Política / 10 de agosto de 2017

El futuro de la política y la justicia si CFK arrasa en las PASO

El oficialismo teme que si la ex presidenta supera el 40 por ciento de votos, la gobernabilidad se complique y cambie el escenario judicial.

Por |

Un día, una partida de ajedrez ganó una guerra. No fue una batalla lúdica, sino que significó una victoria trascendental dentro de una de las luchas más largas y sangrientas de la era moderna. Quizás, la independencia de EE. UU. hubiera sido una contienda mucho más trabajosa –o imposible- si el coronel Johann Rall, al mando de las fuerzas británicas en Trenton, en 1776, hubiera dejado de lado su juego de ajedrez para leer una crucial carta que revelaba la estrategia de las fuerzas de George Washington. No ocurrió. Desde entonces ganó fama internacional la relación entre el juego que emula a un combate y la política.

La contienda electoral que estremecerá al país en cuestión de días, y luego en octubre, no es muy distinta a una disputa de ajedrez. Como si fueran los históricos Bobby Fisher o Garry Kasparov, el Gobierno, Cristina Kirchner, la Justicia, los inversores y la sociedad entera estudian sus fichas y calcula sus próximos movimientos.

La resurrección política de la ex presidenta, impensada tan sólo un año atrás cuando hasta sus peones la abandonaban, paraliza a todos. El país entero parece unirse, con amor y espanto, en una sola incógnita: ¿qué pasa si gana? La gran victoria. El fantasma que recorre los pasillos de la Casa Rosada es la posibilidad de un importante triunfo de Cristina. “Si nos gana por más de seis o siete puntos, o si llega al 40% del electorado, va a ser un problema”, admite uno de los máximos funcionarios del Gobierno, aunque descarta que eso ocurra.

El oficialismo tiene varios temores en caso de que la líder del extinto FPV los aventaje por mucho: la gobernabilidad y los vaivenes judiciales. Un crecimiento de la imagen de CFK le daría más poder a los gobernadores, que se sabrán fundamentales aliados frente a la amenazadora presencia del kirchnerismo. “El liderazgo de CFK sería usado como un arma de negociación, y le sacarían más cosas al Gobierno”, dice uno de los políticos de la mesa chica. El filósofo Marcos Novaro retruca: “Obligaría al Gobierno a negociar más. La figura de Cristina sería usada por los peronistas no K, muchos le votarían proyectos sólo para demostrarle al Gobierno lo frágil de su situación”.

La Justicia es otro poder en vilo. Ernesto Sanz, uno de los fundadores de Cambiemos, y quien sonó como primer alternativa para ser ministro de Justicia -muchos especulan que sigue teniendo un pie en ese mundo-, evalúa: “En la Justicia habría un impacto negativo. Es un espacio muy acostumbrado a los vaivenes políticos, y si gana por tanto CFK, van a hacer la plancha, esperando 2019”.

Hugo López Carribero, abogado penalista y escritor, matiza la idea: “Si bien en Comodoro Py siempre se espera un guiño del poder, hay causas que ya no se pueden frenar. La del dólar futuro, que ya fue elevada a juicio oral, no se puede manejar políticamente”.
Los temores que el Gobierno comparte con el círculo rojo y el mundo de las finanzas se ven respaldados por las encuestas. Aunque en la intimidad del PRO se admiten “un par de puntitos” abajo, un estudio de la la consultora Rouvier y Asociados, que compiló los resultados de una quincena de las encuestadoras más importantes del país, arroja resultados distintos: la ex presidenta tiene un promedio de intención de voto del 33,7%, más de cinco puntos arriba de los candidatos de Cambiemos. Son, hasta ahora, los números más confiables para estudiar.

Una victoria de peso de CFK allí sacudiría de lleno todo el tablero. Sobre todo el peronista. Explica Jorge Landau, ex diputado e histórico apoderado del PJ: “Si armás una estructura fuerte ahí, luego (en 2019) tenés muchas chances de ganar. Y si jugás, con chances, en el peronismo muchos se te van a sumar. Puede haber una recomposición del voto peronista”. Dos intendentes del sur conurbano duro, alineados con Florencio Randazzo, comparten la visión: “Los números nos dan que CFK puede llegar a sacar hasta 50% en nuestras localidades. Si sale así en octubre, nos vamos a tener que ir con ella”. Si CFK se vuelve a mostrar como un actor de peso, el peronismo haría lo de siempre: ir detrás del caballo ganador, aún cuando hayan diferencias de piel o estratégicas. “Pondría al peronismo en una situación de interrogante: todos los que soñaban con una renovación van a tener que moderar sus intenciones, al menos hasta que aparezca otro actor de peso”, dice el consultor político Carlos Fara. Sanz complementa: “Una victoria así poné más en jaque al peronismo, que va a tener que definir su futuro, que al Gobierno”.

Hay otro escenario que el Gobierno no quiere ni imaginar. Ese sería en el que ellos salgan terceros, por detrás de Sergio Massa y de CFK. Es el panorama que esperan los seguidores del tigrense. Las encuestadoras Management & Fit, González y Valladares y las de Hugo Haime, Raúl Aragón y Enrique Zuleta Puceiro no descartan este escenario, e incluso las últimas dos lo dan segundo al líder del Frente Renovador. Uno de los peronistas que conducen su espacio porteño se entusiasma por lo bajo: “Si eso pasa, Macri no llega a diciembre”. En cualquier caso, una abrumadora victoria del kirchnerismo plantearía la gran duda: ¿lucha y vuelve Cristina en 2019?

 

Comentarios de “El futuro de la política y la justicia si CFK arrasa en las PASO”

  1. Carta abierta a la Sra. Presidente de la Nación Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

    Mendoza, 29 julio de 2012.-

    Señora Presidente:

    Pertenezco a la generación de “educandos” de aquella ESCUELA PÚBLICA ARGENTINA que fuera ejemplo para el mundo y de la cual seguramente Ud. pudo abrevar gratuitamente en su niñez y adolescencia.

    Allí nos enseñaron, aunque Ud no lo crea, a respetar profundamente la INVESTIDURA PRESIDENCIAL, fuera quien fuese el que detentara la máxima dignidad en el gobierno de la Nación.

    Hoy, ese respeto ha desaparecido en mí, como consecuencia de que en usted ya ha desaparecido. Arrancada a jirones con sus actitudes esa investidura y deja al descubierto sólo a una mujer, vestida de negro, soberbia; pequeña; temeraria; cobarde; fría, custodiada y MENTIROSA…

    y a esa mujer me dirijo, como a una más de mi “género”. Dos mujeres: usted y yo. Una joven y una vieja, una rica y una pobre, una fea y una linda ¿?, una “con la suma del poder público” y la otra, simple ciudadana. Dos mujeres a las cuales ni siquiera en su caso las une el mandato evangélico: “AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS”.

    Los jirones de su INVESTIDURA PRESIDENCIAL los ha ido dejando a través de sus reiteradas apariciones en eso que ha dado en llamar “CADENA DEL MIEDO Y LA SUMISIÓN” y que yo llamo “CADENA DE LA VERGÜENZA NACIONAL”.

    Cuando ante los micrófonos y las cámaras desgarra su investidura con alusiones vulgares de pésimo gusto, cuando hace sonrojar a sus ministros, que esbozan sonrisas bobas, ya sea por su nombre, el “bonete”, o su aspecto imberbe, cuando grita destemplada a un camarógrafo, cuando entona ridículos estribillos “Teresa, poné la mesa” y “cómo me gustan tus milanesas…”, cuando chechea a personajes, cuando ridiculiza a sus obsecuentes aplaudidores, cuando se contonea con la “scola”, cuando escarniza a funcionarios extranjeros, aquella dignidad con que la distinguiera un 54%, se estrella en mil pedazos en las pantallas de TV, aunque a usted le importe “un pito”

    Pero esas serían nimiedades al lado de sus grandes anuncios, en que todos y todas quedamos involucrados y expectantes. Cree erróneamente que es la maestra ciruela de los 40 millones de todos y todas, que poblamos esta tierra de bendición que Dios nos diera y es así como temas urgentísimos: la Salud, la Educación, la Inseguridad, quedan relegados ante promesas y cifras y porcentajes incomprensibles, de imposible cumplimiento y peor implementación. Inventa vuelos a MALVINAS, pide la exhumación de cadáveres de “tumbas de guerra”, disparates internacionales que afectan la heroica grandeza de una GUERRA JUSTA. La Economía ultrajada por la corruptela al más alto nivel. Danza de dólares y pesos que afecta a un “abuelo amarrete” pero hace sonreír a quienes, desde la prebenda de dudoso origen, pretenden emular a los poderosos de la tierra, poniendo de manifiesto, lamentablemente aquel viejo dicho: “LO QUE NATURA NON DA…”

    Y es así como, por la “CADENA DE LA VERGÜENZA NACIONAL”, corrige, desmiente, miente, exagera, denosta, escracha, confunde, se victimiza, abruma, aburre, induce al odio y la venganza, promete y se refugia en los aplausos oportunistas de sus incondicionales seguidores para regocijo de una oposición opaca a la que va sacando de su ostracismo con un “elefante rosa”.

    Tal vez olvida usted que esa INVESTIDURA PRESIDENCIAL que detenta es el fruto de una DEMOCRACIA recuperada con la sagrada vida de argentinos, que siguiendo su BANDERA, en el dolor de la guerra, en el cumplimiento del deber, en su entrada sublime a la GLORIA, en su postrer beso a la CRUZ, gritaron desde el 2 de abril del 1982, en aquel pedazo irredento, bello, frío, lejano, indómito de MALVINAS: ¡¡¡VIVA LA PATRIA!!!

    Para todos los argentinos, entre los cuales está usted, a quien se le otorgó la custodia de esa INVESTIDURA PRESIDENCIAL, para respetarla y hacerla respetar. Y entre los que estoy yo, que desgraciadamente ya perdió completamente el respeto a esa INVESTIDURA PRESIDENCIAL…

    Ruego a la STMA. VIRGEN DE LUJÁN, PATRONA DE LA ARGENTINA, recuperemos, usted y yo y todos y todas, ese respeto perdido en las tinieblas de la incomprensión y que en un pasado no muy lejano fuera paradigma de un futuro mejor “para todos los hombres del mundo”…

    A esa “mujer desnuda, mendaz, vestida de negro”, vaya mi reflexión.

    Sra. Presidenta: le recuerdo que ambas somos madres, pero hasta en eso somos distintas, yo en mi caso soy madre de un héroe de guerra muerto en Malvinas en cumplimiento de su deber y cuya viuda cobra una pensión de $ 3.000 que nunca tuvo casa propia para criar a sus hijos huérfanos, en su caso Ud. es madre de un parasito drogadicto, que no ha estudiado ni trabajado, que ilícitamente utiliza el avión presidencial, cuyo único y dudoso merito es el de haber heredado una inmensa fortuna en dólares, propiedades, sociedades anónimas de su padre, la cual fue generada a través de múltiples actos de corrupción en los cual Ud. también intervino.

    Le informo que tampoco le tengo miedo, no existe dolor mas grande que el de haber enterrado a un hijo, que peor daño me puede hacer Ud ??, y no pierda tiempo con sus esbirros de la AFIP conmigo, mi único ingreso es mi bien ganada jubilación de maestra con la que vivo dignamente

    María Delicia Rearte Vda. de Giachino

    Madre del Sr. Capitán (p.m.) D. Pedro Edgardo Giachino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *