Personajes / 3 de Agosto de 2017

Dennis Smith: “Nunca me quedo sin hacer lo que quiero”

Actor y director, habla sobre sus sueños de ser cantante. Salir del closet, robo traumático y proyecto de serie en Netflix.

Fotos: Juan Ferrari

“Inclasificable” lo llamaron hace tiempo en una nota y no se opuso. En principio, estaría de acuerdo. Porque no es fácil explicarle a otros todo lo que hizo, busca y promete Dennis Smith, un inquieto existencial que no quiere impedir que el mundo se le caiga encima. Hasta su mamá le dice que tiene “el síndrome de la agenda llena”. Algo habrá hecho: “Es que siempre estoy generándome cosas. Soy hiperansioso. Pienso que si no aprovecho el tiempo, no sé. Imaginate que a los once años me presenté en “Festilindo”, a los quince empecé a grabar canciones, siempre fui de ir detrás de lo mío. Aunque desde esa época había algo de lo gay que me dificultaba el trabajo, se ve que me veían muy gay”, dice Smith, que desciende de alemanes, Schmidt, a quienes como a tantos inmigrantes les anotaron mal el apellido. Es que en la Argentina nunca será sencillo. “Para vivir de esta profesión en este país, tenés que ingeniártelas. El asunto es que me ha ido, relativamente, bien en cosas diversas. Tampoco la pavada: no hago un día danza contemporánea y al otro, soy artista plástico. Hace varios años que vengo haciendo teatro y me paga mis cuentas, hasta que me robaron todos mis ahorros. Pero sé que voy a tener que hacer un salto”, dice el director de “Yo no soy Amy”, en el Maipo Kabaret; de “Christiane”, en el Centro Cultural San Martín; el creador de piezas únicas y de colección como “Negra” y “Boy Scout” con las que cada tanto vuelve; el docente de nenas en la escuela de Reina Reech; uno de los participantes del reality “La voz argentina” (Telefe, 2012) y la víctima de un hecho policial reciente: le vaciaron el departamento que comparte con una amiga.

Noticias: ¿Por qué no guardaba sus ahorros en un banco?
Dennis Smith: Porque la gente te desalienta, te dice que después te roban todo. Igual, la plata no me la regaló nadie, la hice yo con mi trabajo y la volveré a hacer. Lo positivo es ¡estoy vivo! Tengo todo por delante, tengo una familia hermosa y un montón de gente que me da su mano. No hay seguridades, en ningún sentido y este episodio me hizo pensar en qué bueno que estoy vivo.

Dennis Smith es el menor de cinco hermanos (Brian, Verónica, Virginia –también actriz– y Alex son los mayores), hijos de un empresario y una ama de casa que a fines de los 70 se mudaron a Madrid –“no por cuestiones políticas sino económicas”, aclara– donde Dennis nació y vivió hasta los tres años. De regreso, la familia se instaló en Castelar con la abuela Negra, la que los cuidaba, la misma a quien después de muerta, le dedicó su primera obra. “De mi mamá me viene el amor al canto, al helado de vainilla y a Independiente; de mi papá, lo de emprendedor. Nos criaron con mucha libertad”, dice.

Noticias: ¿Cuándo salió del closet?
Smith: Creo que a los 22 años les conté que era gay. Tenía un tío, hermano de mi mamá que era gay y lo amaban, así que nunca me generó un conflicto. Mi papá lo sabía, cuando le conté, me dijo: “Ah, yo ya sabía”.

Noticias: ¿Había que buscar aprobación afuera?
Smith: Probablemente, siendo cinco hermanos. Yo me acuerdo de que era todo el tiempo abanderado, sacaba las mejores notas, de hecho hoy recuperé mi analítico que no lo encontraba por esto del robo y por suerte, tenían una copia en mi colegio. Yo estaba siempre contando todos mis logros: “Hoy me saqué un diez”. Sí, estaba todo el tiempo como rindiendo examen. Eso es verdad.

Noticias: ¿Cómo llega al actor?
Smith: Por el canto, empecé con la maestra de Valeria Lynch. Yo era muy fanático de ella. Una tía llamó a Canal 9, sería el año 88, preguntando por una profesora de canto y le dieron el teléfono de ella: Inés Cabrera. El actor llegó un verano pero con la idea de darle la parte expresiva al cantar. Eso era. A los quince una amiga le pasa a Vicky, mi hermana, el dato de Cora Roca, una maestra de teatro de niños y adolescentes, y fuimos. Era un seminario de verano y me encantó. Y Cora, una grossa, se la pasaba diciéndome: “Vos no sos cantante, sos actor”.

Noticias: ¿Cuándo se presenta por primera vez ante el público?
Smith: Cantando, a los once años con “Festilindo” para 25.000 personas en la UOM. Hay un video mío arengando a la gente. Ahí estaba con Ivanna Rossi. Después de Cora, estudié con Agustín Alezzo y cine con José Martínez Suárez. Filmé dos películas que escribí y dirigí, “Roud muvi”, junto a Alejandro Welsh, y “El ayuno”.

Noticias: ¿En el teatro musical no encontró su lugar?
Smith: Me gusta el musical pero yo quiero cantar. Pararme y cantar mis canciones. Ese es mi deseo. La verdad, también me encanta actuar.

Noticias: Casi siempre apela a su biografía para lo que compone: su abuela, el bullying, la relación con su hermana…
Smith: Mi vida me interesa cero pero siento que es una forma de hacer catarsis, reprogramar y reprocesar materiales para que estén afuera y no más adentro, que sirvan para algo, que lo vean como una pieza fuera de mí. Ahora, estamos escribiendo el guión para la película “Boy scout”, sobre mi obra. Hay un montón de gente interesada en el libro. Cuando hoy volví a mi escuela, como te contaba, pensé: “¡Guauu! Cuántas cosas que pasé acá y cuántas cosas que podrían haber sido distintas”. Pero porque pasaron esas cosas medio inmundas pude escribir esa obra.

Noticias: ¿La va a protagonizar y dirigir?
Smith: Si se hace, tal vez sí. No sé todavía, siento que actoralmente, es muy difícil, es un rol muy antipático.

Noticias: ¿Le gustaría tener hijos?
Smith: Supongo que sería un buen aprendizaje después de lo que me pasó, del robo. Parece sensibilidad berreta pero fue un golpe de horno para madurar. Entender que somos una comunidad y que vas a tener que pedir ayuda en un montón de sentidos. Si me preguntabas antes acerca de tener hijos, seguramente te hubiera dicho que “ni en pedo”, menos ahora que estoy separado. Y después de esto, pienso que capaz sí, porque estos desafíos te ponen en un lugar de compromiso, te sopapea el ego, “pará, hay cosas más importantes que vos”. Nos preocupamos por boludeces y estas cosas te cambian la perspectiva. Y con un hijo, cuarenta veces más.

Noticias: ¿Se siente reconocido por el medio o todavía se ve como un remador?
Smith: No me gusta la palabra remar porque pienso que en cualquier profesión uno tiene que “remar”. Es verdad que hay gente que a los 17 años hizo algo, la pegó y de ahí no paró más y está bien. Pero, en realidad, cualquier persona tiene que esforzarse un montón para hacerse un lugar. Remar, remamos todos en la vida. Al musical le agradezco un montón, gente muy generosa, muy leal, muy fiel y muy expresiva para decirte lo que siente. Es muy hermoso. Le agradezco a Ricky Pashkus, a Osvaldo Bazán por abrirme las puertas de “Y un día, Nico se fue”. Y toda la gente grossa que me viene a saludar después de las obras, muy generosa.

Noticias: Íntimamente, ¿hay alguna cosa que persigue que todavía no termina de encontrar?
Smith: Cantar. Ser cantante, todos los días de mi vida hacer recitales por todo el planeta. Ese es mi sueño.

Noticias: Acaba de salirle un lindo trabajito para Netflix. ¿Puede contar algo?
Smith: Sí, estoy muy feliz. Soy parte del elenco de “Edha”, la primera serie original de Netflix en la Argentina, con Juana Viale y Pablo Echarri, guión de Mario Segade y dirección de Daniel Burman. Pero no, no puedo contar más.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *