Personajes / 23 de septiembre de 2017

Soledad Villamil: “No soy la actriz de culto que piensan”

Abocada a la música, presenta su cuarto disco, “Ni antes ni después”. En pareja hace 20 años, defiende a la TV.

Soledad Villamil: “No soy la actriz de culto que piensan”
Fotos: Juan Ferrari.

En el imaginario colectivo de los últimos argentinos más premiados, seguramente piquen en punta Lionel Messi, Abel Pintos y Ricardo Darín. Sin embargo, de ponerse rígidos con los números, Soledad Villamil los supere. Al Oscar por el film “El secreto de sus ojos”, hay que agregar un Goya, un ACE, los Cóndor y los Carlos Gardel por sus primeros dos discos, por nombrar unos pocos. Sinónimo de éxito, pero cultora de un perfil bajísimo, se enorgullece de estar hace 20 años en pareja con Federico Olivera (47), con quien tiene a Violeta (16) y Clara (11).

Noticias: Pocos lo recordarán pero comenzó en la tira “Montaña rusa”.
Soledad Villamil: Sí, fue mi primer choque con la televisión. Me llamaron por unos pocos capítulos, pero se ve que rindió y lo extendieron. Hasta me apareció un hijo. Es muy de la televisión que te llamen para un papel y vaya mutando. Yo venía del teatro, de la composición del personaje y estaba en “Montaña rusa”, haciendo de la tercera en discordia entre los personajes de Gastón Pauls y Nancy Dupláa.
Noticias: El archivo es irrevocable, ¿se arrepintió?
Villamil: No, para nada. Tengo el mejor recuerdo de “Montaña rusa”, aunque nunca vi el programa. Gastón Pauls fue un gran compañero y ahí lo conocí a Diego Olivera, que años después se convirtió en mi actual cuñado.
Noticias: ¿Hay lugar en la televisión para usted hoy?
Villamil: Hice mucha televisión, me gusta y me interesa. Si hay algo bueno para contar, lo haría. Pero en los últimos veinte años, uno de los lenguajes de la televisión fue la improvisación, lo que surge del día a día, el rating minuto a minuto y ahora, las redes sociales. Si sos un animal de tele, no pasa nada; pero si no aceptás las reglas, la pasás mal.
Noticias: El año pasado hizo la serie “La casa del mar”.
Villamil: Me interesa lo que se está haciendo en cuanto a series. “La casa del mar” la hicimos con Federico (Olivera) y fueron como ocho largometrajes de un nivel superlativo. Fue una súper experiencia.
Noticias: Muchos dicen que la televisión argentina ya murió.
Villamil: Las series son parte de la televisión argentina. Y es un espacio que, incluso a veces, tiene mejores condiciones de elaboración que el cine. No depende tanto del medio, sino qué hacer. Se puede hacer teatro o cine y que sean una cagada o hacer televisión en pleno Prime Time y que esté buenísimo.
Noticias: ¿El nombre de su cuarto disco, “Ni antes ni después”, explica que la música es su pasión actual?
Villamil: Me gusta porque cada uno le da su propio vuelo. Le puse así porque hacía mucho que quería hacer un disco con composiciones mías. Creí que tenía que ser ahora, ni antes ni después.
Noticias: ¿El Oscar de “El secreto de sus ojos” fue la bisagra para volver a sus raíces?
Villamil: Sí. Después de eso llegó la oportunidad de hacer teatro con canciones, me volví a relacionar con la música a nivel artístico y sentí la necesidad de hacer algo mío. Sin expectativas pero con ganas. Hoy mi profesión se rige por la música, con mi pensamiento y energía, aunque pueda hacer películas o series.
Noticias: Gloria Carrá, Mike Amigorena, Virginia Innocenti… Son muchos los actores que cambian a la música. ¿Cuál es el encanto?
Villamil: El escenario es diferente de cuando hacés teatro. Creo que es el sueño de todo ser humano. Cantar es una bendición para cualquiera, en la ducha o en el auto. Hacerlo en un escenario es lo máximo. El actor encuentra libertad en el canto. Se rompe con la cuarta pared y se genera un espacio de conexión directa con el público que es sublime.
Noticias: Como actriz logró todo lo que se propuso. ¿Le dio miedo volver a empezar con el canto?
Villamil: En el origen de hacer algo nunca está ese miedo. Si pensara así, no saldría de mi casa. También está la enfermedad del hombre de criticar a quien hace lo que le gusta o intentar desestabilizar al que le va bien.
Noticias: ¿Cómo une su profesión con los tiempos que requiere y demanda una familia?
Villamil: Mis hijas tienen 16 y 11, las dos por cumplir años, están grandes y se están independizando de mamá. Pero influye mucho el momento. En tiempos de creación, soy flexible y pueden interrumpir. Se cambian los planes, lo que iban a ser horas de composición, terminan siendo horas para ellas. Cuando las fechas apremian, me encierro en mi sala de ensayo y “chau”. Que no me molesten. Igual molestan. Pero les digo: “Ahora no puedo”.
Noticias: Usted domesticó al galán de “Son de diez”.
Villamil: Estamos juntos hace 20 años. Para Guinness. Federico (Olivera) es muy lindo. Todo canoso, más todavía. Lo amo.
Noticias: El tango dice que no es nada, pero 20 años son muchos. ¿Alguna clave?
Villamil: No podría decir cuál es la clave porque cada pareja debería descubrir la suya. Pero en nuestro caso, divertirnos y pasarla bien. Hay que cagarse de risa y sobre todo, coger bien. El día que eso no pase, señal de alarma (sonríe). Sabiendo que ninguno es el dueño del otro, hoy estamos juntos, mañana no sabemos. Somos personas independientes. No hay celos, sí un compromiso de amor que hoy está más fuerte que nunca.
Noticias: ¿Cómo manejan los egos?
Villamil: Entendiendo de qué va nuestro trabajo. Hay veces que soy la mujer de Federico Olivera y otras, él es la pareja de Soledad Villamil. Ver que el éxito es circunstancial, como el fracaso. No somos perseguidos por la prensa, no convocamos a los paparazzis y esa tranquilidad nos juega a favor. No tenemos que ir a China a disfrutar de nosotros, vamos a Córdoba con el auto y listo.
Noticias: ¿Su cable a tierra?
Villamil: Mi casa, estar con mi hijas y con Fede. Los mejores planes son estar en casa sabiendo que ni sábado ni domingo se trabaja. Invitar a amigos a cenar, elegir un buen vino, hacer compras. Eso es como inspirar y espirar paz. Necesito de eso para subirme al escenario y estar entera.
Noticias: ¿Qué pasa si sus hijas, en esos viajes a Córdoba, le piden escuchar un reggaeton?
Villamil: Las mato. Igual no pasa (sonríe). Hay acuerdos básicos de convivencia. Por ejemplo, en viajes largos se escuchan Los Beatles, Charly García o Drexler. Por ahora el reggaeton no pasó por casa. Pero reconozco que cuando las veo escuchando algo raro, me contengo para no poner cara de “Qué es esta mierda”.
Noticias: ¿Qué la enamoró de Federico Olivera?
Villamil: Nos enamoramos porque Federico no es el galán que todos creen ni yo soy la actriz de culto que piensan. Éramos dos jóvenes trabajando en la película “La vida según Muriel”, nos vimos y nos enamoramos. La imagen pública es solo una parte. Lo más importante es la otra.
Noticias: ¿Soñó todo lo que vivió?
Villamil: Nunca me imaginé todo lo que me sucedió, simplemente porque nunca me destaqué en las clases de teatro. Me gustaba pero no era de las mejores. Sabía que quería dedicarme a eso pero mi máxima ilusión era tener una compañía y girar, que de hecho lo hicimos, cuando nos fuimos una temporada a hacer teatro por la Quebrada de Humahuaca.
Noticias: ¿Qué la sorprendió más?
Villamil: Haber protagonizado “El mismo amor, la misma lluvia” porque es hermosa. Yo había hecho “La vida según Muriel” con Eduardo Milewicz. Cuando volvimos de filmarla, en Villa La Angostura, Eduardo me dijo que tenía un amigo que venía de Estados Unidos y me quería mostrar un guión. Me junté con Campanella, me dio el guión de esa película (que no se llamaba así) y me encantó. No sabía que iba a estar Ricardo Darín. Una hermosa experiencia porque venía sufriendo en todos los personajes y ahí saqué mi beta cómica.
Noticias: Y después, “El secreto de sus ojos”.
Villamil: Diez años después. Me mandó el guión y morí. No hubo nada que pensar. Sabía que iba a estar Darín pero no Francella. Me mandó una foto de Sandoval, con el peluquín, con el bigote photoshopeado y me encantó. Le pregunté si era un actor de casting y me contestó que era Guillermo Francella. No podía creerlo. Ahí entendí que algo ya estaba sucediendo.
Noticias: ¿Qué recuerda de la filmación?
Villamil: Fue un trabajo muy duro. Un trabajo ambicioso que exigía todo de cada uno. Se filmó mucho de noche, sobre todo en Tribunales, con horarios acotados. Lo disfruté pero fue un trabajo muy disciplinado. A Pablo Rago, de viejo, lo vi en Make Up y lamenté no tener una escena con él.
Noticias: ¿La primera impresión cuando la vio terminada?
Villamil: Recuerdo la frase que le dijo Fede (Olivera) a Campanella al salir de la función privada: “Esto es histórico”. Cuando ganamos el Oscar me acordé también de esa frase. Lo recuerdo y se me pone la piel de gallina. No fui a la celebración porque no me invitaron. Si me hubiesen invitado, hubiese ido.
Noticias: ¿Qué le pareció la remake con Julia Roberts y Nicole Kidman?
Villamil: Me pareció que tiene mucha calidad y mismo Julia Roberts está genial en mi rol. Pero me quedo con nuestra versión porque habla de una problemática tan específica de nuestra historia, que al sacarle ese contexto, de la Triple A y de la represión, quedó sin mucho argumento. Pero es correcta.
Noticias: ¿Qué dijeron sus hijas cuando la vieron vieja?
Villamil: Mis hijas todavía no vieron “El secreto de sus ojos” porque no les gusta verme y porque el tema no les interesa por ahora. Me vieron mientras me maquillaban y decían que estaba igual a su abuela.

 

Mariano Casas Di Nardo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *