Restaurantes / 27 de octubre de 2017

Faraday: llegar a buen puerto

Es simplemente un bar, un puerto donde llegar, sentarse a beber, conversar y comer rico.

Por

Cuando los marineros pasaban meses en altamar, lo primero que buscaban al llegar a un puerto era un bar. Allí reconectaban con el mundo: un buen plato de algo local, reconfortante, y unos tragos para fortalecer el espíritu. Esta es la esencia que Hernán Calliari -durante 10 años a cargo del salón del Bar Danzón- y su socio Federico Vaintraub quisieron plasmar en Faraday. Es simplemente un bar, un puerto donde llegar, sentarse a beber, conversar y comer rico.

Ubicado en medio de la agitada zona de Alto Palermo, al entrar se produce el efecto de la jaula de Faraday, principal invento del científico que le dio nombre al bar. Es largo de explicar pero Michael Faraday, un referente de Einstein, creó una cápsula donde los campos electromagnéticos externos no podían penetrar. Aquí, escalones arriba del mundanal ruido, uno está en otro mundo.
La coctelería es clásica con una vuelta de tuerca (excelente el Bloody Mary con un toque picante de jalapeño), hay una buena variedad de whiskies y maltas, y vinos de etiquetas interesantes a precios rebajados. El happy hour incluye todos los tragos de la carta y dura dos horas, desde las 19 en la semana y desde las 20 el sábado.
Un gran diferencial de Faraday es la comida, que tiene igual importancia que la bebida. La carta, creada por Julieta Oriolo (La Alacena), incluye originales piqueos como las croquetas de humita, las bruschetas de pâté con hinojos caramelizados, los deviled eggs (huevos rellenos) con clara frita y salmón y langostinos thai con mayonesa de lima, entre otros. Los miércoles hay combos de tapa y cerveza para calmar a la fiera antes o después de ir a los cines de Beruti.

En Faraday también hay platos fuertes: ñoquis de ricota con manteca de salvia y limón, meatball sándwich (para apetitos feroces), white salad con langostinos a la chapa y veggie burritou (con porotos adouki, palta, muzzarella, pico de gallo y cilantro.
Para pasar o quedarse, picar o comer, meditar o socializar. Bares como este, son lo que uno quiere que sea.

 

Bulnes 2022, Palermo. 4822-1673. Cocina / Bar.
Martes y miércoles de 19 a 1:30. Jueves y viernes de 19 a 2. Sábado de 20 a 3. Happy Hour de 19 a 21. Principales tarjetas. Precio promedio: $ 250.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *