Libros / 9 de septiembre de 2017

“Dos buscadores”: Solitarios muy acompañados

Sam Shepard – Johnny Dark. Correspondencia 1972-2011”. Editores argentinos, 501 páginas. $ 540.

Por

★★★★★ Pocas personas son tan conocidas como Sam Shepard, que murió hace poco: dramaturgo (unas 40 obras), narrador casi poeta (“Crónicas de hotel”, y otros libros), actor que “arma” una secuencia en cuanto su facha aparece en la pantalla grande (“Elegidos para la gloria”, etc.), guionista (de “París, Texas”), alrededor de 30 años seguidos de pareja de Jessica Lange, rockero, acompañante de Bob Dylan en una gira célebre que convirtió en libro.

Haciendo honor a su apellido, pocas personas son tan poco conocidas como Johnny Dark (“Oscuro”, apellido real, no seudónimo). Su vida giró alrededor sobre todo de dos personas, Scarlett (la mujer de su vida, que soportaba la presencia de “novias”), y el gran amigo Sam, con quienes se cartearon durante casi 40 años. La genial idea de una editorial universitaria originó la compilación de estas cartas (a cargo de ellos). Allí intercambian datos sobre lecturas, hablan de Gurdjieff (cuyas teorías siguieron durante años), y de amigos y parientes.

La suma final es un gran libro de narrativa, de desarrollo de ideas y de cambios. Una hija de Scarlett (O’Lan) se casó con Shepard: Dark pasó a ser su suegro, y a su vez los dos pasaron a ser ex, cuando Sam armó la mochila, subió a la moto y se fue a vivir con Jessica Lange. Su hijo Jess fue criado en parte por Dark.

Son más las cartas de Shepard (muchas de Dark se perdieron), más cercanas a lo que uno espera de un escritor que se autocastiga, duda, y sigue, según consejo de su ídolo, Samuel Beckett. Johnny Dark, en cambio, es un personaje tan inolvidable (junto a Scarlett, a quien acompaña a lo largo de décadas de enfermedad) como sólido. Con trabajos menores (limpiar casas, cortar fiambre en un negocio de mejicanos), adicción por Kerouac, rechazo de lo social. Los dos reconstruyen lo real (incluidas las largas charlas juveniles en motocicleta, drogados), comunican emociones, el desgaste y la muerte cada vez más cercana, que al fin llegó, para Scarlett y Sam.

La edición argentina, ejemplar, incluye numerosas fotos de Dark, textos manuscritos, postales: la construcción de dos vidas enlazadas, y una larga amistad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *