Showbiz / 28 de Junio de 2017

Invasión musical latina: CEOs de la industria analizan el fenómeno

Los popes del reggaeton llegan al país. De Maluma a René Pérez, la visión de los especialistas.

Por

Nicky Jam pasó del fracaso en 2010 a cobrar 500 mil dólares por presentación.

Tras el éxito de Maluma en el verano, y el reinado de “Despacito” en los últimos meses, una invasión latina se acerca. El primero en desembarcar será el reggaetonero Nicky Jam, que se subirá al escenario del Luna Park el 30 de junio con el tour “El Ganador”. El pupilo de Daddy Yankee, volvió a ser figura este año con su disco “Fenix”, que lo sacó de  sus cenizas para llevarlo al estrellato: varios hits (“Hasta el Amanecer”, “El Amante” y “Perdón”) y participación destacada en película de Hollywood (“xXx: Reactivado”) gracias a su amistad con Vin Diesel.

Ganador de varios Grammys, y elegido para la portada de la revista Billboard junto a J. Balvin -otro de los reggaetoneros que visitará el país pronto-, Jam viene de presentarse ya en Posadas, Córdoba y Santa Fe, con entradas agotadas y un promedio de 1395 pesos por ticket, dejando una recaudación acumulada de 23 millones de pesos, sin contar las fechas de Mendoza (el 28 en el Auditorio Bustelo), y Buenos Aires. Primer artista del género “urbano” en sobrepasar la cifra de 1.000 millones de visitas en su canal oficial de YouTube “NickyJamTV”, de las cuales 300 millones son para el exitoso “El Amante”, Jam pasó del fracaso en 2010 a cobrar 500 mil dólares por presentación, y amasar una fortuna de 15 millones de dólares en 2017.

De colombia

J. Balvin, que llegará en agosto para presentarse en Buenos Aires y Córdoba (el 10 en el Luna, y el 11 en Jesús María, con entradas que llegan a los 3000 pesos), es el cantante urbano más popular de Colombia y uno de los más exitosos mundialmente.

Ganador en los Latin Grammy y elegido como “Artista del Año” en los Premios Lo Nuestro, ha conseguido también ingresar en el Libro Record Guinness tras permanecer 22 semanas en la lista “Hot Latin Songs” con su canción “Ginza”. Así, su último disco “Energía” fue #1 en 16 países, logrando el Disco de Platino en toda América Latina, Brasil, Europa y Estados Unidos, posicionándose además como el Artista Latino Global del 2016.

Con más de 4 billones de views en VEVO gracias a sus hits “Ginza”, “Bobo”, “Safari” y “Sigo Extrañándote”, Balvin lideró también el Chart de Spotify en Argentina: “Sigo extrañándote” y “Safari” se colaron entre las 20 canciones más escuchadas en Spotify. Por si fuera poco, sus dos últimos videos (“Sigo Extrañándote” y “Si Tu Novio Te Deja Sola”) suman más de 70 millones de views en YouTube cada uno.

Rey y Residente

Subiéndose a la invasión latina, un día después de J. Balvin, Carlos Rivera, “El Nuevo Rey” de la música melódica latina, ocupará su lugar en el escenario del Luna (que lidera indiscutido como el favorito para este público). En el marco de su gira #YoCreoTour, el mexicano llegará con localidades agotadas gracias al éxito de sus más recientes singles: “Voy A Amarte”, tema de la novela “Los Ricos No Piden Permiso”, y “Que Lo Nuestro Se Quede Nuestro”, el hit de “ADDA, Amar Después de Amar”.

Dueño de una voz poderosa, el cantautor fue revelación durante 2016 con el éxito del musical “El Rey León”, con el que realizó más de 300 presentaciones para más de 1.400.000 espectadores.
Galardonado también como actor con 2 premios TV y Novelas en las categorías “Mejor Actor Revelación” y “Mejor Actor Co-Estelar” por “El Hotel y los Secretos”, lo señalan como el heredero de Ricky Martin, y una de las máximas promesas de Sony Music que lo tiene fichado desde 2005.

De la misma disquera son buena parte de los máximos referentes latino, entre los que se cuenta también René Pérez Joglar, “Residente”, que como no podía ser de otra manera, cantará en el estadio Luna Park (el 15 de septiembre), para seguir luego su gira Argentina por Rosario (16 de Septiembre, Metropolitano) y Córdoba (17 de Septiembre, Plaza de la Música). Con su hit “Desencuentro” (puesto #1 del Global Viral 50 de Spotify), el cantante de Calle 13 buscará reeditar su buen feeling con el público local.

Corrido del reggeaton de aquel “Atrévete” (que arengaba: “súbete la minifalda hasta la espalda”), René, hijo de un abogado, formado en Georgia y Barcelona, y casado con la actriz argentina Soledad Fandiño (viven en una mansión en Manhattan), hoy curte la crítica social como Bono del Caribe. “Yo no soy Luis Miguel, ni Shakira, que se la pasan en un cabrón jacuzzi, agarrándome las bolas”, dice este Che Guerava de la música que reniega del dinero e insiste con su asuteridad, aunque tiene contratos abultados y más de 15 millones en el banco, gracias a los 2 millones de discos vendidos e infinidad de shows.

Los Ceos del éxito

“El millón de tipos a los que les gusta Macarena suman lo mismo que el millón de tipos que cantan Rapsodia Bohemia”, dispara Afo Verde (CEO de Sony para América Latina), uno de los dos argentinos que integran el ranking de los 100 nombres más influyentes de la industria que publica Billboard. En la lista que encabezan Daniel Ek (Spotify) y Eddy Cue (Apple), junto a otros CEOs de Universal, Columbia, Sony y Warner, también se suma Jorge “Pepo” Ferrada (Presidente de Univision Communication), en el puesto 96. “Creo que hay una falta de ideología en el discurso, y eso le pegó fuerte al rock. No para decir que hay una crisis del rock, pero lo cierto es que la música urbana, romántica o de protesta, le ganó espacios”, apunta Ferradas.

“Yo soy de la época en donde o eras grasa o eras rockero. Y cuando entré a trabajar al negocio de la música, ya sea como manager o en un sello, viví la llegada del mundo pop con Ricky Martin y  Chayanne, que eran artistas impensados para nuestro mundo. Y todo tenía que ver con un momento cultural muy especial, con programas como Ritmo de la Noche que requerían esas figuras y que venían con un fenómeno inédito para los argentinos, el de los fans, que dormían tres días en la puerta de un hotel o llenaban el Parque Rivadavia. Es cierto, hoy hay artistas que suenan en la Argentina y que uno jamás lo hubiese imaginado. Pero los gustos se están globalizando para bien o para mal. Pero nadie puede decir que uno no puede elegir: hoy contamos con todo el menú completo. Incluso a la hora de un show, todos los artistas, desde el más grande al más chico, están tocando en vivo y recorriendo el mundo”, pinta Ferradas.

La gente eligió

“Hace años me preguntaron por qué promocionábamos a Bandana más que a Piazolla. Y creo que es un espejo en el que nos tenemos que mirar todos. La gente no me votó para elegir la música que suena ni somos los dueños de medios de comunicación. Nosotros acercamos artistas que se pueden llamar Vicentico, Leiva o Joaquín Sabina, pero también puede ser Enrique Iglesias o Romeo Santos. Para nosotros no hay diferencias”, dice Verde, elegido “el ejecutivo latino del año”, y responsable por el éxito de Ricky Martin, Enrique Iglesias, Romeo Santos, Prince Royce, Shakira y Jennifer Lopez entre otros, además de ser el artífice de la incorporación reciente de nuevos reggaetoneros a la plantilla de Sony (como Wisin y Yandel).
“Lo bueno es que con el streaming sabemos lo que la gente quiere escuchar, sin mediaciones. No es un acuerdo entre un medio y una discográfica. Y más allá de si lo escuchás en Spotify o en un CD que compraste en Yenny, lo importante es que la música te emocione, te haga bien. Eso nunca va a cambiar…”, sigue el  CEO de Sony para América Latina.

“Creo que hay dos fenómenos. Están los músicos que te hacen bailar, los que la gente va a verlos como un entretenimiento y los artistas que tienen algo para decir, que son seguidos por un mensaje. Para los primeros el formato es el single. Para los otros, el álbum todavía es un formato válido. Es una dualidad que estaba en los ’60 y ’70, y creo que es una diferencia bien marcada que se vuelve a dar hoy con los reggaetoneros y los latinos por un lado, y el rock por el otro”, ensaya Ferradas.

Verde toma la posta de la idea: “Los single tuvieron una época del oro cuando se lanzaban como vinilos chiquitos. El cambio para mí no es volver al single, sino la predominancia absoluta del video: antes no se pensaba la canción en términos de imágenes, sino en cómo llevarlo al vivo, como cuando Charly García sumó a Renata Schussheim para presentar el disco Yendo de la cama al living en el estadio de Vélez. Hoy no podés imaginar una canción sin imágenes: ya no te digo en YouTube, pensá en redes sociales: no podés compartir solamente audio. Y el reggeatón pegó el salto cuando empezó a producir sus videos como si fueran raperos de Los Ángeles”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *