Sociedad / 18 de Junio de 2017

Marcelo Tinelli: Masticando la frustración

Lo que más le rinde es sobreactuar sus fracasos. Salud, rating e influencia.

Por

Tengo un pensamiento suicida de salir al aire y decir: ‘Por qué no se van todos a la m…’”, se sinceraba Tinelli en una entrevista a días de empezar su “ShowMatch” 2017. El  Tinelli “de Caetano Veloso y las películas de Ettore Scola” ya no tiene ganas de ser el otro Tinelli.

Intenta reinventarse. Buscó producir el “Fútbol para Todos”, ser presidente de AFA, pegar el salto a la política, y volver a soñar con una veta empresarial con canal y radios propias. Y no pudo. Incluso buscó otros formatos a fines del 2016 para no repetirse con el “Bailando”, pero nada le cerró. Su vuelta a la tele este año estuvo signada por la resignación, incluso presupuestaria. “La televisión se ha reducido mucho. Exige una adaptación. No es posible sostener la estructura de costos”, justificaba el día antes de su vuelta a la tele.

Atragantado. El rey de la televisión tuvo que acomodarse este año a un presupuesto acotado y a un elenco de segundo nivel. El último emparche fue la desvinculación de José Ottavis, al que Tinelli remplazó sin demasiadas vueltas por Santiago Griffo, el hijo de la Bomba Tucumana, que bailará con Barby Silenzi (la ex de Francisco Delgado). Todo muy B.

El conductor traga saliva y sigue, fiel al “El espectáculo debe continuar” de aquel tema de Queen. Pero termina ahogado. “Nunca me pasó una cosa igual. Dije ‘me ahogo’ en cámara. Una cosa tremenda”, explicó Tinelli tras el episodio del viernes 9 que obligó a Moria Casán a salir de su lugar en el jurado del “Bailando” para hacerse cargo de la conducción.

“El diagnóstico de Marcelo es laringitis aguda y edema de glotis. El lunes hará el programa normalmente”, explicó tras el episodio Vicente Labonia, médico de Ideas del Sur. Una inyección de corticoides para desinflamar las cuerdas vocales y un té con miel, y Tinelli volvía para cerrar el programa. Pero el lunes el episodio se repetía tras el “Buenas noches América!” de la apertura, y José María Listorti debía hacerle la segunda.

Las bromas sobre el sueño cumplido de su muletto, y Tinelli haciendo el reality de su pesar en vivo, midieron bien en rating (pasó de 16.5 a 19.6), como había funcionado el fracaso sobreactuado en el sketch de su primer programa. Ahí, su mujer, Guillermina Valdés, haciendo de doctora, le había llamado la atención sobre su salud, y lo había chicaneado sobre la edad y sus malestares. “Marcelo tiene mucha carga en cuanto a lo laboral, y en cuanto a las exigencias y demandas. Se hizo una serie de estudios, y la realidad es que dieron todos bien”, manifestó Valdés, dando a entender que el pico de estrés que lo alejó del fútbol y la política tiene más que ver con una cuestión emocional. “Él si vuelve, vuelve desde la conciencia, de saber que puede y que su cuerpo lo acompaña”, sumó sobre la posibilidad de subirse una vez más a la arena política.

Adrenalina. Una hipotética candidatura de Tinelli fue justamente uno de los tópicos que los periodistas de espectáculos trataron el viernes 9 en la reunión que tuvieron con el presidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos. “A Tinelli le da la nafta para la política, pero no creo que quiera por el momento”, fue el textual de Macri que Ángel de Brito le refirió via Twitter a Marcelo. La respuesta del conductor fue que el Presidente estaba bien rumbeado. Pero su anhelo es otro. Tinelli entiende que no tiene mucho más para hacer en la televisión, luego de décadas de éxitos ininterrumpidos. Que es tiempo de cambio y desafíos. Por eso, le repite a su entorno su “vocación de servicio” y que quiere comenzar a visitar a los más necesitados. “Necesita adrenalina y alimentar su ego, no va a irse a su casa. En 2019 va a tener 59 años; no va a dejarla pasar y esperar hasta 2023”, le dijo al diario Perfil una fuente de su entorno.

Por otro lado, el formato del “Bailando” está agotado, y lo aburre. Pero  no le encontró reemplazo. “En el 2006 volvimos con el humor e hicimos días temáticos y nos iba mal, nos íbamos a los botes”, marcó Tinelli sobre el riesgo del cambio. En el 2009 también intentaron darle una vuelta de tuerca con el “Bailando por un sueño Kids” y “El musical de tus sueños”, y fue otro fracaso. El 2012 marcó otra caída en el rating general de casi 5 puntos y eso motivó el 2013 sabático del conductor. El 2016 se repitió la crisis: perdió casi cuatro puntos respecto del 2015.

“Nunca es verdad que no importa el rating y los espectadores. Si pongo un puesto de frutas, quiero vender. Si hago tele quiero ganar, y soy el primero en decir ‘si no me va bien me voy'”, se sincera. Las pruebas están a la vista: “En mi camarín, un rato antes de empezar el #Bailando2017”, escribió Marcelo junto a la postal en la que se puede ver las fotos de su mujer e hijos, una caramelera, y la laptop con las planillas del rating.

Audiencia

Aunque su influencia haya mermado y ya no imponga agenda como antes (el universo de programas satélite del “Bailando” se acotó incluso dentro de El Trece y Magazine), lo cierto es que en materia de audiencia, “ShowMatch” se mantiene con buenos números. En su debut lideró el prime time: arrancó con 27.4 puntos (el más bajo de toda la década para el ciclo, pero un número magnífico para este año de encendido moderado: sólo lo supera por el momento el Boca-River), y terminó la semana con 18. Hoy el ciclo oscila entre 16 a 17 puntos, y le gana a “El Sultán” (su competencia), que mete 11 a 12. Tinelli está cerca del promedio del 2016 (16.9), y por encima de su expectativa de 14.5. Eso se debe en gran parte al gran éxito de El Trece, “Las Estrellas” (la ficción de Pol-ka). Kloosterboer, Cid, Pérez, Urtizberea y Bustos, trepan de los 10 puntos que les deja “Telenoche” a casi 15.5 de promedio (incluso le han ganado a Tinelli: el lunes 12 hicieron 17.6, mientras que Marcelo marcó 16.7).
Suar y su equipo están contentos. “Las Estrellas están funcionando genial. La gente se enganchó y eso le deja a Marcelo un piso de 15 a 16 y medio. Subiendo uno o dos puntos ‘ShowMatch’ ya es por mucho lo más visto de la tele”, dicen.

 

Comentarios de “Marcelo Tinelli: Masticando la frustración”

  1. Estamos asistiendo al ocaso de Tinelli, eso es lo que pasa. Por mas que dicen que mide,se nota que ni el se lo banca y no llegua a terminar el año con este bailando berreta que hizo este año. Chau chauuu chauuuuu a tinelli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *