Mundo / 21 de Junio de 2017

Jared Kushner, yerno de Trump, investigado por vínculos con Rusia

Ascenso y caída del marido de Ivanka, que pasó de ser un virtual “jefe de gabinete en las sombras” a estar en la mira del FBI.

Por

Jared Kushner, el marido de Ivanka Trump, recorrió el mundo junto a su suegro Donald Trump en los últimos seis meses, pero su suerte está cambiando. En las últimas semanas, Kushner ha visto reducida su influencia en la Casa Blanca ya que está bajo la lupa de una investigación federal acerca de los lazos y connivencia de Rusia en la campaña presidencial estadounidense del año pasado. La administración de Trump ha tratado de contener  las consecuencias de los informes de prensa, que indican que Kushner habló en diciembre con el embajador de Rusia, Sergey I. Kislyak, acerca de establecer un canal secreto con Moscú para discutir la guerra en Siria y otros asuntos.

Kushner tiene cargo de “asesor especial”. Su peso dentro de la estructura gubernamental era tal que sus detractores lo llamaban “jefe de gabinete en las sombras”. En las giras de Trump, los líderes mundiales se comunicaban con él, en vez de hacerlo con el Secretario de Estado, Rex Tillerson. Es dueño de una fortuna de más de 700 millones de dólares, de acuerdo a lo publicado por el diario The New York Times.

El superyerno es hijo del magnate Charles Kushner, quien, al igual que Trump, también hizo su fortuna en el negocio inmobiliario. Se graduó en la Universidad de Harvard, en donde fue admitido gracias a que su padre donó 2.500.00 de dólares, de acuerdo a lo publicado por el periodista de The Wall Street Journal Daniel Golden en su libro “El precio de la admisión”. Se recibió de bachiller en artes de gobierno, pero trabajó siempre en la firma familiar. En 2009 se casó con Ivanka; como él es judío ortodoxo, ella se convirtió al judaísmo antes de celebrar la unión. Tienen tres hijos.

Jared en Twitter

Trump había evitado los mensajes provocativos de Twitter durante su viaje por Oriente Medio y Europa, pero rápidamente volvió a ellos, después de regresar a la Casa Blanca, como respuesta a la ráfaga de noticias publicada por los medios sobre Kushner. 

“Cuando ves las palabras ´fuentes dicen´ en los medios de noticias falsas, y no mencionan nombres…”, “Es posible que que esas fuentes no existan pero son inventadas por los periodistas que hacen noticias falsas”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Whenever you see the words ‘sources say’ in the fake news media, and they don’t mention names….

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 28 de mayo de 2017

….it is very possible that those sources don’t exist but are made up by fake news writers. #FakeNews is the enemy!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 28 de mayo de 2017

Adam B. Schiff, el principal demócrata en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes -que está llevando a cabo una de las investigaciones sobre los posibles vínculos entre la campaña de Trump y Rusia- repitió algunos requerimientos de su partido para una revisión de la autorización de seguridad para acceder a la Casa Blanca de Kushner.

“Si los informes de que el Sr. Kushner había discutido un canal secreto eran ciertos”, dijo Schiff, “es obviamente muy preocupante”.

Kushner tenía muy buena relación con el ex jefe del FBI James Comey, sin embargo; su influencia no alcanzó para evitar que Trump lo echara en mayo pasado, a instancias del procurador Jeff Sessions, también investigado por presuntos lazos con Rusia. Esta expulsión solo hizo que el tema Rusia estuviera en el tapete en forma sostenida, ya que las declaraciones de Comey son explosivas. Las posibles implicancias y consecuencias en el gobierno republicano son impredecibles.

Futuro sombrío

A pesar de la benigna historia de pensar que Kushner tenía un “inocente” canal secreto trasero con Rusia, su vida puede cambiar radicalmente en los meses por venir.

Se podrá pensar y razonar que los ricos y famosos no van a la cárcel. Pero en la familia Kushner esa máxima no se cumple. En  2005, su padre fue condenado a pasar dos años en prisión por evasión de impuestos, al hacer contribuciones ilegales a campañas y manipular a un testigo. Llegó a cumplir 18 meses tras las rejas.

Congresistas demócratas y republicanos han solicitado ante Trump que se le retire a Jared Kushner su identificación de acceso a la Casa Blanca, para evitar que pueda borrar potenciales pruebas que lo incriminen en la investigación.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *