Personajes / 5 de septiembre de 2017

Benjamín Vicuña: “A pesar de todo, volví a querer la vida”

Interpreta a una polémica Eva Perón en teatro. Documental en Palestina, transformar el dolor y su hijo con la “China” Suárez.

Benjamín Vicuña. | Fotos: Juan Ferrari.

Su llegada al Teatro Cervantes no pasa inadvertida. Ingresa hablando por celular vía Skype con sus hijos y no oculta su tono alegre. Una vez terminada la producción de fotos, se dirige hacia el palco donde se hará la entrevista. Se encuentra cerrado, pero eso no es un impedimento: “Trepemos, somos gente joven”, propone. Una vez sentado, observa: “Pensar que en ese palco estuvo Eva”, y señala otro más alto. Le cambia la mirada y es quizás porque Benjamín Vicuña interpreta uno de los papeles más importantes de su carrera y más trascendentales de la historia argentina: el de Eva Perón, del escritor Raúl Damonte Botana, más conocido como Copi. “Estoy feliz, con mucha emoción de poder estar en una obra que en su esencia es transgresora, que incomoda al público y que genera un debate inteligente”, confiesa. El actor, que cambió físicamente para el papel y enfrentó duras críticas por su interpretación, dice disfrutar esta obra que brindará funciones hasta el nueve de septiembre y saldrá de gira por varias ciudades de Europa, Colombia y Chile.

Noticias: Se armó revuelo cuando se supo que iba a interpretar a Eva. ¿Sintió que las críticas también tenían que ver por ser chileno?
Benjamín Vicuña: Sí. Antes del estreno, viví, escuché y fui testigo de un ruido que me generó decir: ¡Guau! Qué loco que todavía exista esto con brotes muy fascistas. Me dolió.

Noticias: ¿Pensó en dar marcha atrás?
Vicuña: Pensé en hablar con el director y hacer otro rol, o tomar otro proyecto mas cómodo, pero decidí hacerlo por las personas que van y no por ese “run run”.

Noticias: ¿Cómo fue la preparación de su papel, además de haberse teñido el pelo de rubio?
Vicuña: Fue enfrentarme a mis fantasmas: a la agonía, al dolor físico y mirar a la cara a la muerte.

Noticias: ¿Somatizó con el personaje?
Vicuña: Si. Sobre todo por la enfermedad. Estuve muy frágil durante todo el proceso. El personaje es potente, es muy fuerte lo que sucede. Es inevitable pensar en Eva Perón, que tengo una foto en mi camarín, con todo lo que la respeto y admiro, independientemente que yo compongo la Eva de este autor que se da todas las licencias poéticas y artísticas.

Noticias: Sobre esas licencias Pablo Moyano, líder sindical de camioneros, criticó la obra y dijo que hiere la fibra íntima del peronismo. ¿Qué opina al respecto?
Vicuña: El prejuicio es el arte de la ignorancia, de no tener la capacidad de entender que es una obra de teatro. Incluso hacer un llamado a no ver una obra me parece realmente triste, patético. Gracias a Dios nadie le hizo caso y la obra se llena. Es lamentable que haya gente que no pueda separar las cosas y que a veces se entienda todo como una religión.

Noticias: ¿Qué le parece la oferta actual?
Vicuña: Diversa y en la diversidad está el lujo. Hay grandes éxitos, un teatro off pujante y nuevos expositores dramaturgos. Es lindo cómo el público acompaña y que el teatro pueda competir de igual a igual, incluso con la televisión.

Noticias: Tiene una visión optimista, distinta de la de colegas que afirman que no hay trabajo para los actores.
Vicuña: El arte vive un estado de caos y de crisis. Son cambios de paradigma. No me parece ni ser apocalíptico ni excesivamente optimista.
Noticias: ¿Y a la TV cómo la ve?
Vicuña: Siempre el actor en televisión tiene ese miedo que lo van a dejar de llamar. Uno siente que no le dan los tiempos necesarios ni el cariño a los proyectos pero es inevitable entender que es todo inmediatez. Por eso la migración de muchos actores a otras plataformas que no tienen el rating como un verdugo y pueden depender de otros resultados.

Noticias: ¿Cómo ve a la Argentina en la que nacerá su nuevo hijo?
Vicuña: Voy a partir de lo bueno: tiene un potencial creativo maravilloso, un país generoso, que se quiere mucho a sí mismo. Debe tener cuidado con el nacionalismo sin sentido. Luego está la calle, que es cierto que hoy se vive el conflicto. Efectivamente hay muchas personas que viven en la pobreza y que les está costando vivir, una clase media castigada con suba de precios y alza de tarifas. Y la famosa grieta que atravesó artistas, mundo político y a la gente.

A fines del 2015, Benjamín Vicuña acaparó la atención de los programas de espectáculos. Más precisamente, su vida amorosa. Primero fue la filtración de unos audios que marcaban la ruptura con Carolina “Pampita” Ardohain, y en los que ella, a los gritos, le reprochaba una infidelidad. Luego llegaría el episodio del motorhome, donde, según dijo la modelo, habría encontrado a Vicuña teniendo relaciones con su compañera del film “El hilo rojo”, Eugenia “la China” Suárez. Si bien ambos negaron el episodio, meses más tarde, los actores confirmaron una relación.

Noticias: ¿Sintió que la vorágine que había en torno a su relación con “la China” Suárez no iba a terminar más?
Vicuña: (Risas) Sí.
Noticias: ¿Nota diferencia en el tratamiento mediático hacia usted entre la prensa chilena y la argentina?
Vicuña: Molesta la falta de respeto. También el ninguneo es constante. En Chile saben quien soy, lo que estudié, mi carrera como actor, que soy gestor cultural. Entiendo cuando hablan del famoso “juego”, que nadie me preguntó si quería jugarlo, pero por momentos cansa. He sido muy piola y caballero, pero a veces eso se entiende como una falta de carácter. Es complicado encontrar un equilibrio.

Noticias: ¿Que aportó Eugenia Suárez a su vida?
Vicuña: Risa, sabiduría y amor animal.

Noticias: ¿Cómo es eso de amor animal?
Vicuña: ¡Entraron a mi vida una cantidad de perros! Son señores que opinan (risas).

Noticias: A casi cuatro meses de embarazo, ¿en qué momento de su vida llega este bebé?
Vicuña: En un momento de madurez. El amor de pareja tiene mucho que ver con encontrar la paz y, en ese sentido, yo estoy muy pleno.
Al conversar con Vicuña puede percibirse que su norte son los niños.

Este año rechazó propuestas de cine, televisión y hasta le dijo que no a subirse al éxito de “Narcos”, de Netflix, por no cumplir su condición para tomar un trabajo: poder viajar a ver a sus hijos cada dos semanas. “Hoy priorizo mi familia. La vorágine del trabajo no tiene sentido. Son decisiones fuertes, pero esos hechos hablan más que el discurso”, dice. Los chicos son su debilidad. Por eso el 10 de septiembre emprenderá un viaje a Palestina para retratar, en forma de documental, la historia de un teatro que abstrae a los niños –a través del arte– del dolor, miedo y muerte que se vive en Medio Oriente. Y es esa misma sensación la que hace inevitable recordar uno de los momentos más duros que le tocó atravesar: la muerte de su hija Blanca en 2012. La mayor de sus cuatro hijos con “Pampita” falleció luego de contraer un virus durante un viaje a México.

Noticias: Su ex mujer también logró crear una familia con “Pico” Mónaco.
Vicuña: Sí, pero de eso no voy a hablar.

Noticias: Incluso en el peor momento de su vida, nunca perdió la sonrisa. ¿Qué lo impulsa a seguir adelante?
Vicuña: Me impulsa abrazar la vida y honrarla, a pesar de todo, por mis hijos. Ellos son mi razón de vivir, mi trascendencia. También me empuja mi vocación, que me sana. La vida es curiosa y cruel. Y por lo mismo, no queda otra que quererla igual y seguir, aún sin entender los desafíos y obstáculos. En un momento de mucho dolor y frustración me di cuenta de que podía ser aún peor.

Noticias: Se enojó con la vida…
Vicuña: Mucho. ¡Con toda la furia, con toda la rabia!

Noticias: Imagino lo que debe doler ingresar a ese estado.
Vicuña: No sólo duele, sino que sin fe entrás en un espiral de autodestrucción, de boicot y escepticismo. Por eso elegí volver a creer, renacer y querer la vida, a pesar de todo.

 

Belén Riva Roy
@belenrivaroy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *