Personajes / 31 de agosto de 2017

Erika Halvorsen: “La película ‘El hilo rojo’ no me gustó”

A la autora del libro la disgustó el film. Ahora lanzó “Desearás”, que en el cine protagonizará Pampita. Su amistad con Dalma Maradona.

Parafraseando un reconocido dicho popular, “detrás de todo gran director, existe un mejor guionista”. Es que el rubro de escritor de historias, tanto en televisión, teatro y cine, no es muy reconocido. Sin embargo, Erika Halvorsen, logró repercusión debido a su trabajo con Dalma Maradona en “Hija de Dios” y por ser la autora intelectual de “El hilo rojo”, la película que generó polémica por sus protagonistas Benjamín Vicuña y Eugenia “la China” Suárez y el famoso “Paltagate”. Además, estuvo detrás de “Amar después de amar” y ahora llegó con “Desearás”, libro en el que se basa la película que en octubre Pampita Ardohain lleva al cine con el tándem Guillherme Winter y Mónica Antonópulos, bajo el título de “Desearás al hombre de tu hermana”.

Noticias: Su nombre se hizo conocido con “El hilo rojo”, pero hay toda una vida detrás de ese libro devenido en película.
Erika Halvorsen: Está toda mi vida. Yo vine desde Santa Cruz a los 17 años, porque allá cuando terminás el secundario, si te gusta el arte y los medios, no te queda otra que irte. Y vine a estudiar Comunicación a Buenos Aires, carrera que estudié solo un año, hasta que me pasé al IUNA a estudiar teatro.

Noticias: Santa Cruz lo remonta a uno a Néstor y Cristina Kirchner.
Halvorsen: Mi mamá llegó al sur con sus hijos más grandes y conoció a mi padre que era administrador de estancias. No hay vínculo familiar con Cristina ni Néstor. Mis bisabuelos fueron pobladores de la zona que hoy es El Chaltén, y si bien se dedicaron al campo, fue al campo del laburo, no del campo del piquete de la abundancia.

Noticias: ¿Llegó con algún contacto a Buenos Aires?
Halvorsen: No conocía a nadie. El primer mes viví en el departamento de mis abuelos en pleno centro, pero al toque me tuve que ir a vivir con una amiga porque no podía bancarlo. Si bien desde los 17 me mantengo sola, hubo momentos en los que no tenía un peso. Vendí celulares “Movicom”, atendí el 110 de “Telecom” y después trabajé para un senador santacruceño. Yo le escribía los proyectos de ley de comunicación.

Noticias: ¿Quién era ese senador?
Halvorsen: No importa. Prefiero no dar nombres. Fue hace mucho. No hace a la cuestión.

Noticias: ¿Y no tuvo la posibilidad de continuar en política?
Halvorsen: Sí, pero no me interesó. Aprendí mucho pero me alejé. Dejé en el 2001 cuando terminó el mandato del senador. Me dijo de recomendarme para seguir, pero preferí irme del país. Sentí que podía ser una trampa continuar en política. Porque era una seguridad económica importante que no quería. Desarmé mi casa en pleno abismo de diciembre, regalé todos mis libros, discos, ropa y me fui a Venezuela a hacer un taller de teatro antropológico en la montaña.

Noticias: Suena a ficción.
Halvorsen: Pero fue la verdad. Me fui con un grupo de amigos con la idea de armar lo que sea en otro país que no fuera Argentina. Pero como siempre pasa, allá decidí volver y comencé a trabajar en “Teatro por la Identidad”, donde conocí a Arturo Bonín y Susana Cart, con los que trabajé como asistente de dirección.

Noticias: ¿Le alcanzaba su pasión para poder vivir en una ciudad como Buenos Aires?
Halvorsen: Tenía amigos que me prestaban plata, sobre todo para pagar el alquiler. Cuando sos freelance no siempre estás bien pago. Durante mis primeros diez años en Buenos Aires, siempre estuvo la posibilidad de volverme porque no podía mantenerme. Pero siempre creí en mí. Hoy la que presta plata, soy yo (sonríe).

Noticias: De Arturo Bonín a Dalma Maradona, faltan algunos eslabones.
Halvorsen: A Dalma la conocí porque con sus amigos querían hacer una obra de teatro. Y una amiga mía que trabajaba con Claudia Villafañe, le sugirió mi nombre. Charlé con ellos, les propuse un guión, les gustó y me pidieron que los dirija. Tuvimos un entrenamiento para ver si nos llevábamos bien y pegamos muy buena onda. Yo no tenía prejuicios por ella, pero sí los sentí en el IUNA cuando comenzamos a trabajar juntas.

Noticias: ¿Pero aún así, me dice que hubo una prueba?
Halvorsen: Sí, pero porque yo el teatro lo hago con amigos. Y a ellos no los conocía. Ensayábamos a las once de la noche. Ver el sacrificio que hacían esos chicos me conmovió. Se pagó todo con una fiesta que hicimos. Nadie puso plata de su bolsillo. Y así me hice muy amiga de Dalma. Y en esas fiestas y asados que hacíamos con el grupo, se la pasaba hablando de las anécdotas de su papá y yo le decía que con eso tenía que hacer un unipersonal. Era muy gracioso lo que contaba. Además ella no es Maradoneana, no le festeja todo; al contrario, nos reíamos de sus críticas. Y la obra fue basada en nuestro contrapunto, porque yo sí soy Maradoneana. El nombre “Hija de Dios” se lo dije yo. Y una noche aceptó mi insistencia y me puse a escribirla. Un mes tardé. Creo que fue un record. Era lo que más quería hacer en el mundo. Fue como su catarsis, pero desde un lado muy responsable.

Noticias: Esas duplas impensadas que salen bien.
Halvorsen: Sí, porque además yo me sentía identificada con mi papá en la relación de Dalma con Diego. Y como sabíamos que era un riesgo, lo hicimos de la forma más independiente posible. Se acercaron muchos productores cuando se enteraron pero los rechazamos a todos. No era Dalma lucrando con su apellido, sino algo honesto.

Noticias: ¿Esa identificación por qué?
Halvorsen: Por cómo eran ellos en su vida privada. Lo loco fue que en el 2007 las dos teníamos a nuestros padres internados, y el día que muere mi papá, Crónica puso la placa que había muerto Maradona. Un 25 de abril que nunca voy a olvidar. Hay algo nuestro de ser hijas que es muy profundo y nos toca por igual, salvando las distancias, claro.

Noticias: Qué lio armó con “El hilo rojo”…
Halvorsen: “El hilo rojo” surgió por un productor que estaba buscando una guionista mujer para que cuente la historia, tipo disparador, de un pasajero y una azafata que tenían un flechazo y años después se volvían a ver para concretar su amor. Yo tenía la libertad de escribir los personajes, siempre partiendo de esa consigna. Comencé a escribirlo pero se trabó todo y me di cuenta que ya tenía casi un libro en mis manos. Llamé a mi editora y terminé dándole formato, sabiendo que de un buen libro puede surgir una película. Entonces el guión quedó ahí y yo escribí otra historia.

Noticias: Todos piensan que usted es la autora de esa película.
Halvorsen: Ni título tenía cuando me puse con ese guión. Recién en el medio del proceso, la producción me muestra la leyenda de “El hilo rojo” y la incluimos, pero quedó todo en el frezeer durante cuatro años. Hasta que los productores de “Abzurdah”, que habían filmado con la China Suárez, buscaban un guión y me compraron el mío para adaptarlo. Tomaban solo el disparador y tenían la potestad de hacer lo que quisieran. Para mí fue lo mejor, porque yo podía editar mi libro sin tener nada que ver con ellos.

Noticias: Está rompiendo el mito de que la China Suárez y Benjamín Vicuña se conocieron por usted y ahora filma con Pampita.
Halvorsen: Yo no tuve nada que ver con esa película (sonríe). Nunca vi a los actores ni conocí a la directora. Cuando comenzamos la idea de nuestra película, los actores eran otros.

Noticias: ¿Le gustó, al menos?
Halvorsen: No me gustó. La película no tiene nada que ver conmigo. En los créditos dice que fue a partir de un guion original de mi persona, pero nada más. La premisa que me interesaba en “El hilo rojo” era que la pasión no se corte. Que continuaran viéndose, aunque con otras parejas. Meterme en la infidelidad, que no se reprimieran nada. A mí la película no me interpeló ni me identificó.

Noticias: ¿Se sintió decepcionada?
Halvorsen: No, porque estoy acostumbrada a soltar las cosas que escribo y ver cuál es la vuelta que le dan los directores. Siempre me gustan, porque me vinculo con el director y estoy en los ensayos. Pero con “El hilo rojo” no tuve nada que ver. En cambio, con “Desearás al hombre de tu hermana”, la película de Diego Kaplan, estuve desde la génesis.

Noticias: “Desearás” tiene una trama muy sexual, pero no es de esta época.
Halvorsen: No quería que sea actual, para evitar los temas de las redes sociales y los celulares. Entonces estas hermanas serían como nuestras madres, y su madre, como nuestras abuelas. De hecho, esa madre está inspirada en la mía. Que la plenitud de esas hermanas fuera en los 70 tiene que ver con la época donde surgió la pastilla anticonceptiva.

Noticias: Su película nos muestra a Pampita como Ofelia, la hermana mala.
Halvorsen: Ninguna es mala. Ni Ofelia, que es Carolina Ardohain, ni Lucía que es Mónica Antonópulos. Que en realidad la idea era que fuese al revés, pero Mónica no aceptó porque no quería tener un rol tan femme fatal. Y cuando entendimos los personajes, vimos que era ideal para Carolina, que es modelo, bailarina, está muy vinculada con su cuerpo y tiene una belleza muy salvaje. No podía haber otra Ofelia mejor. La película es muy fuerte.

Noticias: ¿Está en su etapa más erótica?
Halvorsen: No creo. Sólo quería hablar del deseo y de la sexualidad. Con el libro “El Hilo rojo” me dijeron que tenía un lenguaje muy fuerte. Y me llamó la atención, porque no había orgías, sadomasoquismo ni nada; pero al narrar los detalles, se ve que chocó. Ahora sí redoblo la apuesta, pero desde los detalles.

Noticias: ¿Qué detalles?
Halvorsen: Es anecdótico el triángulo amoroso de una mujer con el marido de su hermana. A mí me interesó profundizar en la sexualidad de estas dos hermanas. Desde el primer orgasmo siendo chicas, hasta el uso de las pastillas anticonceptivas. Al noventa por ciento de las mujeres les pasa que a temprana edad se calientan y tienen un orgasmo. Siempre se habló de la erección de un chico, pero nunca del despertar sexual de una chica. Veremos qué pasa.

Noticias: ¿Su pareja qué dice del libro?
Halvorsen: No lo leyó aún. Imagino que se va a divertir. Me conoce.

Mariano Casas Di Nardo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *