Vida Gourmet / 13 de septiembre de 2017

Vivir 100 años gracias al vino

La bebida preferida de los argentinos posee la sustancia de la eterna juventud: el resveratrol. Los beneficios que esta sustancia aporta al cuerpo.

La vid tiene la capacidad de salvarse a sí misma. Cuando una enfermedad la ataca, o el clima amenaza su vida, ésta reacciona produciendo resveratrol, una molécula antioxidante y protectora.

El resveratrol, ¿sustancia poderosa? Se trata de un tipo de fenol natural que se produce en las plantas de las uvas, los arándanos, las frambuesas y las moras. Se la considera, incluso, la molécula milenaria del antienvejecimiento. ¿Por qué? Porque ayuda a prolongar la vida de las plantas.

“El resveratrol tiene una función de protección. La planta genera esta molécula en respuesta a condiciones climáticas peligrosas, a diferentes pestes o a una situación de estrés. Gracias al resveratrol y a su capacidad antioxidante la planta logra defenderse y no morir”, explica Viviana Michel, jefe del área Agrícola de Bodegas La Riojana.

Entonces, qué es eso tan misterioso que convierte al resveratrol en una sustancia tan atractiva: “La juventud”, responden los especialistas. Según apuntan, este no trae más que beneficios. Y por eso, en el continente europeo ya buscan la fórmula para introducirla en más y más alimentos. Ahora bien, ¿cómo beneficia realmente nuestra salud?

“Debido a su carácter antioxidante se le atribuyen efectos protectores a nivel cardiovascular ayudando a la reducción en la absorción de colesterol y la agregación plaquetaria. Además desarrolla acciones antiinflamatorias y anticancerígenas”, asegura Cinthia Kwaterka, licenciada en Nutrición de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina.

Los beneficios también son para la piel. “Es como un gran maestro que se encarga de reparar. Se da cuenta cuándo una célula está dañada y envía el mensaje a otras para que lo arreglen. Es un potente antioccidante que ayuda a bloquear todos los efectos del envejecimiento”, dice Miriam Manchego Andía, médica especialista en Estética y Nutrición. En cuanto a los orígenes de la molécula afirma que estudios hechos en poblaciones con restricciones calóricas revelaron que estas eran más longevas y menos propensas a enfermedades cardiovasculares. “Paralelamente, se empezó a indagar sobre los beneficios del resveratrol y se concluyó que causa el mismo efecto en las personas que la restricción calórica de estas poblaciones”, afirma.

Entonces estamos convencidos de que el resveratrol es bueno para la salud, pero ¿y el vino? Se registran entre uno y dos mililitros de resveratrol por cada litro. Si bien lo recomendado sería ingerir alrededor de 250 miligramos, lo cierto es que para llegar a consumir esa cantidad deberían tomarse muchas botellas de vino. Los especialistas por eso sugieren: “Beber solamente por placer ya aporta cierto grado de la sustancia al cuerpo. Si además se complementa esto con la ingesta de arándanos y uvas se estará aportando una cantidad sustancial”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *