Motores / 1 de Julio de 2017

El Jeep renegade, un producto de imagen

Con su atractiva estética el pequeño SUV suma una versión automática con el motor 1.8.

Por

Hace algunos años que existe una fuerte tendencia a que la gran mayoría de las marcas de autos pongan un pie el segmento de los SUV chicos. Desde que Ford tuvo el gran acierto con su EcoSport hace poco más de una década todo lo que tuviera cuatro ruedas debía sumar un producto o versión con estética off-road. Inclusive las marcas Premium comenzaron a explorar este segmento. Pero a diferencia del resto, Jeep tiene un valor intrínseco que es la historia y la imagen que calan hondo en el imaginario de la gente y que se la asocia con la aventura y el 4×4. Con todo ese bagaje la firma norteamericana se puso manos a la obra y desarrollo el Renegade un SUV chico.

Este modelo apareció el año pasado con cierta timidez en los volúmenes de venta. En primer momento se aposto a la versión full con motor 2.4 y doble tracción con un precio inaccesible. Y al poco tiempo llego la versión 1.8 con caja manual que gano adeptos por aquella lógica de que se trata de un producto urbano y ahora ese mismo motor sumo caja automática. En la práctica el Renegade es cómodo, robusto, tiene bajo nivel de ruido, buena dirección y suspensiones que tienden a lo blando. Pero todos esos atributos quedan opacados con la combinación que existe entre motor y caja que lo dejan mal parado en prestaciones y respuesta. Acelera muy poco y gasta demasiado, sobre todo en ciudad. La mejor combinación para este modelo sin duda será la versión diésel que seguramente se presente en breve.

Uno de los atributos fuertes del Renegade es el interior con su diseño moderno, buena calidad percibida y sutiles detalle nostálgicos. La habitabilidad es cómoda para los que viajan adelante ya que el asiento de atrás es muy vertical y resulta incómodo, además de disponer de poco baúl. En cuanto a la seguridad cubre correctamente con el nivel de equipamiento y la respuesta de los frenos es muy buena. Finalmente el precio sigue siendo elevado ya que por los 30.290 dólares que se ofrece es posible acceder a modelos de segmentos superiores. Pero seguramente quien siempre soñó con tener un Jeep estará dispuesto a pagarlos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *