Televisión / 25 de septiembre de 2017

Cuéntame cómo pasó

La ficción, el cuento de los Martínez y compañía, parece una ilustración de los sucesos noticiosos sin lograr levantarse con fuerza propia.

Por

★★★ Sabemos cómo lo viviríamos hoy, te contamos cómo lo vivieron ellos” es el lema de “Cuéntame cómo pasó”, la versión argentina del unitario que en España lleva 18 temporadas de éxito. Producida integralmente por la TV Pública, la adaptación local en formato tira diaria está en manos de las creadoras de “Mujeres asesinas”, Liliana Escliar y Marisa Grinstein, que ubicaron la historia de la familia Martínez en un barrio de clase media y obrera de los suburbios de Buenos Aires, desde 1974 hasta 1983, es decir, 80 capítulos desde la muerte de Juan Domingo Perón hasta el regreso de la democracia.

Cruce de macro y microhistoria, de lo documental y lo ficcional, en “Cuéntame cómo pasó” algunos recordarán y otros se informarán acerca de cómo era la vida aquí nomás en términos históricos cuando la tecnología era tema de la Nasa, fumar no era pecado, tener sexo sin libreta se llamaba “relaciones prematrimoniales” y el género era cuestionado en las tiendas y mercerías. La serie nos trae publicidades, slogans, personajes, películas que dicen tanto como los hechos políticos. Porque, además, “humanizan” aquella época a escala pequeña: después de la sobredimensión que tomaron los setenta en los últimos años, acá vemos la vigencia de las costumbres y las rutinas de larga duración poco permeables a lo que pasaba afuera y más allá de lo conocido.

En ese contexto, los Martínez: papá Antonio (Nicolás Cabré), mamá Mercedes (Malena Solda), una abuela inmigrante española (Leonor Manso) y tres hijos: Inés, que trabaja en una peluquería (Candela Vetrano); Toni, el primero en la familia en ir a la facultad (Franco Masini) y el más chico, Carlitos (Luca Fernández Ciatti). A la primera le toca enlazar los cambios acelerados del lugar de la mujer; el segundo es la pata con la política; y el menor es el narrador de la historia, quien cuenta ya adulto lo que vivió en su infancia (off de Martín Seefeld).

Comparaciones odiosas, echar un vistazo al “Cuéntame” español no es alentador. No sólo porque entre Imanol Arias y Cabré hay un océano de miradas, gestos y grados centígrados que no tienen nombre pero están ahí, en la pantalla, sino por el tono general elegido para la versión argentina. A la frescura rebosante de la creación de Miguel Ángel Bernardeau, se le contrapuso una versión grisácea, desangelada, como hecha a reglamento. No solemnes pero sí, otra vez, nos pusimos demasiado serios para meternos con la historia. La ficción, el cuento de los Martínez y compañía, parece una ilustración de los sucesos noticiosos sin lograr levantar de ese piso con fuerza propia.

Y el bar, ese eterno recurso para resumir en una mesa los últimos acontecimientos en boca de los personajes. Para destacar, siempre, momentos de actores que saben hacer fuego: Carola Reyna y Mónica Scapparone; y Carlos Santamarina y Paula Kohan.

Telenovela. L. a J. a las 22 por la TV Pública. Con N. Cabré, M. Solda y elenco. Voz en off: M. Seefeld. Libros: L. Escliar y M. Grinstein. Prod.: TV Pública. Dir.: D. Galimberti y J. Bechara.

 

Comentarios de “Cuéntame cómo pasó”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *