Economía, Empresas / 21 de septiembre de 2017

Un argentino promueve la inversión inmobiliaria en Detroit

Marcelo Schamy ofrece viviendas para reciclar y después alquilar en una ciudad con pasado fabril automotriz.

Por

Marcelo Schamy nació en Mendoza y se fue rápido a estudiar a la ciudad de Buenos Aires. A los 20 hizo las valijas y se marchó a Miami en busca de oportunidades. Tuvo un negocio de Ricky Sarkany en esa ciudad y un local de electrónicos muy reconocido por muchos argentinos que, cuando el cambio lo permite, hacen culto del “déme dos” en la ciudad más latina de Estados Unidos.

Pero tras la crisis de las hipotecas subprime (2007), que gatilló una de las mayores crisis económicas desde el crack de 1929, Schamy se volcó con éxito al real estate. Los precios de las propiedades habían caído mucho y empezaron a aparecer los inversores de todos lados, tentados por comprar con descuentos de más del 50% lo que antes era inalcanzable.

Hoy Schamy está al frente de Detroit Investor Group, una firma que se dedica a comprar, restaurar y vender casas y departamentos en esa ciudad norteamericana que fue ícono de la potencia fabril en la primera mitad del siglo XX.

¿Por qué Detroit y no Miami, tan cercana a los afectos de muchos argentinos? “En Miami los precios ya se recuperaron. En cambio, en Detroit la revaluación recién comienza y hay mucho terreno para la recuperación, los precios están muy accesibles y por 60.000 dólares se puede comprar un departamento con un inquilino adentro y rindiendo 12% anual”, dice Schamy en diálogo con NOTICIAS.

Hay que tener en cuenta que así como fue ícono del poderío norteamericano, Detroit, la ciudad de las Big Three (General Motors, Ford y Chrysler) fue también símbolo de la decadencia industrial de la que todavía sigue siendo la principal economía del mundo.

“Detroit está en pleno proceso de resurgimiento. Es un proceso a largo plazo. Dos grandes inversores pusieron miles de millones para reconstruir la ciudad”, cuenta Schamy.

Se refiere a Leonard Stern, el mandamás del fondo de inversión BlackRock, y Dan Gilbert, otro multimillonario oriundo de Detroit que puso más de 2.000 millones de dólares para salvar a su ciudad luego del default en el que entró la municipalidad en 2013.
Desde entonces, el centro de Detroit no para de crecer y la generación de puestos de trabajo es más acelerada que la media de los Estados Unidos.

“La ciudad tiene las propiedades más económicas de los Estados Unidos. con precios promedio para unidades de tres dormitorios por 64.110 dólares, que es 240.000 menos que el precio promedio en Estados Unidos”, dice Schamy.

En otras palabras, un inversor chico todavía puede ser dueño de un departamento en Detroit por un valor que hoy en Miami sería inalcanzable.

Claro está: hay que saber qué se está comprando porque la ciudad todavía está rodeada de suburbios fantasma, con manzanas y manzanas de galpones y fábricas abandonadas o complejos de departamentos.

Detroit es, por hacer un paralelismo, lo que Barracas y Avellaneda en los años 90, cuando la desindustrialización dejó esa zona semiabandonada, hasta que años después empezó la reconstrucción del sur de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano.

Rendimiento jugoso

Desde Detroit Investor Group dicen que el rendimiento actual neto por alquiler puede ser de entre 8% y 12% anual, en dólares.

Una clave es que no hay propiedades en buenas condiciones. Por eso la firma ofrece el servicio ‘llave en mano’ de refaccionar las unidades y conseguir un inquilino.

Con más de 400 viviendas vendidas, ofrece la posibilidad de comprar una propiedad refaccionada a nuevo, bien ubicada y con apreciación comercial por un valor promedio de 60.000 dólares con renta mensual aproximada de 850, que resulta después de gastos en retornos que oscilan el 12% anual. Se espera que la propiedad aumente 50% en los próximos años.

Schamy dice que en menos de 30 días sus clientes/inversores pueden comenzar a cobrar rentas en dólares con la propiedad escriturada a su nombre o al de su compañía sin preocuparse por ningún detalle.

“Es una inversión en un bien tangible que colateraliza (respalda) la inversión sin depender de un resultado económico o productivo. Además, que actualmente estén generando retornos entre el 10% y el 12% permite una proyección del precio de hasta el 50%”, dice Schamy, quien agrega que “no es necesario que te guste la ciudad o que quieras ir a vivir allí”.

Con más de 500 inversores activos, su compañía nacida en 2008 en el estado de Florida espera un crecimiento del 40% en los próximos tres a cinco años, dice este mendocino que desde hace 30 vive y hace negocios en Estados Unidos. Ahora, ayudando a reconstruir una de las grandes ciudades norteamericanas que supo de tiempos mejores.

 

2 comentarios de “Un argentino promueve la inversión inmobiliaria en Detroit”

  1. OJO con este estafador !!!! Mentiroso serial.
    Que hable de la gente que estafo con proyectos en Miami que ahora se tuvo que mudar a Detroit.
    ESTAFADOR

    1. No puedo opinar sobre si es o no un estafador. Aunque no me extrañaria por ser argentino y haber ido a vivir a Miami. Pero en lo que si coincido es que invertir en Detroit es buena idea. Si tenes algunos dolares ahorrados y queres mejorar tu rendimiento, aqui en Argentina es imposible, porque no hay ningun vestigio de mejora. Y se piensa que este “plan” que no es sustentable, explota en el mediano plazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *