Sociedad / 8 de septiembre de 2017

Cambio de época: La renovación de los noticieros de aire

Todos los canales modificaron la forma de presentar el contenido de sus informativos. Tecnología y hashtags. El rol de los conductores.

Por

Apuesta. Telefe fue el último canal en animarse a renovar sus noticieros.

Pantallas enormes y táctiles, hashtags por doquier, informes breves, juegos de cámaras que se mueven y hacen planos extraños y conductores que caminan por los interminables estudios mientras leen tablets. Los noticieros ya no son lo que eran. La información y el contenido sigue siendo la mercancía preciada, sin embargo, cambió el código para transmitirla. Y, en algunos casos, hasta se erradicó el simbólico escritorio central desde donde los conductores manejaban el programa.

Lo que fue bueno y exitoso en otro momento, no va a funcionar por siempre. No es una fórmula”, explica a NOTICIAS Roberto Mayo, gerente de noticias de Telefe, el último canal de aire en sumarse a la renovación de los noticieros. Es que la señal que acaba de inaugurar su nuevo estudio en Martínez, realizó un profundo cambio en sus cuatro envíos informativos que no sólo incluyó la vuelta a la televisión de Nicolás Repetto, sino que además llevó al canal a seguir los pasos que habían iniciado El Trece y América. “Se trata de asimilar los cambios culturales y estar aggiornados. Adaptarse a los códigos y usos de cada época”, asegura Mayo.

Modernizados, los noticieros siguen siendo parte destacada de la grilla de cada canal de aire y los cuatro grandes horarios en que se emiten siguen siendo los mismos: primera mañana, mediodía, noche y trasnoche. Sin embargo, hoy son un producto televisivo totalmente diferente a lo que alguna vez fueron. “Hubo un cambio en las formas y en la cantidad de contenido y en la manera en que se lo presenta, pero no en la calidad periodística, es sólo otro modo”, cuenta el productor general de noticias de ARTEAR, Ricardo Ravanelli, quien asegura que Telenoche se convirtió en el primer noticiero en animarse a la renovación, en 2015, y los resultados han sido más que satisfactorios y eso se vio reflejado en la audiencia. En efecto, Telenoche gana la batalla de rating a las 20 horas contra Telefe Noticias. Incluso logró ganarle por casi dos puntos (11,1 a 9,3 puntos) el pasado 4 de septiembre, cuando el canal de las pelotas puso al aire su nueva apuesta.

El informativo del prime time de El Trece se convirtió en el buque insignia del nuevo paradigma de noticieros, estela que luego fue seguida por otros canales. “Telenoche es hoy, más que nunca, la nave insignia de los noticieros. Porque hizo una renovación estética radical hace ya más de dos años y hoy estamos viendo que la renovación se replica”, asegura a NOTICIAS la conductora María Laura Santillán. El otro canal que cambió sus noticieros, hace exactamente un año, es América. El canal, que desde hace un tiempo ostenta el tercer lugar del rating, decidió no sólo realizar una fuerte apuesta a la tecnología y un mayor despliegue de imágenes y contenidos, sino que además transformó el noticiero del mediodía, por una apuesta mucho más novedosa. El típico escritorio dejó lugar a una mesa redonda y los conductores tomaron por costumbre presentar noticias mientras interactúan con la pantalla gigante.

En el caso de este canal, la oferta de noticieros se reduce a tres ya que por su programación carente de ficciones y con preminencia de los contenidos en vivo, la actualidad informativa está cubierta. Así, es “Animales sueltos” el programa que ocupa la medianoche y se encarga de continuar con la agenda. Por estar de viaje la gerenta de programación, Liliana Parodi, América no llegó a responder las consultas de NOTICIAS al cierre de esta edición.

Información 2.0. Esta mirada renovadora y rupturista que le dio buenos resultados al noticiero de El Trece se ha propagado en todos los informativos. “Aunque resulte raro, yo sigo creyendo en el valor simbólico del escritorio, pero no en que sea obligatorio, sino en que sea un elemento más entre otros”, explica Mayo, quien fundamenta esta opinión en que en un noticiero la prioridad siempre será el contenido, y por eso, todos los elementos que ayuden a difundirlo son útiles. En especial, los tecnológicos.

Es que los avances en materia de comunicación se han convertido en un arma de doble filo. Por un lado, el caudal de información que circula es tal que la competencia no cesa nunca y además el público está mucho más informado, obligando al noticiero a brindarle algo “extra”. Pero son las mismas redes sociales y plataformas de comunicación las que permiten abrir un abanico no sólo para participación de los espectadores, sino de difusión del contenido. Para Mayo, “los avances tecnológicos siempre van a ser bienvenidos y a medida que se pueden ir incorporando se hace, pero como un recurso más. Lo más importante siempre va a ser el contenido”, asegura.

En El Trece la incorporación de la tecnología se vivió de la misma manera, ya que según Ravanelli “no sirve poner pantallas porque sí o porque queda más bonito, sino que la prioridad está puesta en el contenido, si con algún recurso nuevo podemos contribuir a que sea más atractivo, mejor”. Según Santillán, “el éxito indiscutido de Telenoche no es la escenografía ni es el envase, no es la interacción en redes, ni es la tecnología. Telenoche es esencialmente sus propios contenidos periodísticos. Son los contenidos su razón de ser. El éxito se debe a esa decisión integral: ser un gran equipo de periodistas que suma y renueva sus contenidos haciendo periodismo”.

Nuevos roles. Con escenografías menos rígidas, más columnistas frente a cámara y mayor vértigo que antes, la función de los históricos bastoneros de los informativos, los conductores, cambió, pero no perdió valor. “En el canal, ellos entendieron rápidamente que era un nuevo esquema, un nuevo modo que sería beneficioso y como buenos profesionales se adaptaron a los cambios que hubo”, dice Ravanelli sobre la situación en El Trece y amplía: “En Telenoche desapareció el escritorio central y la figura de conductor paternalista, pero María Laura (Santillán) y Santo (Biasatti) siguen siendo los que distribuyen el juego. Son como Riquelme, saben cuando acelerar, cuando tener la pelota y llevan las riendas, pero ya no desde el típico escritorio”. Así, las tradicionales duplas de conductores, en especial las que llevan adelante la emisión del prime time, siguen vigentes pero al frente de envíos con diferente dinámica y no necesariamente sentados tras un escritorio durante todo el programa.

Vivimos en una época de actualización constante. Una aplicación de teléfono se actualiza cada dos semanas y el último cambio de Telefe Noticias había sido hace 11 años”, grafica Mayo. En esta búsqueda, el canal apostó por Nicolás Repetto para los mediodías, al frente de “El noticiero de la gente”, que debutó con un auspicioso 10,4, un número alto para un mediodía.

Los noticieros, con diferentes estilos, van a seguir existiendo siempre”, resume Ravanelli. Habrá que esperar a ver cuánto dura esta era, qué canal sabe interpretarla mejor y qué apuesta resulta la más atractiva. Por el momento, todos los canales entendieron que una modernización era necesaria.

 

5 comentarios de “Cambio de época: La renovación de los noticieros de aire”

  1. Realmente son patéticos. Poca información (y repetida 1000 veces), mucha opinión liviana, mucho show circense, cholulaje al por mayor, en el mundo como si no pasara nada.
    Lo único útil sería el pronostico del tiempo si alguna vez acertaran.

  2. La democracia no sirve para nada… Solo sirve para cambiar a los que nos arruinan la vida, nada más. Cambiar a unos por otros peores.
    El pueblo convalida una farsa. Los candidatos jamás se salen del discurso políticamente correcto (aceptable).
    Izquierda y derecha son dos caras de la misma moneda.
    Los mayorcitos tendrían que saberlo ya. Vieron toda la decadencia desarrollarse.

  3. Jovenes , hay amenaza del Presidente , de un tiro en la frente , y la marcha de los defensores , de cualquier cosa , porque no convocan , a una marcha nacional , en defensa del Presidente , que fue elegido en la Democracia.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *