Personajes / 22 de julio de 2017

Homero Pettinato: “Soy como un veterano de la noche”

Humorista, conductor de radio e hijo de Roberto Pettinato. Redes sociales, WhatsApp vergonzosos y una “huida” de la ciudad.

Fotos: Marcelo Escayola

Dice que los kilos de más no le dejaron otra opción que el sentido del humor, –habilidad que explota en el programa de radio “Parece que no pero sí”, de la Rock & Pop–, pero, al tenerlo enfrente se puede intuir, que a diferencia de otros humoristas, probablemente Homero Pettinato no siempre necesite recurrir al chiste para sacar sonrisas.

El carácter alegre le brota por los ojos y en sus modos, tan espontáneos como despreocupados. Con la boca gesticula con la misma gracia que Roberto Pettinato, su padre y, acaso, mentor. Aunque el joven, un tanto polémico, opinará en sentido inverso.

Noticias: ¿Diría que fue el azar, la iniciativa propia o, acaso, el deseo de un tercero, lo que lo llevó a incursionar en radio?
Homero Pettinato: Empecé por insoportable. Estaba en la productora de Gastón Portal, en el equipo de guión y producción del programa de mi viejo (“Un mundo perfecto”) y como todo el tiempo estaba jodiendo, tirando chistes, rompiendo las pelotas, un productor que también trabajaba en “Los 40 principales” me ofreció hacer un piloto. Le gustó la onda a la gente de ahí y empezamos a hacer el programa.
Noticias: ¿Y cómo fue esa experiencia?
Pettinato: tenía 21, imaginate lo que era el programa, un desastre. No sé quién era el director de esa radio pero estaba demente para darle el micrófono a un pibe de esa edad, una irresponsabilidad total. No por la destreza en la conducción, sino porque uno dice cualquier cosa a los 21.
Noticias: ¿Ahora tiene más filtro?
Pettinato: Y sí, porque pensás que a esa persona por ahí la volvés a ver. En realidad, no es que soy súper cuidadoso con lo que digo, pero tengo un poco más de filtro que a los 21. O sea, calculo que para los 60 voy a dominar la cuestión.
Noticias: Se podría decir que sigue los pasos de su padre a nivel profesional, ¿cómo es su relación?, ¿él es exigente con usted?
Pettinato: Era bastante exigente cuando trabajábamos juntos. De hecho, empecé a laburar porque quería que me compre algo y no me lo compraba. Entonces le pegué un grito de adolescente, onda: “¡Si no me comprás quiero trabajar!”. Al otro día me puso al teléfono con la persona que me dio trabajo en TYC Sport. Esa actitud te muestra un nivel de exigencia: si querés eso, andá, laburá y comprate.
Noticias: ¿Cómo fue ese primer paso en televisión?
Pettinato: Tenía 16 años. Hacía notas en los partidos de fútbol, que es muy fácil porque ni siquiera tenés que preguntar, basta con que afirmes algo. Me acercaba a algún jugador y tiraba: “Partido chivo” o “Linda tarde”, y le ponía el micrófono. Ahí el tipo arrancaba: “Si, la verdad que muy contento…”. Lo que sí me costaba mucho era el piso, me resultaba difícil hacer reír, encajar, porque era chico y no tenía experiencia. Pero ahí vas ganando cancha, le perdés el miedo a la cámara. Después empecé a ayudar a mi viejo con la columna “Plop”, de Clarín, y más adelante me sumé al equipo de guión de “Un mundo perfecto”.
Noticias: ¿La idea de ayudar a su padre con la columna surgió de usted?
Pettinato: Sí, me encantaba escribir y que a la gente le resultara divertido, y me parecía fantástico cuando salía destacado en la tapa de abajo un chiste mío.
Noticias: ¿Siempre tuvo facilidad para el humor?
Pettinato: Cuando la vida te da 20 kilos de más, en esta sociedad hay que tener mucho sentido del humor. Así equiparás.
Noticias: Su hermano Felipe hace poco estuvo internado a causa de su extrema delgadez, ¿cómo está ahora?
Pettinato: Está bárbaro, subió 10 kilos, va al gimnasio… ya está muy bien.
Noticias: Volviendo a la profesión, ¿Qué aprendió de trabajar con Roberto?
Pettinato: Lo locas que están las figuras, lo loco que está el artista, de cómo hay que entenderlo y contenerlo, y producir para él. Y después está el nivel de humor que maneja. Debe ser una de las 10 figuras más importantes del país. Nacer y aprender de una persona así te forma con un nivel de exigencia muy alto. Y cuando es tu padre y todos te están mirando medio de reojo, más todavía tenés que estar destacándote todo el tiempo, y cobrando poco. Aviso, no es que sos “hijo de” y cobrás más; no, cobrás menos (risas).
Noticias: ¿Siente que recaen expectativas sobre usted por llevar el apellido Pettinato?
Pettinato: Sí, pesa. A veces creo que hago lo que hago por mi apellido, porque si no estaría retranquilo, tirado en el campo. En realidad no sé si es tanto por el apellido o porque siento que tengo la capacidad para esas cosas. Entonces, si sentís que tenés la capacidad, sentís la presión de hacerlo. No podés vivir quejándote, mirando cosas en la tele y diciendo: “Uy, mirá que malo esto y aquello…”. Andá y hacé algo mejor. Sí, el apellido pesa, sin duda, pero en un buen sentido. Creo que es más un incentivo, una motivación.
Noticias: ¿Es autoexigente o más bien se considera autocomplaciente?
Pettinato: La máxima nota que me puedo dar haciendo algo es un cinco. No sé si es por exigente o autocrítico, porque exigente sería exigirme e ir y hacerlo bien. Más bien, es ir, hacerlo así nomás y después decir: “Qué boludo, mirá que mal lo hice”.

En 2014, después de conducir cuatro temporadas de “Resacados”, en Los 40 Principales, Homero decidió desvincularse del programa, y se fue a vivir al lugar donde pasó los primeros cinco años de su infancia, San Marcos Sierra (Córdoba), donde tiene a su familia materna. Durante ese tiempo armó la banda “Primates”, con sus primos. En el grupo canta los temas que compone. El año pasado, después de padecer lo que denomina “una abstinencia de radio” decidió volver. Condujo, junto a su padre, “Radio Rana” en Rock & Pop, y en 2017 se sumó al equipo de “Parece que no, pero sí”, con Diego Scott, Calu Bonfante y Fernando Sanjiao.

Noticias: ¿Qué lo empujó a dejar todo para instalarse en Córdoba?
Pettinato: En la radio estaban poniendo una música que no me gustaba. Hacíamos un número muy alto, como 7 u 8 puntos, cuando la radio antes en ese horario hacía 2. Entonces me parecía medio vergonzoso, y me fui. A los seis meses estaba cagado de frío en la mitad del monte, diciendo: “La puta madre, ¿por qué me fui?”.
Noticias: O sea que lo movió el desencanto laboral…
Pettinato: Y también era como una fantasía alejarme un tiempo, ver naturaleza, relacionarme con otro tipo de gente. Quería una experiencia diferente, y la tuve hasta que fue suficiente. Tenía abstinencia de radio. Me iba a la radio del pueblo y les pedía que me den aire una horita para hablarle a nadie.
Noticias: ¿Alguna vez se interesó en otra profesión que no tenga que ver con los medios?
Pettinato: Soy músico también. Estudié unos años en el conservatorio, violín como cinco años, pero trabajar de la música es bastante difícil para los que tienen talento, imaginate para los que no.
Noticias: ¿Está de novio?
Pettinato: Solísimo.
Noticias: ¿Es enamoradizo o más bien le cuesta entregarse a una relación?
Pettinato: Soy el mejor novio que existe… Nah, la verdad es que ya no sé cómo soy. Corté como hace tres años con la última novia. Me duran un año, clavadito.
Noticias: ¿Trabajar en radio ayuda para el levante?
Pettinato: Es raro cuando alguien se te acerca por el trabajo. Es una cosa medio extraña. Me parece que las chicas que me gustan a mí no escuchan las cosas que yo hago en radio. Sí la música que hago. Tal vez sea un prejuicio, pero en general no pego onda con la gente que se acerca por la radio.
Noticias: ¿Es prejuicioso en todo?
Pettinato: Sí con esas cosas, pero después soy re abierto. A mi última novia la conocí por Twitter. Porque le gustó un tuit que escribí y me lo respondió, y vi que no me seguía ni nada, y a partir de ahí hablamos y salimos. Así que soy abierto. De todos modos, cuando te cruzás en un bar con una persona estás en el mismo nivel de conexión.
Noticias: ¿Va a boliches?
Pettinato: Salí tanto que ya no, creo que fundí el fusible. Entré en una en la que nada me sorprende. Soy como un veterano de la noche. Voy a bares o a cervecerías, a lugares más tranquilos. Salgo de la radio a las cinco, grabo alguna cosa y tipo siete me tomo una buena cantidad de birras. Y me duermo a la una haciendo cualquier cosa, mandándole mensajes a mi ex novia diciéndole que volvamos al twitter (risas). ¿A quién no le pasa eso de mandar mensajes que son un papelón?
Noticias: ¿Tiene planes para el futuro?, ¿cómo se imagina?
Pettinato: Pelo largo, abdominales (risas). Ojalá siga haciendo humor en radio y con la banda. Con las redes sociales hay subidas y bajadas muy rápidas: en un año la gente no sabe quién sos, al otro sos el más grande de toda la Argentina. En cambio la música es una remada en dulce de leche, y tocás para muy poca gente, pero es hermoso. Espero en los próximos años estar haciendo humor y música para más gente, lo mismo que ahora, pero un poquito mejor.

Agustina Mussio
@Agustinamussio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *