Restaurantes / 18 de agosto de 2017

Aldo’s Wine Bar, el vino como inspiración

La carta de comidas está diseñada para acompañar la experiencia del vino y lleva la firma del chef Maximiliano Matsumoto.

Por

Es de noche en el centro y un neón rojo invita a entrar. Adentro, un espacio pequeño y acogedor, con bancos y estanterías de buena madera, alfombras y espejos. Suena buena música, de esa que ayuda a rememorar y enciende la conversación. Por donde se mire hay vino: botellas de etiquetas atractivas, típicas de la nueva generación de enólogos argentinos. Bienvenidos al nuevo wine bar del sommelier y restaurateur, Aldo Graziani, un innovador experto en diversificar su marca (su nombre).

Entre los emprendimientos de Graziani está la distribución de vinos de pequeñas bodegas, figuritas difíciles pero también favoritos personales, que son los que ofrece en su wine bar. Los precios son accesibles y las copas pueden pedirse en tres medidas, 75 cm3, 150 cm3 y 250 cm3, lo cual, si está de ánimo, le permitirá probar varias etiquetas de una sentada. Una media copa también es la medida ideal para un almuerzo céntrico, en medio de una jornada de trabajo.

La carta de comidas está diseñada para acompañar la experiencia del vino y lleva la firma de Maximiliano Matsumoto, quien hace tiempo nos viene deslumbrando con su cocina en Aldo’s Vinoteca y en Casa Cruz. Hay quesos y fiambres de primera calidad y tapas varias: tortilla de papa, pan con tomate y anchoas o jamón crudo, paté con pepinillos encurtidos, empanaditas de lomo, etc. Si quiere algo más contundente hay una buena hamburguesa con panceta y mostaza antigua, sándwich de bondiola desmechada con salsa barbacoa, pickles de cebolla (acompañados con papas rejilla) y rabanitos, y canelones de espinaca con pomodoro y salsa blanca, entre otros. De postre delicioso flan de dulce de leche y tiramisú que, aunque no lo crea, se llevan de maravilla con el vino adecuado.

Almuerzo, picada o cena, que nunca falte el vino. Un sommelier se encargará de las recomendaciones pertinentes, haciendo breves descripciones que lo ayudarán a definir el gusto. Recuerde: la mejor manera de aprender de vinos es probando.

Paraguay 823, Retiro. Bar de vinos, tapas.
Lunes a sábados de 11 a 24. Efectivo y tarjetas de débito.
Precio promedio: $ 200.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *