Sociedad / 28 de Julio de 2017

La verdad sobre la Operación “Polaquito”

El drama de un chico con problemas de adicción y desórdenes psiquiátricos se convirtió en la historia perfecta para que todos saquen provecho.

Por

Al otro día de haber sido entrevistado en TV, “El Polaquito” salió a la calle agrandado. La historia policial que había contado ante las cámaras de “Periodismo Para Todos”, el programa de Jorge Lanata, se repetía en todo el país: él, a los 11 años, había matado a un transa que no le quiso dar droga gratis. Tanto su imagen con la cara blureada como el apodo que lo identifica más que su nombre real, daban vuelta por los noticieros, mientras las autoridades lo señalaban como alguien peligroso. Pero la euforia inicial de haberse convertido en una especie de estrella marginal de Lanús Oeste, le duró apenas unas horas.

Oportunismo político

Todos los sectores involucrados en esta trama antepusieron sus propios intereses sobre el cuidado del menor. Jorge Lanata priorizó su espectáculo televisivo y develó la identidad del niño (con el apodo que se le conoce en el barrio) sin medir los efectos ni pensar, por ejemplo, que podía ponerlo en riesgo ante eventuales represalias. El oficialismo aprovechó el clima de repudio social hacia los menores que delinquen para insistir con el proyecto que baja la edad de imputabilidad. Mientras que las organizaciones sociales opositoras a Cambiemos, como el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), encontraron una nueva oportunidad para cargar contra el macrismo, señalando a un funcionario Pro, el secretario de seguridad de Lanús Diego Kravetz, como el “facilitador” de la polémica entrevista.

En el medio de todos, un chico de 11 años frente a un Estado históricamente ausente. Los que lo conocen cuentan que, tras la entrevista, “El Polaquito” estuvo confundido y sin entender las consecuencias de sus acciones. Su madre, Fernanda Rivas, sostiene que su hijo mintió en la entrevista, que nunca mató a nadie y que habló coaccionado por policías de la zona y periodistas. Acompañada y asesorada por militantes del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), conducido por el amigo del Papa Francisco, Juan Grabois, la mujer radicó la denuncia en la UFI 11 y apuntó contra el secretario de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz y contra Lanata y su equipo de periodistas.

Desde la producción del programa insisten con que se trató de un informe periodístico que pretende mostrar la realidad de ese lugar y desmienten categóricamente que se haya secuestrado, coaccionado o torturado al menor.

Dichos y contradichos

El domingo 16, Rolando Barbano presentó el informe en el piso de El Trece. Al aire, le contó al conductor de PPT que el equipo había ido a Villa Caraza con el objetivo de entrevistar a la directora del jardín de infantes del barrio, que había sido vandalizado. Según el periodista, mientras realizaban la nota se acercó un chico y los increpó: “Si quiero yo a vos te mato acá. Vos sos el rey de Los Pitufos”, contó Barbano que le dijo “El Polaquito” a Diego Kravetz, que se encontraba también en el lugar “garantizando la seguridad de los periodistas”, según explica ahora su presencia el funcionario.
De acuerdo con la versión de “PPT”, así surgió la entrevista explosiva con el menor, en la que se lo escucha decir frases como “Al primero que se me regala, lo achuro”, “Una vez me cagaron y por eso le di un tiro acá en el cuello” y “Lo maté porque no me quiso regalar una bolsita de droga”.

Al día siguiente de la emisión televisiva, el Movimiento de Trabajadores Excluidos emitió un comunicado que desmentía cómo se había producido la nota, a la que se calificaba como un “montaje”. En el texto se afirmaba que el niño había sido secuestrado, amedrentado y coaccionado por la policía y se apuntaba directamente a Kravetz como el principal responsable.

Según sostiene la mamá del chico en su denuncia, a la que accedió NOTICIAS, el 10 de julio alrededor de las 20 horas, su hijo fue interceptado en las inmediaciones del Club Ciclón de Villa Caraza por un automóvil que el pequeño identificó como un Corsa Classic con vidrios polarizados. El menor relató que fue “arrinconado por cuatro adultos que, a punta de pistola, le dijeron ‘quedate ahí, vos sos el Polaquito, subite porque te quemamos’”. Los hombres -sostiene el escrito judicial- lo habrían llevado al autódromo de Lanús, donde los esperaban cuatro personas más. Con amenazas y golpes -sigue el texto- lo obligaron a que se autoincrimine en hechos delictivos. “Mi hijo sufrió durante más de dos horas tormentos físicos y psicológicos por parte de policías y periodistas, tanto durante trayecto en automóvil como cuando llegó al autódromo”, relata Rivas en la denuncia y agrega que “fue obligado” a presentarse días después en el jardín de infantes N° 14 para la entrevista y a mentir sobre “hechos que nunca cometió”. “Finalizadas estas acciones, mi hijo es llevado en el mismo móvil que lo detuvo ilegalmente, a Puente La Noria, donde es arrojado a la calle, en estado de conmoción e indefensión absoluta”.

Fernanda Rivas relata a continuación que luego de que saliera al aire la entrevista, su hijo vuelve a ser interceptados “en el barrio de Caraza por los mismos policías, quienes volvieron a amenazarlo al decirle que si contaba algo de lo sucedido ‘era boleta’”.

Patrocinada por el propio Juan Grabois y por otro dirigente del MTE, el abogado Nahuel Berguier, Rivas presentó la denuncia y pidió que se citara a declarar al niño bajo el sistema de Cámara Gesell.
Kravetz negó todos los hechos detallados en la denuncia y, además de insistir en que “El Polaquito” se acercó a los periodistas por propia voluntad, aseguró que la versión de la madre se contradice. Según él, no se le podría haber dicho al menor que el jueves se acercara a los periodistas porque, hasta último momento, no estuvo claro cuándo se iba a hacer la nota. “Iban a venir el miércoles y me avisó el mismo día que venía el jueves a la mañana. No hubo tiempo de armar toda esa maniobra que denuncian. Cronológicamente no dan los tiempos, es imposible”, aseguró.

Quienes desconfían de Kravetz e insisten en que todo esto se corresponde con un montaje televisivo, cuestionaron su presencia en el lugar al momento de la entrevista y señalaron como sospechosa la presencia de un patrullero. Sin embargo, el secretario de Seguridad insistió en que él fue “a acompañar a la gente de PPT por una cuestión de seguridad. Como el lugar es muy álgido, preferí estar yo”, explicó a NOTICIAS.

Conocidos y enfrentados

El informe de PPT y las declaraciones de “El Polaquito” quedaron en el medio de una vieja pelea entre el MTE y Kravetz. Desde que comenzó la gestión, la organización cuestionó el accionar del mediático secretario de Seguridad y las políticas sociales del municipio conducido por Néstor Grindetti, de Cambiemos.

El momento más caliente de este enfrentamiento político sucedió a fines de marzo, cuando efectivos de la policía bonaerense dispararon y tiraron gases lacrimógenos dentro del comedor “Los cartoneritos”, manejado por la organización. Según Kravetz, se avanzó porque dentro del lugar se encontraba un homicida con pedido de captura; según Grabois, esto fue mentira y se trató, lisa y llanamente, de represión. De hecho, el dirigente insistió en que una cantidad desmedida de policías ingresó al comedor, le pegaron a los trabajadores y que también “se llevaron a un pibe de 25 años y otro de 16”.

De inmediato, el MTE exigió la renuncia del funcionario municipal. A los pocos días, desde el movimiento se informó que una de las cocineras agredidas había perdido su embarazo a causa de los golpes policiales y se avanzó en una denuncia penal contra todos los policías que participaron del operativo; contra el jefe del Comando de Prevención Comunitaria de Lanús, el comisario Marcelo González; contra el intendente Néstor Grindetti y contra el propio Kravetz.

El enfrentamiento no es nuevo y las dos partes se encargan de endilgarle a la otra acusaciones de lo más extremas. Desde el MTE se asegura que Kravetz estuvo detrás del secuestro y del amedrentamiento a “El Polaquito”. Y el funcionario responde que los dirigentes sociales “son capaces de inventar estas situaciones. Esta gente es capaz de coaccionar a los propios integrantes de cooperativa para hacerlos decir cosas en función de lo que ellos entienden es su causa política”, afirma Kravetz.

A horas del escándalo de “El Polaquito”, los precandidatos de Cambiemos Carolina Píparo y Guillermo Montenegro se manifestaron partidarios de modificar la edad de imputabilidad de los jóvenes y reactivaron un proyecto que había encontrado escollos.

 

 

3 comentarios de “La verdad sobre la Operación “Polaquito””

  1. uds los de Noticias quieren siempre aparecer como los unicos 2vivos” del periodismo y dicen cada disparate que no tiene nombre… comoe ste caso o el que ahora anuncian d ela verdad sobre la muerte de NKirchner que repson de al textualmente al relato de Kristina…dejense de embromar muchachos, trabajen investiguen estudien y sobre todo no mientan…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *