Costumbres / 11 de agosto de 2017

Javier Saiach y Gabriel Lage: los más deseados

Son los diseñadores de alta costura preferidos de las celebrities. Alfombra roja, competencia, precios y estilos.

Por

Las celebrities son para los diseñadores un canal de difusión mucho más eficaz que cualquier desfile. Y la red carpet, el podio adonde se consagra un creador cuando su ropa es fotografiada y replicada miles de veces. Pero la utilidad es mutua, porque las estrellas necesitan también del talento de un autor fashion para potenciar su elegancia y belleza. Gabriel Lage y Javier Saiach, popes de la alta costura y el trabajo artesanal, cada uno con su estilo y marca registrada, son actualmente los preferidos indiscutidos de las famosas desde la Primera Dama, Juliana Awada, hasta divas como Mirtha Legrand.

Lujosos, originales, con moldería impecable y capacidad para destacar la feminidad y gracia de una mujer, tienen lista de espera en sus talleres y todas quieren vestirse con ellos. Aquí una radiografia de sus colecciones.

Obras de arte

Ambos llegaron al mundo de la alta costura con un estilo bien definido y su desembarco supo “remover el avispero”. En un ámbito otrora calmo, donde hacía años estaba establecido quiénes eran los grandes nombres, los suyos comenzaron a sonar con fuerza y obligaron a todo el resto a renovar la creatividad. Primero Gabriel Lage -que con 25 años de trayectoria tuvo su explosión hace unos cinco- y luego Javier Saiach -muy fuerte en el mercado fashion de Paraguay-, su trabajo artesanal comenzó a ser emulado por muchos. Si la copia es la mejor forma del elogio, así la moda argentina le rindió homenaje a estos creadores.

Hijo de un sastre que quiso dejarle su legado desde muy pequeño, Gabriel Lage aprendió el oficio “cuando aún no creía que sería su destino profesional”. Lo incorporó con esmero y con absoluto detalle. Hoy éste es su sello distintivo, el que lo lleva a crear vestidos íntegramente hechos a mano, con cristales cosidos uno por uno y pensados de principio a fin para la mujer que los llevará. “Su objetivo es resaltar la figura femenina, tan única y especial en cada mujer”, ilustran desde su estudio. Por eso es uno de los elegidos de Mirtha Legrand, cuyo vestido para los premios Martín Fierro 2016, azul y con reminiscencias art decó, aún es recordado. O de Juliana Awada, quien vistió uno de sus diseños en el encuentro con la reina Letizia de España. Su look le valió la aclamación de la prensa de todo el mundo.

Terminaciones esmeradas y telas exclusivas, que lejos de ser compradas, son elaboradas enteramente por él. Todo esto hace que un vestido de Lage pueda demandar entre dos y seis meses de trabajo, desde el concepto hasta el final, con un valor que parte de los 8.000 dólares.

Ahora bien, ¿por qué lo eligen las famosas que también podrían comprar marcas internacionales? Porque su trabajo artesanal es inigualable. “Lage diseña sobre el cuerpo mismo de las mujeres”, sostienen los conocedores de la moda. Y el resultado es infalible, logrando diseños que resaltan cada curva y atributo, desde las creaciones majestuosas de Mirtha hasta las de infarto de Pampita. “Las bellas mujeres famosas que eligen nuestros vestidos saben que ellas serán las estrellas protagonistas que brillarán en el diseño. Lo creamos especialmente para que se luzcan, respetando su personalidad y logrando que se vean simplemente mágicas”, ilustran desde el estudio.

A fuerza de creatividad, Lage ha logrado hitos como ser nombrado embajador de la moda argentina en el mundo por la World Fashion Organization; ser invitado por las pasarelas de San Pablo, Punta del Este, Vancouver, Milán, París y Madrid, entre otras ciudades, a presentar sus colecciones; cerrar la Semana de la Moda de Milán invitado por la Cámara de la Moda y la Comuna de Milán; haber sido tapa de la revista italiana especializada en alta costura “Collezioni” y recientemente, ser convocado a Pasarela Costura España para presentar su colección “Sofía”, de novia, costura, fiesta y ceremonia.

De Paraguay al mundo

En el otro lado de los flashes, Javier Saiach lleva unos tres años obnubilando estrellas. Nacido en Corrientes, vivió muchos años en Paraguay por el trabajo de su padre, país en el que se inició en la alta costura. Antes de meterse de lleno en la moda estudió Arquitectura, carrera que no terminó (adeuda la tesis) pero que le dio un distintivo sello de estructura. En paralelo a sus estudios hacía diseño de vidrieras y eventos, así como ropa para amigos y conocidos, y no pasó mucho hasta que un diseño suyo llamó la atención en una fiesta y logró un espacio en una marca de ropa.

Corría el 2001 y lo que siguió fue un camino meteórico, con una pronta inmersión en el mundo de la alta costura y los vestidos de novia, y con un sello que mantiene hasta hoy: moldería impecable y un retorno a las técnicas más artesanales y ancestrales, como el bordado Richelieu, el calado, el encaje frivolité. En un trabajo 100 por ciento artesanal, cada prenda insume entre un mes y un mes y medio de dedicación, y puede oscilar entre los 5000 y 7000 dólares.
Con diseños que son incluso elogiados en el exterior (se dice que a Patricia Della Giovampaola en una fiesta en París, llevando un vestido negro by Saiach, la halagó el propio Hubert de Givenchy), son muchas las celebrities locales que recurren a Javier para sus eventos más importantes. Como Isabel Macedo, que llevó un diseño “Puna Chic” para su casamiento con el salteño Juan Manuel Urtubey, o como Mariana Fabbiani en sucesivas conducciones de los premios Martín Fierro, entre los que es especialmente recordado un vestido blanco con un gran pájaro bordado. O como Juana Viale, que solo se viste con Saiach entre los diseñadores argentinos, y que llevó con gracia un diseño negro sumamente bordado para la cena de gala organizada en homenaje a Barack Obama.

Hace unos pocos años con atelier en Buenos Aires, el corazón de este diseñador parece estar aún en Paraguay, donde tiene una importante (y poderosa) clientela. Las que se visten con él son mujeres que no pasan desapercibidas, pero que se destacan con una sutileza encantadora. Inspirado por grandes como Valentino, Elie Saab y el prêt-à-porter de Dolce & Gabbana, en sus palabras, sus diseños aportan “femineidad, seguridad y les permiten a las mujeres sentirse valoradas”.

En un panorama de diseño local en el que muchos copian a las grandes casas internacionales, Gabriel Lage y Javier Saiach se abrieron paso a fuerza de estilos personalísimos y plenos de esfuerzo y artesanía. En ocasiones comparten famosas que los eligen, como Mariana Fabbiani, Pampita o Juliana Awada, pero siempre se destacan desde su propio sello y ADN. En tiempos de uniformidad, elevaron la vara y volvieron a llevar a la moda local a lo más alto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *