Opinión / 23 de Julio de 2017

La sombra de Cristina: El regreso más temido

El análisis de James Neilson. Un triunfo de CFK podría significar una marcha atrás en el programa de Macri.

Por

Cristina Kirchner por Pablo Temes.

Aciertos macristas les gustan las películas de terror. La favorita es una en que el país entero se hunde por completo en el viscoso pantano bonaerense. Temen que Cristina, la jefa idolatrada de las tribus misteriosas que viven como pueden en la llamada tercera sección electoral, logre movilizarlas para que le despejen el camino de regreso hacia la Casa Rosada. Como antropólogos frente a una etnia poco conocida de costumbres muy extrañas, los frustrados por la aparente incapacidad de la Argentina para superar el populismo degenerativo que tanto daño le ha provocado están tratando de entender una mentalidad que les es radicalmente ajena. Creen que si lograran descifrarla, todo les sería mucho más sencillo, pero es tan grande la brecha que los separa de lo que para ellos es un submundo amenazador que han sido vanos sus esfuerzos por entenderlo.

¿Por qué –se preguntan–, permanecen tan leales los habitantes de las zonas más pobres del conurbano a quien las mantuvo en la miseria? ¿Qué tiene una señora que se afirma aficionada de Hegel y Heidegger que le permite vincularse emotivamente con millones de personas que nunca han abierto un libro? Creen que si encontraran la respuesta a tales interrogantes les sería dado privarla de aquel treinta por ciento o más de los votos bonaerenses que, según las encuestas, siguen siendo suyos, pero ya saben que les sería inútil continuar buscándola.

Hasta nuevo aviso, pues, tendrán que resignarse a que el destino del país no quede en manos de una elite ilustrada, oligarquía o “círculo rojo”, sino en las de una suerte de antielite, puesto que la mayoría de quienes la conforman ni siquiera ha completado el nada exigente ciclo secundario. No pueden decirlo sin ambages porque son igualitarios que no soñarían con insultar a nadie y, para más señas, saben que les costaría los votos de biempensantes sensibles, pero les duele que, para no perder una elección, tendrían que convencer a quienes se niegan a tomar en serio razones que a su juicio son irrefutables.

Para desazón de los macristas, su arma más potente, las denuncias de corrupción, sólo rebota contra el blindaje kirchnerista. Las balas judiciales y mediáticas no lo penetran. Aun cuando haya pobres que se saben víctimas del saqueo sistemático de los recursos del Estado por parte de quienes gobernaron el país durante doce años, atribuirán las fechorías no a Cristina sino a sus acompañantes menos simpáticos, como Lázaro Báez, José López y Julio De Vido, personajes cuyas tribulaciones judiciales no han incidido en la intención de voto de los fieles.

Lo mismo que aquellos siervos rusos que creían que los zares eran monarcas benévolos que, de enterarse de sus penurias, obrarían enseguida para aliviarlos, pero que no lo hacían porque estaban rodeados de ineptos, ladrones y traidores, los kirchneristas más fanatizados se aferran a la noción de que, a pesar de todo lo que dicen sus enemigos, la señora es en el fondo una persona buena. Los ayuda el que, a diferencia de sus homólogos brasileños que no vacilaron en condenar a Lula, nada menos, a nueve años de prisión por un acto de corrupción que aquí sólo motivaría sonrisas cómplices, o los peruanos que acaban de poner entre rejas al ex presidente Ollanta Humala y su esposa, los prohombres de la Justicia argentina trabajen con tanta lentitud como sus congéneres italianos. Se entiende: andando el tiempo, los miembros más duros y menos escrupulosos de la gran familia peronista podrían retomar el poder.

Los macristas son conscientes de que Mauricio jamás podría competir con Cristina en el conurbano profundo en que la infraestructura básica –cloacas, caminos y así por el estilo–, sigue siendo más rudimentaria que la existente en las ciudades principales del Imperio Romano. Saben que la única persona que está en condiciones de hacerlo es, cuando no, María Eugenia; aseguran que es buena de verdad y por lo tanto podría conquistar el corazón de los pobres. Rezan para que, una multitud de timbreos bien publicitados mediante, además de exhortaciones elocuentes, golpes a la maldita policía y muchísimo dinero que tarde o temprano alguien tendrá que pagar, la gobernadora consiga privar a la ex presidenta de por lo menos algunos pedazos del bloque petrificado del que depende tanto su propio futuro como aquel del país.

¿Es para tanto? Para los persuadidos de que una razón, tal vez la principal, por la que la economía sigue resistiéndose a reanimarse como previeron los macristas consiste en la incertidumbre ocasionada por la presencia agazapada del populismo K, no cabe duda de que sí lo es. Creen que el mundo está mirando para ver si Mauricio finalmente logra sacar al país del pantano en que cayó casi tres cuartos de siglo atrás o si, como ya ha ocurrido en varias oportunidades, luego de un intervalo breve, todo se desliza nuevamente hacia el tremedal. Puede que exageren quienes piensan así, pero es innegable que un triunfo parcial de Cristina tendría un impacto desmoralizador, en ambos sentidos de la palabra, en las filas de un gobierno que aspira a cambiar la historia.

Como muchos han subrayado, el poder de Cristina es limitado geográficamente. El núcleo duro del kirchnerismo está en el conurbano que, por su proximidad a la Capital relativamente rica, a través de los años ha funcionado como un imán irresistible para oleadas de personas procedentes tanto del interior deprimido como de otros lugares de la América latina hispanohablante. En el resto del país, la secta K es muy minoritaria.

El poder que retiene la señora es un síntoma más de los males causados por el sobredimensionamiento demográfico de una provincia –mejor dicho, de una fracción pequeña de una provincia extensa–, en un país que supuestamente es federal. Con todo, aunque a menudo se plantea la conveniencia de dividir Buenos Aires en dos, tres o cuatro partes, y de extender las fronteras de la Capital para que reflejen mejor la realidad, son tantos los intereses que se verían afectados por un cambio de tal tipo que hasta ahora no ha prosperado ningún esquema encaminado a restaurar cierto equilibrio. Una consecuencia del gigantismo bonaerense es que, para que el país sea gobernable, los responsables de manejar la provincia tienen forzosamente que ser aliados estrechos, mejor dicho, subordinados del presidente de la República; a menos que lo sean, los barones del conurbano bonaerense lo fagocitarán.

Otro problema estructural, por así decirlo, que está obstaculizando el desarrollo del país es el calendario electoral. Según Macri, sería mejor “ir a elecciones cada cuatro años y no interrumpir cada dos años varios meses haciendo campaña”. Tiene razón. Si bien a muchos políticos, sobre todo a aquellos que no saben hacer otra cosa, les encantan las campañas que, por cierto, no carecen de interés deportivo, cuando son demasiado frecuentes o duran demasiado tiempo sólo sirven para distraer la atención tanto del gobierno de turno como de los demás “dirigentes” de lo que debería serles prioritario.

No sólo es que, en campaña, los gobiernos nacionales gastan más, mucho más, de lo que es recomendable, de ahí los ajustes de emergencia que casi siempre las siguen. También lo es que todos los opositores, por constructivos que se aseveren, no tienen más alternativa que la de aprovechar todas las oportunidades para atacarlos, obstaculizando de tal modo la gestión y exagerando, a veces de manera grosera, las diferencias. Para un opositor, ser oficialista a medias no rinde.

Asimismo, como dijo hace poco más de veinte años Eduardo Duhalde, “no hay nada más mentiroso que un político en campaña”. Además de ser ferias de vanidades dominadas por quienes en otras circunstancias serían considerados auténticos egomaníacos, ya que no les queda más opción que la de insistir en que son los mejores, las campañas proselitistas brindan a los candidatos excusas para formular promesas disparatadas, que pronto se verán olvidadas, con la esperanza de arañar un par de votos más. Aún más nefasto, si cabe, ha sido la irrupción de expertos en la venta de candidatos que les enseñan nuevos trucos. En todos los países, la pululación de tales profesionales del engaño científicamente calibrado ha contribuido a agrandar la brecha que separa la clase política de la ciudadanía.

Aunque Cristina es dueña de una marca que ella misma creó, está dispuesta a aprender de los consejos de asesores electorales que no necesariamente comparten sus opiniones. Por cierto, la escenografía elegida para el inicio de su campaña se asemejó bastante a la elaborada por los macristas, pero sólo fue cuestión de algunos detalles estéticos. En campaña, Cristina nunca ha sido la mujer áspera y mandona que se hizo mundialmente famosa cuando ocupaba la presidencia. ¿Por qué serlo? Un poquito de dulzura no ofendería a los muchos que la respaldarían aun cuando se proclamara una neoliberal a más no poder, pero tal vez la ayudaría a seducir a algunos indecisos. En una carrera en la que un puñado de votos podría significar la diferencia entre un fracaso que la acercara a las puertas de la cárcel y un éxito fulgurante que le sirviera para reanudar el demorado operativo retorno, Cristina no puede darse el lujo de predicar sólo a los ya convertidos; para salvarse, necesita sumar el apoyo de algunos que aún no pertenecen a la grey.

 

3 comentarios de “La sombra de Cristina: El regreso más temido”

  1. Es verdad. La gente está cag..nd.se de hambre.Para desterrar para siempre a la traidora a la Patria ,la Cristina, Macri deberia llevar a estos necesitados pan, carne, abrigo,leche,medicos. Gastar toda la guita que tenga el gobierno para dar un minimo de ayuda a este pueblo. Asi se ganaria los votos. Y despues , ya seguro en el poder, ver como remonta y arregla el país.Viste Macri te di la solución sin cobrarte lo que ese julian Barba te cObra para darte respuestas que no te vaN a servir en las proximas elecciones. aBRAZO.

  2. No hay que preocuparse , nada ni nadie es para siempre , hasta en las noches mas oscuras las sombras desaparecen , un Pais o una persona , por sus acciones definen lo “Que Eres ” , y lo que eres define tu destino , pues entonces cada Pais se tendrá que bancarse el Frankestein que creo.

  3. No temamos a las sombras hasta en las noches mas oscuras desaparecen , cada país o cada persona , por sus acciones definen lo que “eres” y lo que eres define tu destino , nada es para siempre , solo hay que pagar un precio de las acciones que como país hicimos , nada ni nadie es para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *