Personajes / 24 de agosto de 2017

Silvina Bosco: “La gente va a ver teatro para resistir”

La actriz reparte su profesión entre el cine, el teatro y la televisión. Infancia en la dictadura, crisis y romper bolsa en plena función.

Fotos: Juan Ferrari

Silvina Bosco tiene esa mirada angelical inconfundible. en la conversación se comprueba: es amable, agradable, irradia energía positiva.

Aunque nació en Rosario, vino de muy chiquita a Buenos Aires, más precisamente a Ciudad Jardín. Allí pasó su infancia, En plena dictadura militar y en un colegio de monjas. Ese comienzo es lo opuesto al despertar que vivió cuando terminó el secundario. Llegó la democracia y el teatro aterrizaría en su vida para siempre. Tiene en cartel dos obras que adora, “Miembro de jurado” dirigida por Corina Fiorillo, su directora preferida, y “Uz, el pueblo”. Además, ensaya para “El avaro” de Molière, obra que se estrenará en el teatro Regio el mes próximo.

Noticias: ¿Cómo llega al teatro?
Silvina Bosco: Casi mágicamente. Durante el secundario pensaba que estudiaría Filosofía y Letras. Lo cierto es que siempre fui muy histriónica jugando en la secundaria, hacía personajes y me salían bien. Era la juguetona de la división pero nada más. Nunca pensé que eso devendría en oficio. Un día vino un muchacho, nunca me acuerdo su nombre, hubiese querido recordarlo porque fue el puntapié, a proponernos hacer una obra para juntar plata para el viaje de quinto año. Hice un pequeño casting y me dijo “sos muy buena, tenés condiciones, vas a ser la protagonista”. Y cuando me subí al escenario del colegio pensé: “De acá no me bajo más”. Y comenzó el drama familiar porque esperaban que haga una carrera.

Noticias: ¿A sus padres no les gustó la idea?
Bosco: ¡Nada! Mi mamá me echó de mi casa. Fue un drama familiar terrible, era lo peor que les podía hacer. Y mi abuelo fue quien insistió que estudie pero bien y me ayudó a encontrar el Conservatorio. Yo no tenía idea de dónde ir a estudiar. Mi papá aceptó porque pensó que no iba a entrar. Les hice prometer que si entraba me dejaban y entré.

Noticias: ¿Proviene de una familia con algún mandato determinado?
Bosco: No, nada que ver, mi mamá ama de casa toda la vida; mi papá siempre fue un buscavidas muy ingenioso. Lograba hacer la fórmula de la pasta de papel y terminó teniendo una empresa; después quebraba y así… Tenía mucho de artista, un gran inventor. Era muy curioso que siendo tan osado no me dejara ser osada a mí pero creo que le tenía miedo justamente a eso, había tenido muchos altibajos económicos y supongo que no quería que pase por lo mismo. Después se tranquilizaron cuando vieron que pude empezar a vivir de eso.

Noticias: ¿Cómo fue la experiencia en el conservatorio?
Bosco: Lo hice con el comienzo de la democracia, fue un momento muy especial, éramos como una especie de “Fama”, un despertar a la libertad, sueltos, creativos, frescos, abiertos. Después de una secundaria hecha durante el gobierno militar, el cambio era inmenso.

Noticias: ¿Sabía algo de lo que ocurría en el país?
Bosco: Yo no sabía nada cuando era chica. Pero en la época del secundario, mi papá que era socialista tenía muchos libros prohibidos por aquel entonces. Nos habíamos mudado y mi papá había armado un sótano para poner una mesa de billar y una bodeguita y no se dio cuenta de que estábamos viviendo en Ciudad Jardín, barrio militar, entonces los vecinos lo denunciaron. Y a las 5 de la mañana cayó un Falcon verde…

Noticias: ¿Se acuerda de aquella madrugada?
Bosco: Sí, yo tenía 11 años, me taparon los ojos y nos llevaron a todos para diferentes habitaciones. Y escuché que mi papá hablaba, pausado, y me tranquilizaba, muy diplomático. Se lo llevaron a la comisaría y como dieron vuelta la casa y no encontraron nada lo liberaron. Mi papá nos contó después que cuando los vio llegar tiró todos los libros por la ventana.

Noticias: ¿Tuvo que trabajar durante el conservatorio?
Bosco: Sí, trabajé de todo. Cuidé niños, vendí productos, trabajé en oficina. Mientras hacía el conservatorio estudié con unos cuantos maestros como Raúl Serrano y Agustín Alezzo, e hice comedia musical con Ricky Pashkus y recuerdo que nos ayudó a armar una comedia musical para animar fiestas. Animamos la fiesta de Dalma Maradona, de Nicolás Francella. Y nos fue bárbaro. Le pertenecíamos al salón que por ese entonces tenía la esposa de Víctor Bo y venían bastantes figuras. Eso fue una alegría porque empecé a ganar dinero y a actuar todos los días. Por esa época hice además el curso de doblaje de películas en Actores y doblé muchas películas. El doblaje me enseñó un montón porque había que expresar todo con la voz.

Noticias: Participó en muchísimos programas de gran popularidad televisiva…
Bosco: Muchos. Aunque me considero bicho de teatro reconozco que la tele te da una impronta bárbara porque la novela es aquí y ahora.

Noticias: ¿Cómo se lleva con la popularidad en la calle?
Bosco: Me encanta. Cuando no hago tele por un tiempo extraño ese contacto con la gente.
Noticias: ¿Hubo un personaje que cambió su historia?
Bosco: Definitivamente ser la mamá de Andy en “Amigovios”. Ese programa fue un fenómeno, aún me pasa que chicos de 30 años me dicen que el programa los marcó. Con “Zona de riesgo” también me sucedió algo fuerte, era un programa que se veía mucho y te daba prestigio. Pero “Chiquititas”, “Casi Ángeles”, “Floricienta” y hace poco “Caídos del mapa”, me acercaron mucho a la gente.

Noticias: Trabaja en cine, en teatro y en televisión. ¿Se siente más parte de alguno de los tres?
Bosco: El teatro,totalmente.

Noticias: Y dentro del teatro hizo tanto oficial, como comercial y off…
Bosco: Sí, y siempre vuelvo al off porque allí no me repito y me permite investigar y jugar. Cuando era más jovencita me acuerdo de que el productor de televisión Raúl Lecouna me llamaba siempre para hacer mucamas porque quería que sean rubias. Un día fui y le dije que le agradecía pero que no quería hacer más el mismo personaje. Que me llame para otro personaje o no me llame más. Y me dijo que entonces no me llamaba más. Fue un dolor y un susto, pero gracias a eso después empecé a hacer muchos otros roles.

Noticias: Pero a la vez es un vértigo. ¿Siempre pudo encadenar trabajos?
Bosco: Yo tuve la suerte de que sí, bastante, no me puedo quejar porque la vida ha sido muy generosa pero también aprendí a que si te da miedo la inestabilidad hay que dedicarse a otra cosa. Esta profesión es inestable. Y te tenés que llevar bien con eso. En una época comí fideos y en otra comí caviar. Siempre hay que ahorrar y quedarse con un poquito. Eso tiene que ser parte del folclore de la profesión que elegiste. Si creés que porque te fue bien podés tirar manteca al techo la vas a pasar mal en algún momento. O no. Por ahí te convertís en Susana Giménez, pero no lo sabés.

Noticias: Cuenta la leyenda que estando embarazada fue a ver una obra de teatro y rompió bolsa, ¿es cierta?
Bosco: Sí, fui a ver “La omisión de la familia Coleman”, estaba muy emocionada de ver la obra porque con Claudio (Tolcachir) había trabajado mucho, fuimos muy compañeros actuando. Fui re contenta con una panza a punto de explotar. Y rompí bolsa en medio de la función, salió líquido y todo el mundo miraba para atrás por la catarata que caía y entonces yo miré para atrás también. Y no me hice cargo. Estaba casi al comienzo de la obra y como para salir de la sala tenés que pasar por la escena me quedé. Y llegaron las contracciones. Cuando terminó la obra fui a saludar a los actores, con las piernas abiertas, iba bajando y decía “es que rompí bolsa”, estaba empapada. Saludé a todos y me fui a la clínica.

Noticias: ¿Cómo es la profesión siendo madre?
Bosco: Difícil porque además me separé cuando Olivia tenía un año. Me la llevé a todas las giras habidas y por haber. Hace poco me empezó a decir que quería quedarse en casa.

Noticias: ¿Puede elegir los papeles que va a representar?
Bosco: Las obras de teatro las elijo seguro. Antes hacía todas. Y de tele lo pienso porque si de verdad económicamente no lo necesito digo que no a algunas tiras que me hacen ausentarme de mi casa muchas horas.

Noticias: ¿Cómo elige las obras?
Bosco: Ahora que estoy más grande pienso qué tengo para decir en la obra y no tanto ya cuál es mi rol, mi personaje, si soy protagónica o no. Y parte de esa enseñanza me la dio “Miembro del jurado”, la obra que continuamos en cartel. En esa obra no aparezco mucho pero cuando este personaje aparece cuenta la tragedia y es fundamental para que se desarrolle la historia, que es buenísima. Y ahí entendí que no hay personajes chicos. La edad también ayuda porque te descentra un poco. Con los años me volví mejor actriz cuando solté el lugar de protagonismo personal. Además de que los años te dan tus propias vivencias.

Noticias: ¿Ve al teatro en un buen momento?
Bosco: Sí, creo que la crisis hizo que la gente vaya más al teatro. Nosotros los sábados en la obra “Uz, el pueblo” estamos con localidades agotadas y eso que es a las 12 de la noche. Pienso que la gente va a ver espectáculos vivos como modo de resistir. El teatro subsiste a todas las épocas. No es lo mismo para la televisión y para el cine; allí se necesita otro dinero. Y sí están en crisis. El teatro no claudica, hay algo del aquí y ahora, de la necesidad de ritual y de comunión que la gente no pierde.

Noticias: Actuó con todo el mundo, ¿tiene pendientes?
Bosco: Sí, trabajar con Cristina Banegas y con Leonor Manso. De chica mi sueño era actuar en el San Martín y en el Cervantes, con Norma Aleandro y con Alcón, ¡Y los cumplí!

Jazmín Carbonell
@jazmincarbonell

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *