Personajes / 5 de octubre de 2017

Mercedes Scápola: “La fama me pasa por al lado”

Por Gisela Etlis | Dirige en Microteatro Buenos Aires y admite que le cuesta delegar. Carácter fuerte, ser “hija de” y el resguardo de su vida privada.

Exigente. Así se define Mercedes Scápola en un momento de debut en su vida profesional. “Ajuste de cuentas” marcó su primera vez en la dirección y fue en un lugar perfecto, asegura: Microteatro Buenos Aires, un nuevo espacio en Palermo en el que se dan varias obras mensuales de 15 minutos, para 15 espectadores, en salas de 15 metros cuadrados. Cada mes, las obras tienen un eje temático, en septiembre es “por amor” y en octubre será “por sexo”. También es una de las curadoras del proyecto y es allí donde “Mey”, como todos le dicen, pasa sus tardes, ceba mate y lleva budín casero a sus compañeros.

Le brillan los ojos cuando menciona a León, de 4 años, –hijo que tuvo con Mariano, el hermano gemelo de Juan Castro, a quien ella conoció luego del fallecimiento del periodista–, y otro tanto cuando habla de su trabajo. Antes de ser actriz, Scápola fue barwoman, profesora de inglés y de zapateo americano. “Soy taurina, muy trabajadora”. Confiesa que le encanta leer el horóscopo y hace poco se hizo su carta natal: “Entendí mucho de mí”.

Noticias: ¿Cómo fue la primera experiencia en dirección y en Microteatro?
Mercedes Scápola: No había dirigido antes, pero sí había hecho coaching a actores y estudié dirección con Augusto Fernández. Me resulta apasionante, pero muy cansador. No podés delegar nada, te tenés que ocupar de todo.

Noticias: ¿El teatro, la tele o el cine?
Scápola: Cuando era más chica prefería el teatro porque era lo que había estudiado. Después hice bastante televisión y me di cuenta de que me siento cómoda cuando algo está bien hecho, con buenos compañeros y grandes directores, más que con un formato. El cine es maravilloso, ahora hice una participación en “La reina del miedo”, de Valeria Bertuccelli, con un equipo increíble.

Noticias: ¿Cuándo entendió que actuar era lo suyo?
Scápola: No decidí ser actriz en mi adolescencia de un día para el otro. Fue mientras estudiaba. El consejo que me dieron fue que estudiara con un buen maestro y a los quince años empecé en la escuela de Agustín Alezzo, después con Julio Chávez. Haciendo se me despertó la vocación.

Noticias: ¿Pero qué fue lo que le hizo estudiar teatro?
Scápola: Curiosidad. Mi mamá hacía teatro, actuaba y dirigía. El mundo del teatro me encantaba. Yo estudiaba zapateo americano y a los quince ya había hecho muchas muestras. Recién a los dos o tres años me empezó a interesar. Me enamoré de Alezzo, de su manera de enseñar. Era una época de leer mucho y de analizar textos, otros tiempos.

Noticias: ¿Cómo se llevaba con la fama en esa época, siendo hija de una actriz reconocida (Mercedes Morán)?
Scápola: Nunca padecí la fama. Mi mamá siempre fue una persona de perfil bajo. La fama me pasa por al lado. No lo digo despectivamente sino que no es un problema en mi vida.

Noticias: Tampoco hay muchas notas sobre usted…
Scápola: No me gusta. Sólo doy notas cuando tengo que hablar sobre mi trabajo. Nunca di notas con parejas, ni fotos familiares con mi hijo ni con mi marido. No me interesa mostrar en lo más mínimo esa parte. Me siento incómoda. Ni hacer una producción de fotos para que conozcan mi casa y mis hobbies. Me deprime.

Noticias: ¿Le parece mal que los actores den ese tipo de notas?
Scápola: No. Son formas diferentes. Hay personas a las que les gusta producirse, lo sienten como una diversión. A mí no me pasa. No cuento cosas de mi vida, no lo hice ni cuando tenía 18 años y mi mamá hacía “Gasoleros”.

Noticias: “Graduados” marcó su nivel de exposición y su carrera…
Scápola: Sí, lo que pasó ahí y con “Guapas” era un nivel de popularidad increíble. En ambas tiras hice dos personajes muy diferentes. En “Graduados” hacía de una cordobesa, quedé embarazada de mi hijo en el medio e hice toda la novela embarazada. Grabé doce meses, terminé y parí.

Noticias: Los dos personajes tenían una personalidad muy fuerte. ¿Se considera una persona con carácter?
Scápola: Sí. Así soy yo. Hacer una sumisa o una simpática me cuesta mucho más. Sé que tengo que ir para el otro lado porque me hará mejor actriz. Pero Natalia, mi papel en “Guapas”, era hermoso. Tenía unos ataques de ira…

Noticias: ¿Y a usted qué cosas la enojan?
Scápola: Las injusticias. Soy poco tolerante con la gente inoperante. Cuando alguien no hace bien su trabajo me vuelvo muy loca. Soy taurina, muy trabajadora. Todo lo que conseguí fue con mucho esfuerzo. Entonces cuando veo alguien que no le da demasiada importancia a su trabajo, me saca.

Noticias: ¿Cómo trabaja la paciencia?
Scápola: Un hijo te transforma en una persona a prueba de balas. La paciencia la practicás todos los días. Después, mucha terapia, y ver que uno se enoja muy fácil y la luna en escorpio te juega una mala pasada… (risas). Y tratar de ver que hay cosas más importantes.

Noticias: Hablando de maternidad, su madre dijo que tenía muchos miedos. ¿Cómo es usted con su hijo?
Scápola: No tan miedosa como ella. Me da miedo que se lastime, pero tengo un varón. Mi hermana tiene una hija y está todo el tiempo pensando que se va a golpear o caer, pero yo lucho con eso. De hecho, León era miedoso cuando era más chiquito y yo trataba de incentivarlo y acompañarlo.

Noticias: ¿Y con usted misma tiene miedo?
Scápola: Trato de no volver sola de un lugar a las 4 de la mañana. Pero no estoy todo el tiempo pensando en que me va a pasar algo. No podría vivir así, no soy paranoica.

Noticias: ¿En las redes sociales se cuida también?
Scápola: Trato de usarlas para comunicar mis trabajos. Y las uso para chusmear un poco, como todos. Porque todos somos “re chusmetas”.

Noticias: La temática de septiembre de Microteatro es “por amor”, ¿qué locura hizo por amor?
Scápola: No sé si es una locura, pero cuando era adolescente casi todos mis novios eran de Mar del Plata. Me pasaba la mitad del año ahí. Todos los feriados, vacaciones de invierno… Mi tía vivía ahí y tenía amigos. Me enamoraba de chicos de allá y me quedaba horas y horas esperando a que me den bola. Sufrí mucho por amor. Soy muy apasionada.

Noticias: No es lo mismo el amor a los 20 que a los 40… ¿Ahora también sufre así por amor?
Scápola: Ahora estoy grande y tengo un hijo, pero igual sufro. Soy de angustiarme. Tardo mucho en desengancharme de las personas. Pero ya está, mi amor más grande del mundo es mi hijito.

Noticias: A más de 12 años de la muerte de su cuñado, Juan Castro, ¿cómo le afecta que todavía no esté aclarado la causa de su muerte?
Scápola: No tengo nada que decir de Juan.

Noticias: ¿Cuándo fue la primera vez que sintió que algo le salió mal?
Scápola: Soy tan exigente que siempre tengo la lupa puesta más en lo que me sale mal que en lo que me sale bien. Me acuerdo de algo cuando era chiquita que fue culpa de mi mamá. Hacía la muestra de fin de año de zapateo americano y mi mamá me cosió lentejuelas en una malla, pero las cosió con la tela sin estirar. Cuando me puse la malla estaban todas las lentejuelas tiradas y no quería salir por la frustración y pensaba en cómo no lo probé antes. Ahora soy la primera en chequear todo.

Noticias: ¿Es así de exigente con su cuerpo también?
Scápola: Sí, trato de no pasarme, salvo después de tener a mi hijo que quedé con 10 kilos de más e hice “Guapas” con ese sobrepeso. Intento cuidarme, aunque no soy enferma. Corro, entreno, no fumo, no tomo alcohol ni consumo drogas. Soy exigente conmigo, con mis horarios, con mis comidas.

Noticias: ¿Cómo vio los resultados de las elecciones primarias?
Scápola: Nací en el ‘75, siempre voy a votar, no existe para mí no ir a votar. Me encanta discutir de política, pero bien. Me gusta ver los programas, estar informada y enojarme.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *