Sociedad / 21 de junio de 2017

La pobreza se reduciría a la mitad si todos terminaran la secundaria

Así lo señala un informe del Instituto de Estadísticas de la Unesco a nivel mundial.

Por

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) indica que la pobreza en el mundo podría reducirse a la mitad si todos los adultos finalizaran sus estudios secundarios. El Instituto de Estadísticas alerta que esta situación representa a cerca de 420 millones de personas.

El documento, titulado Reducir la pobreza mundial a través de la educación primaria y secundaria universal, demuestra “la importancia de reconocer que la educación es clave para acabar con la pobreza en todas sus formas y en todas las latitudes”.

La organización advirtió que hay “tasas persistentemente altas de personas no escolarizadas en muchos países”: en total, 264 millones de niños, adolescentes y jóvenes no asistieron a la escuela en 2015, según los últimos datos. “Si se mantienen las tendencias actuales, de los 61 millones de niños en edad de asistir a la primaria que actualmente no lo hacen, 17 millones nunca acudirán a un aula. Es nueve veces más probable que los niños en edad escolar en los países más pobres estén fuera de la escuela que sus pares en los países más ricos”, concluye el estudio.

África Subsahariana todavía es la región con las tasas más elevadas de personas no escolarizadas en todos los grupos etarios: más de la mitad (57%) de todos los jóvenes de entre 15 y 17 años no asisten a instituciones educativas, así como más de un tercio (36%) de los adolescentes de entre 12 y 14 años y más de una quinta parte (21%) de los niños de entre 6 y 11 años.

“Si todos los adultos terminaran la educación secundaria, 420 millones de personas podrían salir de la pobreza, reduciendo el número total de personas pobres en más de un 50% a nivel mundial”, contempla el estudio.

Sin embargo, nuevos datos de su Instituto de Estadística muestran tasas altas de personas no escolarizadas en muchos países, “lo que hace probable que los niveles de finalización de la educación secundaria permanezcan muy por debajo de dicho objetivo en las próximas generaciones”,  sostiene la directora general de la Unesco, Irina Bokova.

El documento señala que para maximizar sus beneficios y reducir la desigualdad de ingresos, la educación debe alcanzar a los más pobres. Al mismo tiempo que le pide a todos los países que mejoren la calidad de la educación, haciendo hincapié en la necesidad de reducir los costos directos e indirectos de la educación para las familias.

“Esto demuestra que tenemos un plan concreto para garantizar que la gente no tenga que vivir con apenas unos pocos dólares al día, y que la educación es una parte central de ese plan”, afirma Bokova.

El informe se publicó antes del Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas, que se realizará del 10 al 19 de julio en Nueva York, y se centrará en la erradicación de la pobreza en pos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *