Personajes / 5 de agosto de 2017

Lolita Flores: “No hay papeles para mujeres de mi edad”

La cantante pasó por Buenos Aires para hacer un unipersonal. Amores, bohemia y pérdidas que siguen doliendo y le cambiaron la vida.

Fotos: Marcelo Escayola

María Dolores González Flores se ha devorado la vida y dice que no se arrepiente de nada. Es famosa desde el mismo día en que su madre la parió y pertenece a una familia de artistas más popular que la monarquía española. Es hija de la gran Lola Flores y del cantante y guitarrista Antonio González (ambos fallecidos). Sobrina de Carmen Flores y hermana de Rosario y Antonio González Flores (fallecido por sobredosis de barbitúricos y alcohol). Y madre de Elena (actriz, 29) y Guillermo Furiase (músico, 23).

Lolita Flores tiene sangre gitana, el carácter arrebatado y la sensibilidad desbordante, También, un dejo de tristeza en la mirada. Lleva 43 años como cantante, actriz y presentadora de televisión y ha ganado varios premios y discos de platino y de oro.

En su primera visita como actriz, y luego de quince años de no actuar en Buenos Aires, vino a presentar “La plaza del diamante”, de Mercé Rodoreda, ambientada en la Barcelona de posguerra. Un duro monólogo que le valió un éxito total en España. Durante la charla se muestra sencilla, accesible y amable.

Tiene la voz ronca y la impronta de una mujer atractiva y sensual. Tuvo varios romances –el torero Paquirri, entre otros– y dos matrimonios largos –con el productor argentino Guillermo Furiase, padre de sus hijos, y con el actor cubano Pablo Durán– y dice que le esperan varios más.

Noticias: Si tuviera que presentarse ¿qué diría?
Lolita Flores: Soy creativa, me gusta el arte, dormir, comer, hacer el amor, fumar. Mi familia, sobre todo, mis hijos. Me gusta amar, soy una enamorada del amor. Y no me gustan mi impaciencia y mi genio. Tengo mucho carácter y, a veces, me traiciona.
Noticias: ¿Le gusta planificar o vivir día a día?
Flores: A mí me cambió la vida en quince días, en el ’95, cuando murió mi madre y a las dos semanas, mi hermano. Eso me enseñó que no tiene sentido hacer planes a largo plazo.
Noticias: Su madre tenía una imagen muy fuerte. ¿Nunca fue una sombra para usted?
Flores: Ella no imponía. Era un ser mágico. Madre de verdad. De mirarte a los ojos y decirte: “¿Qué te pasa? Cuéntamelo”. Estaba pendiente absolutamente de sus tres hijos. Fue una sombra artística. Derrochaba una energía y una luz que anulaba al que tenía al lado, pero no porque ella lo quisiera. Dormía con los poemas de García de Lorca, Alberti y otros en la mesita de noche y yo conocí a esos poetas gracias a ella.
Noticias: ¿Y cómo es usted como madre?
Flores: Mis hijos me dicen que soy una buena madre. El amor, el respeto, la libertad, el contarnos las cosas. Somos muy amigos, pero no dejamos de ser madre e hijos.
Noticias: ¿Cuáles eran sus planes de chica?
Flores: Mi gran ilusión era ser detective privado. También médico, pero me da miedo la sangre. Yo cantaba y bailaba en las fiestas familiares. Incluso, actué en una película con mis padres cuando tenía cinco años, pero nunca me planteé ser artista.
Noticias: ¿Y cómo llegó a grabar “Amor, amor”, su primer disco?
Flores: Porque mi padre me hizo cantar en una fiesta, donde estaba el presidente de CBS y él le preguntó a mi madre si yo querría grabar un disco. Yo dije: “Vale”. Lo grabé a los 16 y salió a los 17. Fue disco de Platino.
Noticias: En los últimos años su trabajo está centrado en el teatro y la televisión. ¿Qué pasa con la música?
Flores: La música vive en mí. Yo soy música. Estoy de fiesta, me tomo un whisky y termino cantando. Pero el teatro me encontró. Soy muy popular y el teatro me permite esconderme en otros personajes. El arte me dio la vida y me salvó de muchas cosas.
Noticias: ¿Cómo se lleva con la popularidad?
Flores: Me hice famosa desde que mi madre me parió. No sé qué es ser anónima, salvo en Vietnam, Corfú, en Buenos Aires, a veces. Y me da una sensación de libertad…
Noticias: Siempre tuvo una relación muy estrecha con Argentina.
Flores: Venía todos los años cuando estaba casada. Tengo muchos recuerdos. Mis hijos pequeños, mi ex marido, mi familia política. Argentina tiene muchas posibilidades de salir adelante siempre que haya alguien coherente, un buen argentino de a pie que quiera al país. Lo mismo que en España.
Noticias: ¿Cómo es este momento de su vida?
Flores: Muy dulce profesionalmente y doy gracias a Dios por la juventud que me está dando, Tengo casi 60, pero mi edad real es la que siento en el corazón.
Noticias: ¿Qué ve cuando se mira al espejo?
Flores: Una mujer enérgica, que está muy bien, muy atractiva, con muchas ganas de vivir, de ilusionarse, de hacer cosas y de que la sorprendan.
Noticias: ¿Cómo lleva el mandato social de ser joven, bello y flaco?
Flores: Me da igual. Tuve que pasar por quirófano por dos cesáreas, un embarazo extrauterino y un cáncer de útero, hace seis años. Pero estirarme y luego que no me guste, no. Me cuido, como sano, uso buenas cremas, hago limpieza de dientes, pero no soy una obsesiva ni dejé el cigarrillo. Fumo desde los once años.
Noticias: El año pasado posó desnuda.
Flores: Sí, para la campaña “Imagina más”, contra el Sida. No tengo photoshop, sólo me quitaron un poco las costillas y me arreglaron un poco los ojos.
Noticias: ¿En lo profesional hay condicionamientos?
Flores: No hay papeles para actrices de mediana edad. Aunque las mujeres a partir de los cincuenta tenemos mucho qué decir. Estamos desaprovechadas.
Noticias: ¿Ahora está enamorada?
Flores: Libre como un taxi. No me gusta la soledad, de hecho vivo con mis hijos. Todos nacemos para tener pareja, pero no soy de buscar, sino de encontrar o de que me encuentren.
Noticias: ¿Rosario es su alma gemela?
Flores: Es más que una hermana, es mi niña chica. Aunque, a veces, hace de madre. Sí, es mi alma gemela.
Noticias: Hay algo de tristeza en su mirada.
Flores: Son las pérdidas, los vacíos. Me cambió la mirada en mayo del ’95, antes mis ojos eran los de mi hija. Ahora tengo un aura triste que intento esconder muchas veces.
Noticias: ¿Cómo fue la época en que lidió con las drogas y el alcohol?
Flores: Fueron unos meses eternos. El caos de perder a mi madre y a mi hermano de 33 años en quince días. No entendía nada. Me refugiaba sola en mi casa con mi botella de whisky y consumía coca, algún porro. Hasta que un día me di cuenta de que eso tampoco me solucionaba nada y que tenía que salir adelante porque tenía dos seres muy pequeñitos. Si yo estaba mal, todo estaba mal.

Cecilia Escola

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *