Sociedad / 1 de Julio de 2017

Tragedia de Mendoza: el chofer había sufrido estrés hace unos años

Según la tía del conductor, fallecido en el siniestro, esta afección fue por su trabajo como colectivero.

Por

El siniestro se produjo en el tramo Cuesta de los Terneros de la ruta 144, San Rafael. Mendoza.

Experiencia, seguridad y excelencia. Con esas características se identifica en su página web “Damián Turismo”, la firma dueña del micro que el domingo 25 volcó en el sinuoso tramo Cuesta de los Terneros de la ruta mendocina 144, y que ocasionó la muerte de 15 pasajeros, mientras otros 40 resultaron heridos.

Polémico servicio

Damián Pinelli (34), el chofer que falleció en el acto, trabajaba junto a su padre Jorge (55), quien al momento del accidente estaba como copiloto y ahora permanece internado en Mendoza.
Según explica a NOTICIAS la tía del conductor, Graciela, “Damián se crió arriba de un micro porque su padre era colectivero de línea y después se compró un colectivo propio y ahí empezaron a trabajar con colegios de la zona, haciendo viajes locales y en este último tiempo de larga distancia”. Y agrega: “Ese micro lo querían vender, él quería comprarse otro más nuevo, quizá porque no podían habilitarlo”. A su vez, la mujer reconoce que su sobrino, quien había sufrido cáncer hace cuatro años, atribuía la enfermedad al estrés del trabajo.

“Él estaba muy estresado, los colectiveros saben lo que es andar en la calle”, asegura. Sin embargo, la tía de Damián afirma que eso no tuvo que ver con lo ocurrido. “Jorge dijo que se quedó sin frenos”, dice sobre su hermano, y a partir de ese dato deduce: “Yo pienso que por eso habrán querido controlar el micro”.

Fallido control

Pese a que la empresa se presenta como una flota con varios vehículos que ofrece diversos servicios –micros, colectivos escolares y combis– algunos sostienen que no es así. “Yo los conozco porque ellos están enfrente del colegio donde va mi nena. Para mí no es una empresa, son particulares, no tienen ni un cartel, y sólo dos micros que guardan en el garaje de una casa, pero como ellos eran contratados por distintos colegios parecía que estaba todo bien”, cuenta a NOTICIAS una mamá que, junto a su hija, lograron sobrevivir.

En tanto, los padres de los niños de la escuela Soul Dance Studio, de la localidad bonaerense de Grand Bourg, habían decido contratar a la familia Pinelli para que se haga cargo del traslado porque los 20 años de trayectoria que esa empresa familiar dice tener en su web, así como el trabajo con diferentes colegios y clubes de la zona, parecían ser suficientes para avalar la elección.

Sin embargo, después de producirse el siniestro, fue la misma Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) la que informó que el coche circulaba de forma irregular ya que, desde diciembre del 2016, no contaba con su correspondiente habilitación.
Si bien aún resta conocer las pericias para saber con exactitud qué sucedió, tanto el exceso de velocidad que los testigos relatan –más de 80 km por hora en una zona donde la máxima permitida es de 30–, como la documentación apócrifa del vehículo, encendieron las alarmas sobre qué tipo de servicio se utiliza para transportar a menores y quién los controla.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *