Personajes / 28 de Julio de 2017

Luciano Cáceres: “Me da lástima lo de Fanny por el público que nos seguía”

En medio de las polémicas por el levantamiento de “Fanny, la fan”, el actor rompe el silencio. Paternidad y el impacto de pasar del prime time a la web.

Fotos: Marcelo Escayola

En el perfil de Instagram y de Twitter, Luciano Cáceres no tiene una foto suya apretando músculos y con mirada sugerente sino a la Virgen de Guadalupe. Dice que es una imagen que lo hace sentir protegido, que se la ha encontrado en situaciones desfavorables, como haciéndole un guiño. La otra postal que lo identifica es la de WhatsApp: él, de brazos abiertos, pelos en vertical, la mirada hacia abajo y adelante, la cara distorsionada por la presión de la caída libre. Cáceres es fanático del riesgo, se tira en paracaídas, en parapente y también de cabeza a proyectos que lo tienen como actor o director y que le aumentan la adrenalina. Se entrega sabiendo que lo suyo es múltiple. Y que nunca hay red. Como ahora que protagoniza “Fanny, la fan”, el programa que Telefe lanzó el 26 de junio en prime time, cambió de horario tres semanas después, y que el 21 de julio decidió levantar del aire local. A partir del lunes 24, la tira se ve solo en la web y en el canal internacional de Telefe. Esta nota se había hecho justo el día del debut del programa, cuando todo prometía ser un nuevo éxito de Underground y en el set se palpaba el clima festivo. El lunes 24, el panorama es radicalmente opuesto. En medio de las grabaciones, Cáceres atendió los requerimientos de NOTICIAS y habló del reciente cimbronazo.
Noticias: A menos de un mes del estreno, “Fanny, la fan” cambió de horario y luego la levantaron, quedó solo en la web y la televisión internacional. ¿Cómo le impacta eso?
Luciano Cáceres: Son decisiones de programación que no dependen de mí ni de mis compañeros. Es extraño y me da lástima por todo ese público que nos seguía y que tal vez no tiene Internet. La verdad es que yo actúo una escena como sé hacerlo, no para que mida 30 puntos ni 2.
Noticias: ¿Cómo le repercute en lo anímico?
Cáceres: Es todo sorpresivo. Genera impotencia. Es tan extraño el mercado este…Yo ahora estoy grabando como todos los días. Cambió el ánimo, pero seguimos contando la misma historia de la misma manera aunque sin el aire local. Vamos a grabar los setentas capítulos previstos. El programa sigue para la web y para Telefe Internacional en el prime time.
Lejos de aprovechar la ocasión para hacer declaraciones explosivas, a Cáceres se lo escucha con una triste cautela y midiendo responsablemente sus palabras. Siempre pregona el valor del oficio. El suyo es el de la actuación y la dirección, no el de la programación, el impacto mediático ni los vericuetos de la industria televisiva.
Noticias: Es de recalcar que va paso a paso.
Cáceres: Sí, a mí me gusta mucho eso, te dicen: “Qué bien tu carrera”, y no, a mí nadie me corre, no quiero llegar a ningún lado, ni primero ni segundo. Este es mi caminito y lo voy haciendo como puedo.
Noticias: Hace rato que entró en la maquinaria de lo popular, ¿lo transformó?
Cáceres: No, porque creo que contratan a un actor que viene a defender su oficio todos los días. Me gusta estar y ponerme la camiseta. Hay muy poco trabajo y somos muchos actores, por eso estar dentro de los elegidos es un privilegio y vengo a demostrar mi oficio todos los días con mayor respeto, vocación y pasión. Yo todavía tengo la llama encendida y eso a mí me hace la diferencia.
Cáceres es bastante más que la tele y sus raros vaivenes. Acaba de volver de una gira por España y Costa Rica con la obra teatral independiente que dirige, “Pieza plástica” –que estará llevando también a Colombia y Uruguay y que repondrá en el teatro El Grito desde el 17 de agosto todos los jueves a las 22– y está a la espera comercial de su película “Corralón” (ya estrenada en le BAFICI), de la que, además de protagonista, es productor.
Noticias: ¿Ser múltiple y simultáneo en sus proyectos le trae costos?
Cáceres: Es medio gracioso lo que ocurre porque ya hace muchos años que en algunas notas me presentan como “el actor de moda”. Por otra parte, si hacés mucha comedia, a veces hay algún prejuicio para cosas más serias. Pero cuando pasás del otro lado y hacés “Gato negro” u “Operación México”, por ejemplo, dicen: “Qué sé yo, no sé si es un actor de comedia”, cuando hice “Graduados” que si eso no era comedia… Son prejuicios que aparecen en otros, yo no los tengo.
Noticias: Incluso fundó una productora.
Cáceres: Sí, con unos amigos, se llama “Eusebia en la higuera”, en homenaje a la abuela de estos dos amigos que era una india preciosa que a ellos les contaba cuentos en la higuera del fondo de la casa. Ahí empezó la fantasía de contar historias y nos pareció que había que homenajearla.
Noticias: ¿Qué es lo que tiene que tener un proyecto para que lo acepte?
Cáceres: Primero que, si vamos a jugar en equipo, quiero conocer a los jugadores. Luego lo que tengo para contar yo y de dónde vengo, porque es muy raro que haga comedia después de una comedia o drama después de un drama.
Noticias: ¿Tiene que ver con preservarse del encasillamiento?
Cáceres: Y para no aburrirme, son muchas horas todos los días durante muchos meses, más allá de la necesidad laboral que la tengo, como todo el mundo. Y un poco sí, hay algo de que no me encasillen o de no terminar de negociar con el sistema. En “Fanny…”, como me toca hacer un galán de una novela, es poner a favor todo el conocimiento que uno tiene del detrás de escena, exacerbarlo y hacerlo lúdico.
Noticias: ¿Cuánto se identifica con el estereotipo del galán de tira?
Cáceres: Yo no me siento galán para nada, vos viste la sesión de fotos de recién, soy un desastre. Pero para mí es un rol.
Noticias: Hay casos en los que el rol devora…
Cáceres: Yo no soy así, vengo a jugar, a laburar y a divertirme. Pero sí, tenemos una fauna muy rica, somos una jungla donde se juegan mucho los egos, las vanidades, las competencias. En lo personal, creo que mejores actores me rodeen, mejoren situaciones de riesgo y contradicción me exponga, más voy a aprender, más voy a crecer como persona y como actor. En “Fanny”, me alimento, por ejemplo, del “Puma” Goity que está brillante y es un tipo muy generoso conmigo, como del que viene a hacer un bolo y llega con la energía y ese nerviosismo de venir a hacer algo por primera vez. Me veo reflejado en los dos lados, todo el tiempo tengo presente el adónde quiero ir y el de dónde vengo.
Tenía 15 años cuando por una infidencia familiar se enteró de un dato clave, que tomó como estandarte de identidad: el óvulo y el espermatozoide que dieron origen a su persona se unieron mientras su madre y su padre hacían el amor sobre las tablas del teatro que tenía don Cáceres. “Fui concebido literalmente en un escenario, desde un lugar prohibido, de mis padres engañando a sus respectivas parejas”, cuenta. La moraleja quedó genéticamente grabada: si uno no se atreve al riesgo, se queda sin la mejor parte. “Soy una persona inquieta, curiosa, me gusta generar espacios de laburo, la dirección me interesa mucho y creo que en mí va a terminar ganando el director. Siento que de a poco estoy reanudando mi conexión internacional que, antes de ser papá, la tenía muy expandida”, confiesa.
Noticias: ¿La postergó por su hija?
Cáceres: Postergarlo no porque fueron elecciones muy propias, pero no me gusta viajar y dejar mucho a mi nena. El año pasado fui a filmar a Brasil y viajé con Amelia, con mi hermana, me llevé todo un batallón. Amelia ya tiene siete años y es una compañera de viaje, de ensayo, de todo.
Para Cáceres, la paternidad entreteje sentidos: uno noble, uno práctico, uno existencial y uno místico: “Cuando sos padre, todos los días sos consciente de lo que necesita otra persona, que depende directamente de vos. Para mí es un planazo estar con mi hija”, dice.
Noticias: ¿Cómo se está llevando con la soltería? ¿O está en pareja?
Cáceres: No, estoy solo. Yo bien, súper. Igual no me considero solo, paso la mitad de la semana con mi hija, estoy rodeado de gente todo el tiempo, laburo mucho. Es un momento de mucho reconectar, con las esencias, con los deseos, con los movimientos personales.
Noticias: Ahora que volvió al ruedo, ¿siente que cambió la forma de seducir?
Cáceres: Yo no sé seducir (se ríe). Si nunca me interesó, menos ahora, nada tiene que ser forzado.
Noticias: Pero no es lo forzado sino la intención.
Cáceres: No voy a ser otro para conseguir algo.
Noticias: La seducción tiene que ver con qué intención lleva uno al encuentro con otro.
Cáceres: Pero no estoy haciendo movimientos intencionales para encontrarme con otro, como vos lo decís. No (sonríe).
Noticias: ¿Con qué tienen que ver esos movimientos internos?
Cáceres: Es un poco la profesión, saber que los vínculos tienen que ser livianos… inclusive pasa con las amistades, uno se reencuentra con gente y… lo pasado es pasado, si hay algo presente que nos une, esto va a establecer un nuevo vínculo pero uno no puede empujar algo que no tiene presente. Y eso lo llevo a todos los ámbitos, mis relaciones familiares, amistosas, de todo tipo.
Noticias: ¿Y en las despedidas cómo es? ¿Asume fácil los finales?
Cáceres: Creo que ya estaban cocinados antes.
Noticias: ¿Por qué la Virgen de Guadalupe es la imagen de su perfil de Instagram y Twitter?
Cáceres: Me genera calma, me ha aparecido en muchos lugares, me ha pasado por ejemplo de perder un vuelo, ver la imagen y que aparezca un hotel después. Me ha llegado siempre desde un lugar noble. No soy un creyente extremo, pero sí creo en el poder de una naturaleza superior. Yo creo en el bien.
Noticias: ¡Usted, el vampiro malo de “Fanny, la fan”!
Cáceres: Sí, creo en el bien, en el poder del amor y de la bondad. Creo mucho en eso.

Valeria García Testa

 

 

2 comentarios de “Luciano Cáceres: “Me da lástima lo de Fanny por el público que nos seguía””

  1. “Luciano Cáceres: “Me da lástima lo de Fanny por el público que nos seguía”

    Y si, tu mama y tu hermana deben estar muy dolidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *