Política / 29 de Julio de 2017

Esteban Bullrich: cómo hacer campaña con 2,02 de altura

“La Torre” de Cambiemos tiene perfil bajo sólo en sus palabras. El contraste con su compañera de lista Graciela Ocaña.

Por

Esteban Bullrich mide 2,02. Pero de altura. En la foto principal que ilustra esta nota se puede apreciar la diferencia de estatura entre los candidatos de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. La diferencia que saca Bullrich en esa foto no se condice en las encuestas. Con sus competidores está un poco más “cabeza a cabeza”. O por debajo, dependiendo de la encuestadora.

Aunque la altura nunca fue un trauma, le suele traer sus inconvenientes. Cerca de él cuentan que, por ejemplo, cuando viaja al exterior aprovecha para comprar ropa en locales donde venden prendas para personas muy altas o con exceso de peso. Pesa 95 kilos y calza 46.

En la campaña, también repercute. Tiene que agacharse en cada foto grupal y las personas con quienes habla también lo sufren: tienen que levantar mucho la cabeza. Su contracara es la primera candidata a diputada nacional, Graciela Ocaña, quien mide 1,55. Le dicen “La Hormiguita”.

Ya con los candidatos definidos, las consultoras salieron de inmediato a medir a cada uno. Para las PASO, Cristina Kirchner lidera la intención de voto en la mayoría de las encuestas y, dependiendo la consultora, Bullrich se ubica segundo o tercero. En algunas mediciones el voto está más dividido y en otras más inclinado para el kirchnerismo. En el Gobierno, donde suelen abusar del optimismo, afirman que si Cristina Kirchner ganase en las PASO, el “efecto miedo” haría que para la elección general de octubre la tendencia se revierta por el temor al fantasma de la vuelta del kirchnerismo.

 

3 comentarios de “Esteban Bullrich: cómo hacer campaña con 2,02 de altura”

  1. ¿“Un pibe más que está preso”?
    “La histeria creada en torno a las drogas ilegales, corrupciones paranoicas, y desvalorización a jueces es usada para crear un estado de control policial”. – para incrementar la vigilancia, para hacer necesaria una policía nacional y hasta global que tenga potestad sobre los ciudadanos y que acceda a la información personal de los individuos como si fuera propiedad del estado. Es una nueva versión del panóptico y es, apoyándonos en Foucault, una forma en la que el estado incrementa su poder, a través de la información.

  2. YO LE CAMBIARIA EL TITULO A ESTA NOTA: “ESTEBAN BULLRICH: COMO HACER CAMAPAÑA CON UN CEREBRODE 2 MILIMETROS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *