Mundo / 18 de agosto de 2017

Trump corre a Steve Bannon y empieza a moderar su discurso

En medio de una polémica por las peleas raciales, el presidente estadounidense forzó la renuncia de el polémico estratega jefe, famoso por su postura nacionalista de derecha y alguna vez acusado de antisemitismo.

Bannon regresará a su antiguo puesto como director de la página web "Breitbart News", conocida por su postura nacionalista de derecha.
Bannon regresará a su antiguo puesto como director de la página web "Breitbart News", conocida por su postura nacionalista de derecha.

En una jornada marcada aún por los coletazos de la violencia en Charlottesville, Virginia, el Gobierno de Estados Unidos confirmó la partida de Stephen Bannon, el polémico estratega jefe de Donald Trump.

“Estamos agradecidos por lo que ha hecho y le deseamos lo mejor”, señaló la vocera Sarah Sanders en un comunicado.

Conocido por su postura nacionalista de derecha e incluso acusado alguna vez de antisemitismo, Bannon, de 63 años, había estado últimamente bajo fuerte presión y desde hace días venían circulando los rumores de renuncia.

Si bien en un comienzo fue considerado una de las personas más influyentes en torno al presidente, éste lo responsabilizó recientemente por la filtración a la prensa de información inconveniente.

Bannon también era cuestionado por haber criticado la política hacia Corea del Norte. “No hay una solución militar. Olvídalo”, había afirmado en una entrevista con “The American Prospect”.

Según Bannon, una represalia norcoreana a un ataque estadounidense podría matar en los primeros 30 minutos a diez millones de personas en Seúl, la capital de Corea del Sur, tan solo con el uso de armas convencionales.

A la vez, tras los sucesos en Charlottesville se incrementaba en la Casa Blanca la presión sobre el ala nacionalista en torno a Bannon.

El pasado sábado se produjeron enfrentamientos violentos en Charlottesville entre manifestantes de distintos grupos racistas y quienes protestaban en su contra. Y un extremista de derecha embistió a un grupo de personas que marchaba en contra, mató a una mujer e hirió a 19 personas.

Desde entonces, voces críticas reclamaban que Trump lo despidiera para despegarse. “Ya veremos”, dijo Trump cuando le preguntaron si Bannon continuaría en la Casa Blanca. “No es racista, se lo aseguro. Es una buena persona, pero la prensa le trata de forma muy injusta en ese sentido. Pero ya veremos lo que pasa con el señor Bannon”, declaró.

Finalmente llegó. Pero Bannon aseguró que seguirá siendo un soldado de Trump: “Si hay algún tipo de confusión, permítanme aclararla: me voy de la Casa Blanca y me voy a la guerra por Trump en contra de sus oponentes, en los medios y en las corporaciones estadounidenses”, dijo Bannon a un periodista de Bloomberg.

La salida de Bannon coincidió con la renuncia hoy de los miembros de la Comisión Presidencial de Artes y Humanidades en protesta por la actitud de Trump con respecto a los hechos de Charlottesville.

“Como algunos de sus asesores en la Casa Blanca, no podemos permanecer de brazos cruzados sin levantar nuestra voz frente a sus acciones”, indica un comunicado difundido por los miembros de la comisión. Entre los 16 firmantes están la escritora Jhumpa Lahiri y el pintor Chuck Close.

 

Estos son los últimos cambios en una serie de modificaciones que se vienen dando desde que Trump se convirtió en jefe de la Casa Blanca. Desde entonces, tuvieron lugar el despido del ex titular del FBI James Comey y las renuncias del portavoz Sean Spicer y del ex jefe de Gabinete Reince Priebus.

También el ex director de Comunicaciones de la Casa Blanca Anthony Scaramucci renunció apenas diez días después de haber sido nombrado por Trump en el cargo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *