, aun cuando inició sus prácticas en 1975 como feria especializada en grandes maestros de la pintura y en escultura medieval. En las tres citas Maastrich, NY Fall (primera edición octubre 2016, centrada en bellas artes y artes decorativas desde la Antigüedad hasta 1920) y NY Spring- despliegan arreglos florales con tulipanes holandeses de la misma especie y hacen la delicia de los gustadores de ostras crudas, abiertas en el instante de ser consumidas, ofrecen la misma marca de champagne y un ambiente de cálida distinción.
Pero por sobre todo, exhiben magníficas obras de arte con calidad de museo, controladas por un comité (Vetting Comitee) de 196 expertos que revisan cada pieza.
Moderno y contemporáneo. Los protagonistas principales de TEFAF New York Spring fueron el arte moderno y contemporáneo, con 93 expositores y obras que pasaron el filtro de la historia y autores que pertenecen a la historia: Picasso, Magritte, Legér, Matisse, Klein, Miró, Schiele, Kokoschka, Warhol, el irreverente Jean-Michel Basquiat (en varias galerías, como Patrick Derom), Calder, De Kooning, Cruz-Diez, Fontana, Torres-García, Gego, Soto, Le Parc, Carmen Herrera, y siguen las firmas, entre ellos el chileno Roberto Matta. El surrealista Matta, “Ouvrir les bras comme on ouvre les yeux”, se vendió por 1 millón de dólares en Galerie Gmurzynska, espacio futurista diseñado por el reconocido creativo francés Alexandre de Betak (marido de la argentina Chufy Sánchez).
Hubo más obras latinoamericanas que de costumbre, integradas en galerías de todos lados. Asistieron dos galerías latinoamericanas –Sur (Uruguay) y Bergamin & Gomide (Brasil)– que, entre otras, vendió obras de Sergio Camargo (460.000 dólares), Aluisio Carvão (750.000 dólares). De hecho, una de las conferencias ofrecidas desarrolló el tema de “El arte latinoamericano ahora. Su cambio de lugar en el ‘canon occidental’”.
En esta ocasión TEFAF fue visitada por 15.000 personas (entrada 50 dólares) y albergó –en el histórico Park Avenue Armory diseñado etérea y elegantemente por Tom Postma– también a un pequeño núcleo de alta joyería antigua y contemporánea (como las de George Rickey en Didier LTD), diseño (como el espejo del español Jaime Hayon en Galerie Kreo), arte africano y de Oceanía, antigüedades clásicas, en diálogo con el arte moderno y contemporáneo.
Mientras que el irónico óleo “Self-Eater” (se come a sí misma) de la norteamericana Dana Schutz intercambió manos por 400.000 dólares en Petzel Gallery, los galeristas de Di Donna no quisieron informar el precio del sorprendente busto de Salvador Dalí (“Buste De Femme Rétrospectif”) que se vendió el primer día; por una pequeña y temprana pintura de Dalí allí pedían 6 millones de dólares. Paul Kasmin Gallery vendió “Le Nouveau Ne” (el recién nacido) de Constantin Brancusi, vaciado en bronce pulido –edición de 8, repetida en 2003– de la maravillosa e icónica pieza original de 1920.
TEFAF es un impresionante escenario de goce estético, conocimiento y oportunidad de inversión. Es una bella ensoñación, sin conflictos económicos, crisis de refugiados ni terrorismo; pura emoción para cualquier amante del arte. La próxima fecha es TEFAF Fall NY a fin de octubre.

*Crítica de Arte de NOTICIAS.
Desde Nueva York.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *