Sociedad / 12 de septiembre de 2017

Nicolás Paladini: de empresario a galán hot

El marido de Rocío Guirao Díaz saltó a la fama gracias al Bailando. Cómo superpone su actividad profesional con la danza. Prejuicios y miedo al ridículo.

Por

Nicolás Paladini se esfuerza por mantener separada su vida empresarial de su vida mediática, pero cada vez se le hace más difícil. Desde que en junio pisó por primera vez la pista del “Bailando” junto a su esposa, Rocío Guirao Díaz, su rutina se transformó por completo: lo persiguen los periodistas de espectáculos, lo convocan para producciones fotográficas subidas de tono y, por las redes sociales, recibe cientos de mensajes de mujeres y hombres que lo desean. El empresario y heredero de la fábrica de fiambres más tradicional de la Argentina se convirtió en todo un galán. Y, aunque disfruta de su reciente fama, insiste en que el Nicolás de la tevé es una “fantasía”.

El coqueteo con el certamen de Marcelo Tinelli empezó en abril cuando su mujer le contó que los habían convocado. “¿Querés que haga el ridículo?”, fue su primera respuesta. Su perfil era muy bajo y el temor al qué dirán en el mundillo empresarial lo hizo dudar. “Fue un punto crítico que evalué para tomar la decisión. Después me di cuenta de que, aunque a algunos les iba a gustar y a otros no, lo importante era animarme a una nueva experiencia que no tenía nada que ver con mi vida cotidiana. Se trató de romper los prejuicios”, afirma Paladini a NOTICIAS.

En paralelo. La faceta mediática y la profesional se superponen aunque él no quiera. Según cuenta, el “Bailando” le requiere mucha dedicación: “A veces cuesta porque nosotros ensayamos todos los días de 9 a 12. Mi idea es terminar ahí y después irme a la oficina. Pero a veces estoy bailando y me suena el celular con algún problema. Disociar el baile y tratar de concentrarme dejando el resto de lado es complicado, pero a la vez re interesante”, sostiene.

La pareja Paladini-Guirao Díaz se convirtió en una de las revelaciones de El Trece. Aunque él no venía de los medios, supo hacerse un nombre en muy poco tiempo. El perfil de galán sexy se ajustó a su medida y el matrimonio se divierte con eso. Tanto que, a los pocos días de debutar en la televisión, mostraron las divertidas declaraciones sexuales y amorosas que recibe el empresario a diario en su cuenta de Instagram.

Paladini aclara: “El Nicolás de Showmatch vendría a ser un Nicolás de fantasía”. El verdadero es el empresario que forma parte de la tercera generación de una familia santafecina tradicional, poderosa e influyente que supo hacerse un lugar gracias a la compañía de fiambres y embutidos más tradicionales.

Más allá del mandato. A pesar de tener una posición social más que envidiable y una fortuna que le hubiera permitido vivir tranquilo por el resto de su vida, a Nicolás Paladini lo picó “el bichito de la fama”. Para él aceptar la participación del certamen tiene que ver con la búsqueda de un camino propio que empezó cuando era muy joven.
Hace más de diez años decidió no seguir los pasos en la empresa familiar “Paladini” y apostar a emprendimientos propios: “Me costó hacerme un camino. Cuando tuve la oportunidad de ingresar a formar parte del directorio del frigorífico y seguir la política de trabajo para la que había sido formado, sentí que sentarme en ese puesto era algo demasiado sencillo. Por eso salí de ahí. Obviamente que tengo un apellido que me respalda, pero logré vivir de mis propios proyectos”, cuenta el rosarino que sí mantiene acciones en la tradicional empresa familiar.

Paladini empezó a estudiar Ingeniería Industrial en la Universidad Católica de Rosario pero abandonó cuando le faltaban nueve finales para recibirse. Fundó una aceitera en Córdoba, se metió en los negocios del shopping rosarino Fisherton Plaza y se hizo propietario del supermercado que funciona dentro del centro comercial.

Recién después de haberse casado con Guirao Díaz, en el 2007, rindió las materias que le faltaban para obtener el título universitario: “Ro fue la que me impulsó a terminar y hoy es una satisfacción enorme haber pasado por la experiencia de estudiar y poder darle un ejemplo a mis hijos el día de mañana”, afirma.

Sin embargo, el proyecto que lo desvela en la actualidad tiene que ver con la innovación. Para Paladini quedarse mucho tiempo haciendo lo mismo es impensado. Junto a un equipo de expertos, hoy se está abriendo paso con una empresa de tecnología y finanzas, Eye Capital S.A., que adopta técnicas de la Inteligencia Artificial para evaluar cuándo comprar y vender acciones en el mercado.

Paladini creció en una familia tradicional pero nunca dejó de romper con los límites para ir más allá. Su nueva transformación de este año y a pesar del qué dirán, fue el Bailando aunque el rol de galán mediático tampoco será para siempre: “Lo que estoy haciendo ahora es, nada más y nada menos, que una experiencia de vida más, que tiene un principio y tiene un final”, agrega.

 

Comentarios de “Nicolás Paladini: de empresario a galán hot”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *