Restaurante / 23 de Junio de 2017

Casa Cavia, la letra con hambre entra

Esta mansión de 1927 es un refugio urbano donde hay un restaurante relanzado con la idea de que la literatura inspire su gastronomía.

Por

Los amantes de la lectura sabrán que no hay nada como un buen libro para viajar a otros mundos y vivir otras vidas. A veces la comida también tiene esa cualidad mágica, al igual que determinados lugares como Casa Cavia. Esta mansión señorial de 1927 es un refugio urbano donde, además de una florería, una editorial y una biblioteca, hay un restaurante recientemente relanzado con la idea de que la literatura inspire su gastronomía. La carta es una creación de Julieta Caruso, un joven talento de la cocina, importada para la ocasión desde Mugaritz, el restaurante del célebre chef Antoni Luis Aduri en el país vasco, premiado con múltiples estrellas Michelin, donde se formó durante los últimos nueve años.

Caruso recopiló citas literarias relacionadas con productos, platos o el acto de comer y luego trabajó en cómo traducir esas citas en platos. Así, un párrafo de “La Metamorfosis” de Kafka sobre el queso, se convierte en un plato donde este producto toma formas diferentes a la acostumbrada: sobre un piso de queso de cabra, una batata rellena de queso crema con encurtidos, cubierta de queso cottage. El sabor y la textura del queso están muy presentes, pero la forma muta como Gregorio Samsa.

Este concepto se replica en cada plato. La sopa que reclama Oliver Twist es una sutil sopa de alimonados (lima, lemongrass, jengibre) con hongos portobello y shiitake, semillas de sésamo y katsuobushi (piel de bonito disecado). “Las nana de la cebolla”, un poema de Miguel Hernández, inspira una trucha a la brasa acompañada de liláceas varias: ajos, cebolla, cebolla morada, puerros. Las citas, nada tímidas, dan vida a platos que invitan a ampliar los horizontes y conquistar con su sabor.

Continuando con la idea, los cócteles de Lucas López Dávalos están inspirados en los favoritos de algunos escritores. El Dorothy Parker (su favorito era el Ginger Martini), tiene coñac, cointreau, jugo de lima, agua de jengibre y dos ingredientes arriesgados y gloriosos: miso y aceite de sésamo. Mi favorito.

Cavia 2985, Palermo Chico. Cocina contemporánea. Martes a sábados de 9 a 24. Domingos de 10 a 19. Reservas. Tarjetas. Valet Parking. Precio promedio: $ 1.100.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *