Restaurantes / 21 de julio de 2017

Desarmadero: La cerveza tomada en serio

Su nombre se debe a los numerosos recorridos del artista Alfredo Segatori en busca de chatarra para armar la puerta del emprendimiento cervecero.

Por

Desde que la cerveza artesanal salió de los sótanos y garajes de sus entusiastas, se convirtió en una fiebre. Hoy en todos los barrios, calles, cortadas y rincones de Buenos Aires las cervecerías rebasan de jóvenes sentados hasta en las veredas, llueva o truene.

¿Pero cuántas de ellas se toman la propuesta en serio? Si paseando por Palermo ve una cara enorme hecha de cacerolas y calefones en una ochava, entre por la boca y pruebe.

Desarmadero debe su nombre a los numerosos recorridos del artista Alfredo Segatori en busca de chatarra para armar la cara/puerta de este emprendimiento cervecero. Su dueña, Carolina Ochoa, una empresaria amante de la cerveza, le dio luz verde para crear mientras se terminaba de instalar la compleja infraestructura del local: una cámara de frío para 90 barriles, los chillers (enfriadoras de agua) que hacen que la birra llegue a la temperatura justa a cada una de las 20 canillas que tienen en la barra, más las 4 de la terraza.

Más allá de las cervezas que eligieron para su plantel principal –incluyendo las que obtuvieron la medalla de oro y plata en la competencia latinoamericana South Beer Cup, realizada este año en Mar del Plata– fueron muchos los cerveceros “difíciles” que se acercaron a ellos, atraídos por la seriedad de la propuesta. En Desarmadero el tratamiento del producto es óptimo, lo cual permite probar las cervezas únicas, en las mejores condiciones.

También la propuesta gastronómica está tomada en serio. La cocina es simple, pero la calidad de las materias primas es notable y las preparaciones tienen espíritu casero, sabroso y reparador. Infalibles las empanadas de osobuco y las de hongos con masa con olorcito de hogar; crocantes y tiernos los buñuelos de acelga y las rabas; la hamburguesa es de buena carne, magra, y con buenos toppings; y el sándwich de pastrami, suculento, como debe ser.

La terraza tiene jardín vertical y una barra instalada en una van vintage de Volkswagen que se llena hasta en invierno. El 5 de agosto se celebra el día de la cerveza y Desarmadero promete un gran festejo.

Gorriti 4295 (esquina Lavalleja), Palermo. 4315-0037. Cervecería, bar. Martes a domingo de 18 al cierre. Happyhour de 18 a 21, media pinta: $ 50. Tarjetas.  Precio promedio: $ 250.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *