Personajes / 8 de noviembre de 2017

Álvaro Vargas Llosa: “La grieta está al interior del macrismo”

Por Valeria García Testa | El periodista presentó su último libro, “El estallido del populismo”. Trump, Macri, su insólito casamiento y el divorcio de sus padres.

Asegura que no le pesa la carga genética y que incluso siente a Mario Vargas Llosa más como a un hermano mayor que como a su papá. Álvaro tiene mucho parecido físico con su progenitor y también es escritor y periodista. Convivir con un padre Premio Nobel implica un techo altísimo, pero no acusa recibo: “¡La última meta que me propongo es superarlo! ¡Estoy feliz de que esté ahí arriba!”, se ríe.

A principios de octubre, cuando las elecciones legislativas eran terreno de especulaciones, vino a la Argentina a presentar el libro “El estallido del populismo” (Editorial Planeta). Se trata de un compilado de artículos que coordinó y que su padre prologó sobre lo que considera un fenómeno actual universal que toma formas tan distintas como para encarnarse en Donald Trump, Nicolás Maduro o Marine Le Pen.

Noticias: ¿Cómo define al populismo?
Álvaro Vargas Llosa: No es fácil, hay de izquierda y de derecha. Una característica es acelerar los tiempos para obtener resultados rápidos, sacrificar el largo plazo por la inmediatez y avasallar instituciones, contrapesos, frenos; y por eso poner en peligro la democracia. Sólo un caudillo mesiánico puede hacer eso. Puedes llamar populista a Maduro, a Trump, a Le Pen, a Podemos y al presidente filipino.

Noticias: ¿Sirve como categoría de análisis pese a ser un término vago?
Vargas Llosa: Sí. Si se presenta un partido comunista que quiere hacer en la Argentina una segunda Cuba, es fácil combatirlo en el sentido ideológico, quizás no en el político. Pero si viene un populista en un contexto democrático, es difícil combatir porque tiene un perfil difuso y se sabe amoldar a las circunstancias, toma la forma del interlocutor. Si no tienes claro qué es un populista, vas a caer en la misma trampa. Engloba mucho, por eso se ha viralizado.

Noticias: Teniendo en cuenta que se da en territorios, historias y culturas diferentes entre sí, ¿a qué adjudica esa expansión?
Vargas Llosa: Hay varias causas. En lo inmediato, la crisis financiera de 2007/2008: sólo en una situación de shock puede darse un fenómeno donde tanta gente cuestione cosas que hasta ese momento juzgaba elementales para la convivencia y la política. Un segundo elemento es que a esta generación le tocó la parte más complicada de la globalización. Muchos preguntan por qué tantos americanos votaron de esta forma. Si eres un trabajador en una industria tradicional en el medio oeste, tu padre y abuelo trabajaron de lo mismo, y de pronto esa industria emigró a México o a China y tienes que adaptarte, salir de tu ciudad y empezar en otra industria; cambia tu historia familiar, aquello con lo que te criaste, tu vida, no sólo tu trabajo. Es lógico que tengas una incomodidad con este mundo ajeno, que te cuesta entender y que te da miedo; ese es un tema clave, la falta de seguridad.

Noticias: La globalización conlleva repliegues nacionalistas.
Vargas Llosa: Es desconcertante. La gente quiere protegerse, quiere lo conocido. ¿Por qué los populistas tienen éxito en un momento de conmoción? Porque te protegen frente al futuro. El populista dice: “No sólo conozco el futuro sino que te voy a llevar ahí”. A su vez, nuestras instituciones intermedias perdieron vigencia, legitimidad y poder. Eso es peligroso porque cualquiera ofrece cualquier cosa, al populista le facilita la comunicación. Trump logró eso. Él tiene una intuición certera de cuál es su público, por eso cuando lo vemos hacer cosas enloquecidas…

Noticias: ¿Está actuando?
Vargas Llosa: No está loco, entiende a qué público va dirigido, dónde está esa base crucial para evitar rivales en el partido republicano. Es una relación de caudillo y base política que pasó a ser más importante que la relación con el país.

Noticias: ¿Por qué dice que en la Argentina el populismo es una característica cultural?
Vargas Llosa: Porque regresa y regresa y regresa. Aquí el populismo muestra las orejas por primera vez a fines de los años ´20, pasó casi un siglo. Tuviste un populismo de izquierda con los K y uno de derecha con Menem, ambos son peronistas.

Noticias: Así de ambiguo como el concepto de populismo, ¿no es también el de peronismo?
Vargas Llosa: Sin duda, esa es la clave de su éxito. Si hubiera sido un dogma ideológico, no habría tenido esa capacidad para sobrevivir. Logró convertirse en algo abarcador y proteico; cambia de formas y asume distintos ropajes.

Noticias: ¿Cómo evalúa la gestión de Macri?
Vargas Llosa: En pocos días asistí a 20 debates privados, con personas originalmente bien dispuestas hacia él. La mitad dice que esto es un desastre y que no se atrevió a hacer lo que hay que hacer. Luego escuché la versión contraria; que quiere ser el primer gobierno no peronista que sobrevive. El gran debate hoy en la Argentina no es el kirchnerismo o el gobierno, la grieta está al interior del macrismo. No sé si es justo decirlo así porque ellos ya ni se consideran macristas, están tan enfervorizados contra Macri…

Noticias: ¿El sector que apoyaba a Macri tiene sus propias grietas
Vargas Llosa: Sí, se está dividiendo entre los que piensan que Macri debería haber ido más rápido y pagar costos más altos y quienes piensan que la única forma de hacerlo era esta.

Noticias: ¿Qué cree usted?
Vargas Llosa: Era escéptico del gradualismo, pero hay que reconocer que su manejo de los tiempos ha sido inteligente. Si logra lo que quiere en estas elecciones (N.delaR.: la entrevista se realizó a principios de octubre), el kirchnerismo se convierte en un problema marginal entre los peronistas que luego se sacarán los ojos para ver quién lidera; y con ese mandato renovado, Macri puede empezar a aplicar medidas con más energía.

Noticias: Los empresarios piden reformas laborales e impositivas pero hay un alto porcentaje de población que se queda fuera del sistema. ¿Qué se hace con la pobreza?
Vargas Llosa: Atacar las dos cosas al mismo tiempo. Evidentemente hasta que un sistema de inversión privada masiva cree condiciones para que esa gente salga de la pobreza va a pasar un tiempo. En ese lapso tienes que hacer algo. El modo inteligente es con programas sociales localizados, que no te produzca hiperinflación para financiarlos y, menos, clientelismo político. Si tienes que desarrollar gastos infinitamente mayor a los ingresos y expropiar empresas para redistribuir esa riqueza, vas a matar a la gallina de los huevos de oro. Eso fue el kirchnerismo.

Noticias: ¿Y qué pasa si se contrae deuda?
Vargas Llosa: Hay demasiada efectivamente. Supongo que la idea del gobierno es que ingresará mucho capital a mediano plazo y eso generará ingresos fiscales, como en este momento no lo tienen, se están endeudando mucho. Hay que tener cuidado, por supuesto.

Cuando conoció a Susana Abad, su esposa, Álvaro vivía con guardaespaldas las 24 horas porque su padre era candidato a presidente del Perú, en un contexto violento regido por Sendero Luminoso y cargado de amenazas. Romeo moderno, se ponía de acuerdo con amigos para ir a sus casas, les decía a los custodios que se quedaran fuera y saltaba por los techos para escaparse a ver a su novia. Pese a la derrota en las urnas, su vida no se normalizó. A los 25 años decidió casarse, pero los Vargas Llosa tenían un enfrentamiento fuerte con Alberto Fujimori y los alcaldes se negaban a oficiar el matrimonio. No encontró otra alternativa que ir a trabajar a Madrid y contraer enlace a la distancia, mediante un poder. “Mi hermano me representó porque él no tuvo un rol activo en la campaña como lo tuve yo. Entonces mi mujer se casó con mi hermano y pasaron la primera noche mi hermano, su mujer y Susana en la misma cama porque estaban en una casa con un solo cuarto”. Vargas Llosa se ríe recordando que a las 4 de la mañana lo despertó el teléfono para confirmarle que había dejado la soltería. “Se fueron a celebrar y se olvidaron de llamarme”.

Noticias: Que sus padres se divorciaran hace un par de años habrá sido un cimbronazo familiar importante.
Vargas Llosa: Muy difícil. Pero descubrí que tengo capacidad para afrontar grandes crisis. En una situación traumática, me tocó afrontarlo con serenidad.

Noticias: Y ponerse delante de la situación.
Vargas Llosa: Alguien que tuviera buena relación con todas las partes tenía que hacerlo. No tuve tiempo de pensar. Hubo mucha gente metiendo la cuchara donde no debía. Una familia pública es distinta a una familia privada, no te permiten vivir estos episodios en privado. Es una situación dura y traumática pero, al mismo tiempo, nadie mató a nadie. La civilización encontró esta fórmula cuando una pareja, por la razón que sea, decide terminar su relación.

Noticias: Siempre habló públicamente muy bien de Isabel Preysler, pareja de su padre desde que él se separara en 2015.
Vargas Llosa: Sin duda. Además la relación continuó, hay que respetarlo. Quién soy para decirle a mi padre o a mi madre lo que tienen que hacer en ese campo. Como hijo, debo estar cerca de ellos. Y veo que mi padre y mi madre están muy bien.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *