Showbiz / 18 de noviembre de 2017

Vikingos y dioses: boom “norse” en la tv

Con el estreno de la quinta temporada de “Vikings” y la segunda de “El Último Reino”, lo nórdico siguen conquistando audiencias.

Por

Thor y Loki pelean contra Hela en la última película del universo Marvel que triunfa en cines. Odin y Balder buscan la batalla que les devuelva la gloria en “American Gods”, el hit del año en Amazon. Heimdall y Freyja obran sus designios en la trama de “Vikingos”, que puede verse por Netflix, y vuelve con su quinta temporada en diciembre por Fox Premium. Uthred, protagonista de “El último reino” (otra de vikingos), le reza a Frigg para que salve a la hija de su rey.

Mjolnir, Asgard y el Valhalla. El lobo Fenrir y las valkirias. El árbol de los mundos y el “Ragnarok” que marca el fin de los tiempos. Conceptos que hoy cualquier adicto a las serie y el cine maneja sin problemas, y marcan el último triunfo de la moda “norse”. En lo audiovisual, la corriente nórdica trascendió los policiales negros de Assa Larsson y Henning Mankell, para instalar su mitología con series de dioses y vikingos.

Ragnarok. Hace apenas días se estrenó la nueva película de Marvel: “Thor: Ragnarok”. “En la mitología nórdica, Ragnarok significa el fin del mundo. El Apocalipsis o Armagedón. Pero, para mí, Ragnarok significa un renacimiento. Es el comienzo de un ciclo nuevo en la vida del mundo o los reinos del universo”, explica a NOTICIAS Taika Waititi, hoy el director del momento en Hollywood con apenas cinco películas.

Thor, protagonista de la historia, hijo de Odin y dios del trueno y las cosechas, es venerado desde tiempos inmemorables, mucho antes de llegar a las viñetas en 1962 de la mano de Stan Lee, Jack Kirby y Larry Lieber. “Para nosotros siempre es una combinación de todo: la mitología, los cómics y el Universo Marvel en el cine, ya que es una saga que tiene una identidad propia. Tenemos que hacer un balance entre lo que nos piden los fans y lo que le gusta al público general”, suma Victoria Alonso, vicepresidenta ejecutiva de Marvel Studios.
“La clave es hacer una película que tenga un sentido en sí mismo más allá de cuál sea el título o el origen, en este caso Ragnarok.

Pensemos lo siguiente: uno tiene que estar sentado dos horas y tiene que tener una razón de ser la película más allá del gran universo que construimos con Marvel”, cuenta en diálogo con NOTICIAS la argentina.Y reconoce que ciertos conceptos “norse” que antes hubiesen sido vetados, hoy tienen lugar gracias al conocimiento que el público general tiene de la mitología nórdica. “Eso nos empujó a buscar a Taiki Waititi para hacerse cargo de Ragnarok, por su creatividad y la forma de pensar las cosas bien diferentes al resto de los directores, fue capaz de incorporar más elemen tos mitológicos que en las anteriores”, explica Alonso.

La producción de 180 millones de dólares, tercera entrega de la franquicia, se permite jugar así con figuras menores del panteón vikingo como Hela (Cate Blanchette), la diosa de la destrucción; Surtur (Clancy Brown), el gigante de fuego soberano del Muspelheim (una especie de infierno); y las valkirias. Con licencias claro: la semidiosa guerrera es negra: Tessa Thompson (“Creed”), como para evitar la supremacía aria, wagneriana y antisemita a la que tiende el estilo norse con su abundancia de rubios.
“El desafío es acomodar la historia de una manera plural. Le cortamos el pelo a Thor, le quitamos el martillo (Mjolnir); lo obligamos a pedir ayuda a un geek…”, enumera la mujer fuerte de Marvel Studios. Y la fórmula se probó efectiva: cada película de Thor recaudó unos us$ 200 millones en Estados Unidos y us$ 650 millones en todo el mundo.

Vikingos

Los guerreros escandinavos se convirtieron en los protagonistas de dos de las series más exitosas de la actualidad: “Vikings”, que va por su quinta temporada con elenco renovado; y“El Último Reino”, el spinoff que ideó la BBC y aquí transmite History. Ambas mechan historias de clanes y batallas con el compendio de la cultura norse de moda. La fusión de cristianismo y paganismo, y su influencia en la cultura de habla inglesa, pertenece tanto al siglo IX como a la actualidad.

“Vikings”, que estrena su quinta temporada por Fox Premium el 1 de diciembre a las 22 hs., ahora seguirá a Ivar (Alex Høgh Andersen), tomando la posta de su padre Ragnar en el liderazgo del Gran Ejército Pagano. Lagertha (Katheryn Winnick), viuda del rey, lo hereda en Kattegat, y su primogénito Bjorn (Alexander Ludwing) se abrirá camino por el Mediterráneo.

Con 20 episodios -como la cuarta temporada-, duplica los 9 y 10 que tuvieron las tres primeras, y promedia los 2.27 millones de espectadores por episodio en vivo (en EE.UU.). Con picos de rating entre los episodios 14 y 16 (2.67 millones), la serie es también uno de los hits de la televisón on-demand. “Los vikingos pertenecían a las edades oscuras, y no se sabe mucho sobre ese período completo, creo que de ahí viene el atractivo. Todo lo que escribo tiene una fuerte base histórica”, explica a NOTICIAS Michael Hirst, creador y guionista de la serie.

Fusión

Del otro lado de la historia están los sajones y la ficción “El Último Reino”. La producción que estrenó su segunda temporada de 8 capítulos por History Latinoamérica el pasado martes 24 de octubre está ambientada en el año 872. Y sigue a un joven sajón llamado Uhtred (Alexander Dreymon) que desde pequeño es capturado por vikingos daneses y criado como uno de los suyos.

Adaptación de la serie de novelas históricas de Bernard Cornwell conocida como “The Saxon Stories” y producida por BBC America y Carnival Films -ahora en conjunto con Netflix-, se ve por múltiples pantallas.

“Tenemos historia para rato porque fuimos bendecidos con una gran cantidad de novelas de Cornwell, ya en modo de franquicia exitosa. Utilizamos las dos primeras novelas para realizar la primera temporada, y la segunda está basada en la tercera de las cuatro novelas”, cuenta Gareth Neame (“Roma”, 2005),productor ejecutivo de la serie a NOTICIAS.

Sobre el rigor histórico del título, Neame agregó que en gran medida se mantienen fieles a la narración original, pero que también buscan otras fuentes como asesores históricos, especialmente expertos en la historia de Inglaterra sobre ese momento.

Como en “Vikings”, esa parece ser la fórmula del éxito, alimentando la curiosidad norse de los fans: el estreno de esta segunda temporada llevó a History Latam a ubicarse segunda entre personas de 18-49 años de nivel socioeconómico medio-alto en latinoamérica, según mediciones de la consultora Nielsen. Y la saga también es un hit: lleva 30 millones de copias vendidas en todo el mundo con sus 10 tomos y fue traducido a más de 20 idiomas.

Norsemen

Como toda moda, a lo “norse” le llegó la parodia. Fue el año pasado con la serie “Norsemen” (“Norteños”), que acaba de estrenar Netflix en la región. La telecomedia de 6 episodios es una burla a “Vikings”, filmada en Irlanda con actores ingleses, emulando el duro acento noruego. La acción se desarrolla en el año 790 en la imaginaria Rogaland, y tiene como protagonistas a un vikingo temeroso y afeinado, hijo del difunto rey; y a su mejor guerrero, gordo e impotente.

Una burla permanente a la ferocidad de los piratas del Mar del Norte y el Báltico. “Para la nueva horda de esclavos: les espera un montón de trabajo duro, un poco de diversión, nuevos amigos y la ausencia total de salarios”, arranca uno de los diálogos de la serie, desmitificando también la bondad de personajes como Ragnar y Uthred, protagonistas de las anteriormente mencionadas.
“Acá se roba y se viola en igualdad de condiciones con las mujeres del clan”, festeja otro de los vikingos ponderando a Froya, la princesa valkiria de la serie.

Mientras los críticos comparan al elenco con una suerte de “Monty Python” actual, y a sus creadores con Mel Brooks, la ficción ya recibió el prestigioso premio de la televisión noruega: Gullruten como “Mejor comedia de 2016”. Y se aseguró una segunda temporada.

Más libros

Neil Gaiman, autor de “American Gods”, ya negocia la adaptación de su libro más reciente, que lleva por nombre justamente “Norse Mythology” (“Mitología nórdica”) y reversiona el homónimo de Roger Lancelyn Green, que Gaiman leyó una y otra vez cuando era adolescente. “Espero que al volver a contar las historias se lean como algo auténtico: a veces profundo, a veces divertido, a veces heroico, a veces oscuro, pero siempre inevitable”, contó el autor en el lanzamiento en febrero de este año.

El libro explora los mitos sobre los dioses de Asgard y los nueve mundos nórdicos, habitados por elfos, demonios de fuego, dioses, humanos, enanos, gigantes y muertos. “Estas historias nórdicas me han acompañado en prácticamente todo lo que he hecho. Se extienden como una veta de plata a través de Sandman, en el libro infantil Odd y los gigantes de hielo, y fueron los cimientos de American Gods”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *