Personajes / 28 de noviembre de 2017

Santiago Artemis: “Yo no me disfrazo, sino que me visto”

Es el nuevo enfant terrible de la moda vernácula. Reality propio, look unisex, celos de los diseñadores y controversia por el uso de pieles.

Fotos: Juan Ferrari.

Raudo por la tardanza, Santiago Artemis cruza el lobby del Hotel Alvear como un rayo amarillo, enfundado con su sombrero de ala ancha y sus antejos a lo Joan Collins. “¡Doble yema!”, grita cuando ve que la cronista hizo combo cromático, rompiendo ese hechizo que congeló la mirada de los parroquianos del bar hacia su figura.

Extrovertido e histriónico, en conversación Artemis baja la retaguardia de cualquiera que se quede colgado de su vestuario extravagante. “A veces me da miedo mostrarme. Pero cuando la gente me escucha se da cuenta de que no soy frívolo ni un muppet sino alguien real y espontáneo”, aclara temeroso de quedar convertido en un personaje, aunque muchas veces no pueda evitarlo. Este chico del Sur que hace 8 años llegó a Buenos Aires para estudiar Diseño de Indumentaria, se consolidó rápidamente en la moda. Sus looks de inspiración retro vistieron a Katy Perry, Britney Spears, Lana del Rey, Xuxa y a nuestras Pampita, Guillermina Valdes, Lali Espósito y Griselda Siciliani y se mostraron en el London Fashion Week o el Vogue Italia logrando fanatizar a un público sin edad a través de su estilo irreverente con tintes glam que mezcla lo masculino y lo femenino, su sello registrado. Con marca propia y un reality en camino, asegura que “el show Artemis recién comienza”.

Noticias: ¿Su nombre es de fantasía?
Santiago Artemis: Es el apellido de mamá. Tiene origen griego, aunque la familia viene de España, y yo de Ushuaia, del fin del mundo.
Noticias: Difícil semejante personaje en el fin del mundo.
Artemis: Allá no era este Artemis tan histriónico. Me estaba gestando. El dibujo fue mi primera forma de expresión. De la ilustración, salté a la moda porque mi abuela tenía libros de moldería y yo se las pintaba.
Noticias: ¿Alguna herencia familiar?
Artemis: Para nada. Papá comerciante, madre contadora y hermanas arquitecta y médica. Mi universo me lo creé sólo. Tuve la bendición de saber lo que quería. De chico ya era así. Mi familia es mormona pero no muy estricta, y por casa pasaban misioneras estadounidenses. A todas les hacía un boceto de vestido de novia. Mi abuela me apañó porque no era normal que un chico de 5 años, que al margen de que era afeminado y le gustaba la moda, también tuviera una inclinación vintage.
Noticias: A los 17 se vino a estudiar Diseño de Moda a Buenos Aires. ¿Ya tenía este look?
Artemis: Artemis arrancó en Buenos Aires porque empecé a despojarme de los prejuicios. ¡Acá tenía amigos gay con los que podía hablar de moda!
Noticias: Su imagen es disruptiva, ¿cómo hizo para lidiar con la mirada ajena?
Artemis: Fue difícil. La música me salvó. Me calzaba el iPod y salía con mis lentes, mis bucaneras, mi cartera, y me la bancaba. No me disfrazo, me visto. Soy cero personaje, este soy yo.
Noticias: A los 26 es un diseñador exitoso. ¿Provocó celos?
Artemis: Ya pagué derecho de piso. Al principio fue un cachetazo para muchos. Fue un trabajo conseguir credibilidad. No es fácil para un tipo de 50, consagrado, que venga un pendejo que se come el mundo, se caga en todo y le va bien.
Noticias: ¿Podría trabajar en dupla con alguno?
Artemis: Me gusta Saiach. Es tan perfecto que hacemos el mix justo. ¡Le tiro la mancha de pintura en el bordado!
Noticias: ¿Es contradictorio?
Artemis: Amo la contradicción. Amo lo que es y no es. El pibe se pone tacos, pero no es una mina. Mi ropa tiene glamour y kitsch. La cosa pura me aburre. Cuando veo un vestido bordado, donde no hay nada que criticar, me aburre. El quilombo me divierte.
Noticias: Para vestirse como para diseñar, mezcla prendas femeninas y masculinas.
Artemis: Me encanta esta cosa unisex. Pero no soy andrógino. Hago cosas que son de hombre o de mujer, pero las mezclo. Para mí, me gusta generar un binomio masculino-femenino, me pongo lo que me gusta. ¿Cuál es el límite? Siempre cuestioné las reglas.
Noticias: Es un confeso admirador de Xuxa, ¿cómo se convirtió en su musa?
Artemis: Ella no es de mi época porque en los 90 yo acaba de nacer. La descubrí por unos VHS que tenían mis hermanas y aluciné. Sus hombreras, las bucaneras, el plateado, ese look de ángel que baja de su nave. Cuando fui a Brasil me llevaron a conocerla. Le regalé unos diseños y me hice amigo de su estilista. Literalmente morí.
Noticias: Le gusta vestir a personas grandes, pero su público es joven…
Artemis: Tengo clientas de los 8 a los 80. Voy de Mirtha Busnelli a Siciliani. No soy el clásico diseñador que sólo crea para cuerpos de modelos, eso no me divierte.
Noticias: Acaba de lanzar Vurda, su marca de prêt-à-porter. ¿Cómo se pasa del glamour al look urbano?
Artemis: Es difícil. Es una lucha entre los brillos y lo de todos los días. ¿De dónde viene el nombre? Soy un fanático de la revista Burda, una revista alemana de moldería que fue un boom. Algo burdo es medio pelo, berreta y no soy eso. Me gustó esa contradicción.
Noticias: ¿Es caro Artemis?
Artemis: Depende del vestido. En comparación con los más consagrados, soy barato.
Noticias: ¿Alguna famosa que le falta vestir?
Artemis: ¿De acá? Susana, Mirtha… Pero no cartoneo para vestir a alguien, siempre me piden. En algún momento Mirtha dirá: “Llamen a Santiago Artemis, ya”.
Noticias: ¿Alguna vez se viste de entrecasa?
Artemis: ¡Nunca, antes muerto que sencillo! Un casual es un chupín con una blusa con hombreras. Soy muy dramático, no importa el contexto.
Noticias: Dice que es un workaholic. ¿Qué hace cuando no trabaja?
Artemis: Salgo a correr. Me pongo remera y calzas de Batman o un conjunto de los Simpson. Nunca estoy “plain”, siempre le pongo un chiste.
Noticias: ¿Está en pareja?
Artemis: Sí, hace 10 años. Nos conocimos en Trelew porque ahí me mudé cuando tenía 15. Es dermatólogo, chico 10, abanderado, nerd absoluto. Somos el ying y el yang.
Noticias: Tuvo críticas de organizaciones proteccionistas de animales a partir de una foto de Lali Espósito con una prenda suya hecha con pieles
Artemis: No se puede ser tan extremista porque en el mundo Gucci y Prada trabajan con pieles. Pero no apoyo la violencia de ningún tipo ni me gusta la confrontación. Así que decidí que Vurda no va a comercializar piel natural.
Noticias: ¿Cómo es la clienta argentina?
Artemis: Difícil porque quiere pero no se anima por la mirada ajena. Acá a la mina que se pone un vestido diferente le dan con un caño. A la hora de diseñar puedo hacer una negociación con la clienta, pero debo poner límites. Prefiero morirme de hambre a ser algo que no soy.
Noticias: ¿Está listo para dar el salto al mercado internacional?
Artemis: Me encantaría ir como pasante a Balenciaga, Balmain o Valentino. Aunque París es un poco aburrido con la alta costura, está cerca de Suiza, Austria. ¡Amo los Alpes! Soy María Von Trapp resucitada.
Noticias: ¿Está listo para empezar donde nadie lo conozca?
Artemis: No se me caen los anillos. Si tengo que cortar un molde en Balenciaga no tengo drama. Como dijo mi heroína Scarlett O´Hara en la última escena de “Lo que el viento se llevó”: mañana será un día nuevo. Ese es mi mantra.

 

Gabriela Picasso

 

5 comentarios de “Santiago Artemis: “Yo no me disfrazo, sino que me visto””

  1. Banco a Santiago. Me encanta. O se creen que los grandes diseñadorores italianos y franceses no son iguales? Porque sera que a los extranjeros se les perdona todo.

  2. Leo Noticias desde que saliò el primer ejemplar en los kioskos, cuando viajo me guardan los nùmeros. En fin. Pero ultimamente existe un culto a los tipos raros y de sexualidad indefinida. No entiendo la razòn de estas promociones ante tanta informaciòn a tratar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *