Personajes / 25 de agosto de 2017

Inés Palombo: “Perdí trabajos por no ser famosa”

Por Valería García Testa | Se luce en Las Estrellas y tiene una escuela de teatro. Cómo seguir después de Rebelde Way. Coaching y un ex amor que la hizo crecer.

Tenía apenas cinco años y mucha determinación. Por entonces ya sabía lo que quería ser. Cualquier dibujo suyo llevaba su firma y una aclaración entre paréntesis: “futura actríz”. Así que cuando Inés Palombo (33) terminó el colegio secundario, vio natural presentarse en un casting para “Rebelde Way“, la tira juvenil capitaneada por Cris Morena. Quedó. La profecía comenzaba a cumplirse. Dejó su casa en Rosario y, con 18 años, se instaló con su madre en Buenos Aires. El primer contrato era por treinta días. Pero siguió renovando los votos y lleva casi la mitad de su vida dedicada a la actuación y en territorio porteño.

Abrir el cobre de la felicidad y de los sueños en el primer intento no opacó su espíritu de buscadora. Si al principio se contentó con encajar, después entendió que necesitaba ponerle ingenio para (re) descubrir (se). Su año viene cargado: es parte de “Las Estrellas” (El Trece), participó de “La fragilidad de los cuerpos” (El Trece) y de la película “Cantantes en Guerra”, junto a José María Listorti y Pedro Alfonso. Además está al frente de su escuela de teatro “La frontera” y piensa recibirse este año de coach ontológica. Aquella niña Inés (futura actriz) es una mujer (en plena revolución).

Noticias: ¿Qué significó radicarse en Buenos Aires siendo tan joven?
Inés Palombo: El sueño de mi vida. Fue todo tan perfecto porque fue por etapas. Con Cris Morena hicimos un contrato por un mes para probar y fue un éxito porque era la contrafigura de Luisana (Lopilato), era una mala que no me puedo sacar de encima, todavía me persigue (sonríe).

Noticias: ¿La sigue ese personaje?
Palombo: Rebelde Way, lo agradezco como puerta, pero después hice cosas tan prestigiosas y que disfruté tanto.

Noticias: A veces los éxitos se transforman en karma.
Palombo: Está bueno lo que decís. No me pasó porque, por suerte, no me quedé en la de tele. Hace doce años que hago teatro independiente. Pero es cierto que es uno de los personajes más populares que hice, entonces está un poco el karma.

Noticias: ¿Cómo se las arregló para reinventarse?
Palombo: Y, es un amor muy profundo a mi artista. Trabajé mucho conmigo misma porque es muy difícil tener un trabajo súper fluctuante, desde lo económico hasta que cualquiera te diga que no estás trabajando cuando sí lo estás. Yo vivo de esto hace 15 años. Pero si no estás a las 21 en El Trece, como estoy ahora, la gente piensa que no trabajás. También es enfrentarse con eso, tenés que estar muy fuerte.

Noticias :Como si la actuación fuese solo la repercusión.
Palombo: Sí, obviamente que yo quiero trabajar y no parar, pero creo que los momentos más difíciles me hacen la persona y la artista que soy. Tal vez la gente que tuvo la suerte de pegarla se quedó ahí, no lo sé.

Dice que sus ganas de crecer y profundizar en sí misma la llevaron a estudiar coaching. Aunque no sabe si será una nueva artista profesional, ya le sirvió para bucear en sus propias aguas: “Me cambió la filosofía de vida, porque traía esto, por momentos traumático, de no sirvo, no tengo laburo, el ego, el alquiler”, confiesa.

Noticias: O la comparación con otros del elenco de “Rebelde Way”.
Palombo: Sí, pero ahí hay de todo, también gente que no laburó nunca más.

Noticias: Habiendo sido contracara de Lopilato, en algún momento habrá pensado: “Mirá ella y mirá yo”, ¿o no?
Palombo: Sí, pero hoy estoy en un lugar de mucho crecimiento personal que creo que se ve reflejado en lo otro. Obviamente quiero mucho más, pero desde un lugar más de paz. Es difícil el equilibrio, por eso para mí es muy importante conocerme. Yo soy docente de teatro, con Eliana González hace seis años que tenemos la escuela “La Frontera” y el coaching me sirve un montón para aprender a escuchar. Como docente, siempre aconsejo que tengan algo en paralelo, que les pueda a dar una tranquilidad económica. Cuando el arte pasa por “tengo que pagar el alquiler”, no está bueno.

Noticias:  ¿Cómo hizo usted?
Palombo: Me mantengo sola desde hace 15 años, o con la escuela o con comerciales o con teatro o cine. En tantos años, habré estado solo seis meses muy, muy mal.

Noticias: ¿En algún momento pensó en buscar otra actividad y dejar la actuación como segunda alternativa?
Palombo: Recién ahora, coni eso del coaching y de abrir la escuela, pero cuando tenés tan intrínseco lo que sos… Yo además bailo. Bailé diez años clásico y cinco tango. Estuve con Nacha Guevara en Tita, el único trabajo que hice como bailarina, y unos bailarines grosos me ofrecieron ir de gira y siempre era “No, mi actriz está primero”. Estuvo años y años sin viajar, porque mi obsesión con la actuación era tan grande que decía que tenía que estar acá, por si salía una oportunidad. Hoy abría la cabeza y sé que puedo viajar y, si surge algo, me vengo.

Noticias: ¿Qué perdió en el camino?
Palombo: Viajar, disfrutar un poco y una palabra con la que ahora me hice una pulsera: fluir. Creo que estoy aprendiendo con esta maduración que las cosas a la fuerza no van… Me perdí un poco el disfrute y fluir. No me quejo y estoy muy contenta y orgullosa, pero tal vez hubiera sido un camino, no sé si la palabra es mejor, pero…

En las estrellas es la contrafigura de Natalie Pérez, con quien se conocen desde Rebelde Way. “Es una participación tranqui que me permite estar en otras cosas también, como “La fragilidad de los cuerpos”, donde también hice una participación y fue un proyecto distinto, interesante. Y la peli “Cantantes en guerra”, en la que hice de pareja de José María Listorti, me entusiasnó que fuera para la familia y se diera en vacaciones de invierno”.

Noticias: ¿Cómo convive con la incertidumbre cuando termina un proyecto?
Palombo: Por suerte tengo la escuela, el estudio y estoy parándome en un lugar de generar. Creo que tiene que ver con madurar. Estoy orgullosa de quién soy y del laburo que hago conmigo. Y tenés esos regalos que te da esta profesión, como cuando fui al Festival de Chicago a presentar “Cómo ganar enemigos”, la película de Gabriel Litchmann que hice con Martín Slipak.

Noticias: ¿La tienta conquistar otros mercados?
Palombo: Sí, estoy en una edad en la que si lo hago, lo hago ya. Antes, muchas veces pensaba que iba a perder lo que había ganado acá y no. Ya esa cabeza no va más. Incluso casi quedo en una peli en España. No soy famosa, pero hace muchos años que trabajo.

Noticias: ¿Quiere ser famosa?
Palombo: No, nunca fue algo que me interesó ni que estuvo en mi energía, pero me ha pasado de perder muchos trabajos por no serlo, de tener todo pero que me falte un poco de nombre, y estoy un poco cansada de eso. Entonces, la verdad es que yo no quiero ser famosa para que alguien venga a pedirme una foto, pero sí para llegar a objetivos que me interesan más.

Está en un a etapa en la que se viene sacando prejuicios: hoy no renegaría de hacer “Showmatch”, por ejemplo, ni tampoco de salir con un actor, como le pasaba hasta no hace tanto. “Hace muy poco que me separé de un odontólogo rosarino. Fue una relación muy fuerte, muy hermosa, que me hizo crecer mucho, pero ya está cerrada”, desliza.

Noticias: ¿Tiene ganas de enamorarse?
Palombo: No estoy desesperada porque sí ni porque no. Estoy disfrutando la soltería, lo necesito para conectar conmigo y que se dé todo. Después de estar dos años y medio muy de novia, sé bien lo que quiero y lo que no..

Noticias: ¿Fue una relación a la distancia?
Palombo: No, yo intenté tener una vida allá.

Noticias: ¿¡La nena actriz iba a dejar todo por amor!?
Palombo: No sé si todo. Pero esa fue la lucha, intentar ver cómo hacerlo. No pude y él tampoco pudo venir acá. Si no existía nunca una duda de lo que soy de lo que amo, ahora se afianzó más todavía.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *