Sociedad / 25 de noviembre de 2017

Leo García: el síndrome rey del pop

Cada vez se parece más a Michael Jackson. La increíble transformación del músico.

Por

Ni distinto ni un poco cambiado. Leo García está directamente irreconocible. A sus 47 años, el músico decidió pasar por el quirófano y modificar su rostro de manera drástica. Algo que ya había sucedido con el resto de su cuerpo y que, según él asegura, va en sintonía con un cambio interior.

Mucho más delgado, con una nariz recta y respingada, el mentón pronunciado y la piel sin una sola arruga, el nuevo García es difícil de identificar. Hasta los pómulos parecen haber estado bajo el trabajo del bisturí. Su cara, una de las principales de la escena pop nacional es ahora un recuerdo y fue reemplazada por una que parece salido de un animé japonés. Tal ha sido la transformación que ni siquiera su característica ceja izquierda cortada sirve para reconocerlo. Al igual que Michael Jackson, otro artista pop que muta hasta volverse alguien totalmente diferente.

“La edad me hizo entender que el cuerpo es mi altar”, decía a principio de este año García y parece ser que quiso cambiar de iglesia y modificarlo totalmente, tanto, que hasta él se burló de su parecido con Campanita, el personaje de “Peter Pan” o con Woody, el vaquero de la película “Toy Story”.

Toques

Quienes siguen el día a día del cantautor estaban más al tanto de los cambios en la rutina alimenticia de García que lo hizo perder varios kilos y también de cierto cambio en su estética. Sin embargo, no fue hasta que el propio cantante decidió subir sus fotos a Instagram que otros de sus cambios, los más drásticos, quedaron en evidencia: “Yo y mi otro yo, claro entre los dos, los hemisferios del cerebro que concluyen en un ser, sin dudas el amor de mi vida es quien tengo frente al espejo”, posteó, junto con una selfie de su rostro que generó una catarata de respuestas de sus seguidores que enseguida, comenzaron a indagar sobre qué se había hecho. Muchos incluso pusieron en duda que se tratara de él. Algunos aseguraron que sólo eran los filtros de la aplicación los que modificaban la apariencia de Leo. Él mismo tuvo que aclarar que esa cara le pertenece.

García omitió explicar cuáles fueron las intervenciones a las que se sometió. Sin embargo, según pudo saber NOTICIAS el último paso por el quirófano incluyó una modificación de la nariz así como un “retoque” en el mentón. “Salió todo excelente. Una cara perfecta de rey del pop”, bromea con sus amigos en la intimidad. Curiosamente elige el mismo sobrenombre que hizo famoso a Michael Jackson, un obsesivo de su imagen que no paró nunca de retocarse la cara.

Estas recientes operaciones, sin embargo, no son algo nuevo para García. En octubre de 2015 ya había pasado por el bisturí para una lipoescultura facial y un retoque en la nariz con el cirujano Adrián Mobilia. “Me sentía frustrado, derrumbado, no me gustaba verme al espejo y tenía complejo con mi nariz”, explicó en aquel momento sobre la operación que si bien cambió su fisonomía, no fue tan drástica como la más reciente.

Pero la transformación de Leo no se basa sólo en la magia de las cirugías estéticas, sino que también requirió de un cambio de su rutina. Los excesos y las noches de fiesta dieron lugar a las pesas, la actividad física y moderación a la hora de comer. “Empecé con la alimentación sana. Me hice vegano y dejé la marihuana”, aseguró García. De hecho, desde su entorno aseguran que la actual silueta con varios kilos de menos es producto de una dieta a base de un caldo adelgazante que hace perder peso rápidamente.

Cambio interno

La nueva apariencia de Leo trajo también nuevos deseos. “Hoy estoy en una etapa nueva, quiero ser uno de los representantes del rock nacional, convertirme en un cantante popular”, aseguró. Y aunque en su pasado compuso hits que lo volvieron conocido como “Reírme más” o “Morrisey”, lo cierto es que el artista planea dejar todo su pasado atrás y prácticamente comenzar de cero de la mano de su nuevo yo. Así, según confió a sus íntimos, relanzará su carrera desde su canal de YouTube aunque antes borrará parte de su pasado. Los videos del Leo preoperaciones y dieta serán eliminados y reemplazados paulatinamente por el actual, delgado y con un nuevo rostro. “Es un obsesivo de la estética”, confían en su entorno y eso se verá en su nueva etapa. El Leo regordete, con aspecto desaliñado y adepto a las salidas nocturnas, le dejará lugar al nuevo, creado a base de gimnasio, dieta, quirófano y lejos de los excesos: “Hoy estoy en una etapa nueva, quiero ser uno de los representantes del rock nacional, convertirme en un cantante popular”, definió el propio García su porvenir artístico.

En mayo de 2016, durante la inauguración de ArteBA, García fue noticia por un video en el que se lo veía en uno de los salones de La Rural tirando las copas preparadas para un cóctel y moviéndose a los gritos entre la gente. Fue un punto de inflexión. Por el momento, el cantante elige no mostrarse públicamente.

García siempre supo cómo ser disruptivo y empujar los límites un poco más allá. Fue de los primeros integrantes de la escena del rock nacional en animarse a declararse fan de Gilda, cuando el cruce entre géneros era mal visto. Hoy sigue transgrediendo desde otro lugar.

Más parecido a Michael Jackson o a su imitador argentino, Felipe Pettinato, que al rostro que lo lanzó a la masividad, Leo García es ahora una cara conocida con un rostro poco familiar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *