Sociedad / 7 de diciembre de 2017

Todo sobre la “Resistencia Ancestral Mapuche”: ¿Peligro o ficción oficial?

La muerte de un joven en Lago Mascardi reavivó la hipótesis de grupos armados. Para el Gobierno son grupos terroristas. Otros dicen que sólo tienen palos.

Por

Una bala 9 milímetros alcanzó a Rafael Nahuel por la espalda y lo hirió de muerte en una refriega con la Prefectura por la toma de un parque nacional en el Lago Mascardi. Esa es la única certeza. A partir de ahí, todo es misterio, contradicciones e hipótesis. Sólo se sabe que el disparo fue efectuado por efectivos del Grupo Albatros y que esta muerte volvió a poner en relevancia una discusión de fondo sobre la cuestión mapuche: territorio, grupos violentos y el rol del Estado en la resolución de un conflicto del que es el principal responsable.

No se terminaba de salir del caso Maldonado cuando otro enfrentamiento entre comunidades originarias y fuerzas del Estado volvió a encender la mecha de la violencia en la Patagonia.

Mientras los cruces de versiones, acusaciones y silencios rodean la muerte del joven barilochense, la duda sobre si los mapuches representan o no una amenaza real, recrudeció. El Gobierno, en boca de su ala más dura como es la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, comparó el accionar de un sector de estos pueblos originarios con terroristas. “Son grupos que no respetan la ley y que tomaron la violencia como una forma de hacer política”, opinó la funcionaria en relación a la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), una misteriosa guerrilla de la que poco se sabe sobre cómo opera y cuál es su verdadera dimensión, aunque desde la Casa Rosada la señalan como un gran peligro en l sur argentino, mirando de reojo a Chile, donde sí existe un movimiento indígena que le declaró la guerra al Estado. El periodista Jorge Lanata llegó a decir de la RAM en un artículo publicado por Clarín: “Según el ministerio de Seguridad, la RAM recibe financiamiento y apoyo logístico de las FARC colombianas y grupos extremistas kurdos de Turquía”. El Gobierno -y sus medios afines- ya habían empezaron a hablar de la RAM en los primeros días del caso Maldonado, dándole dimensión de enemigo poderoso. Pero, ¿qué hay de verdad en esto? ¿Cuánto hay de utilitarismo político y cuánto de verdadera peligrosidad?

Violencia. Nahuel no era un activista reconocido de los pueblos originarios. De hecho, sus padres no forman parte de ninguna comunidad ni militan por los derechos aborígenes. Habitante del humilde barrio de Nahuel Hue, el joven de 22 años había aprendido el oficio de herrero y sobrevivía día a día en una de las zonas más pobres de Bariloche.

Sus padres nunca estuvieron de acuerdo en que él se involucrara con las comunidades mapuches de la región y de hecho fue criado en las costumbres cristianas. Sin embargo, había comenzado a interiorizarse por sus raíces a través de su tía, María Nahuel, vocera de la comunidad Lof Lafuken Winkul Mapu, y sus primos. Al igual que muchos jóvenes de las zonas más pobres de la región, encontró en la causa mapuche no sólo algo a lo que aferrarse, sino también una oportunidad para alejarse de la miseria.

Por ese motivo estaba el jueves 23 en el predio ocupado en el Lago Mascardi. Y por esa misma creciente militancia es que fue uno de los que decidió refugiarse en el monte ante el desalojo ordenado por el juez Gustavo Villanueva. Así, mientras varios de los ocupantes del predio, incluidos niños y ancianos, eran detenidos, una veintena corrió a ocultarse entre los árboles.

El sábado 25, otro operativo encabezado por el Grupo Albatros volvió a recorrer el predio en busca de quienes aún permanecían en el predio, sindicándolos como integrantes de la RAM, que ya produjo varios ataques de baja intensidad en la zona.

De acuerdo a lo informado por el ministerio de Seguridad, los efectivos “escucharon gritos que aparentaban ser gritos de guerra y observaron el desplazamiento de un grupo de entre 15 y 20 personas encapuchadas, con máscaras antigases de tipo militar y banderas con lanzas que en sus puntas tenían atados cuchillos”.

Pese a que el Ministerio siempre es expeditivo en la difusión de las imágenes de sus operativos, esta vez no dio a conocer ninguna filmación que confirmara el uso de máscaras antigases ni quiso responder preguntas de NOTICIAS. De acuerdo a este relato, los ocupantes del predio no acataron la voz de alto y por el contrario comenzaron a atacar a la patrulla con armas de fuego de grueso calibre. Según ese relato oficial, fue en este repliegue de los efectivos que un tiro entró por el glúteo de Rafael Nahuel y lo mató.

La versión, sin embargo, fue rápidamente puesta en duda. “Los efectivos ingresaron a los tiros. No hubo un enfrentamiento previo. No hubo fuego cruzado. Dispararon con balas de plomo. Le dan a tres personas: a Rafael, que llega al hospital sin signos de vida, y dos personas más que se quedaron en el lugar”, explicó a NOTICIAS la abogada querellante de la familia, Julieta Wallace.

“El enfrentamiento no lo van a poder inventar. Las balas entraron por la espalda. Las tres fueron de atrás para adelante. Si te dan así es porque estás corriendo”, aseguró el dirigente Juan Grabois, líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) organización de la que Nahuel formaba parte a través de sus talleres de oficio.

Desde el Gobierno insistieron en defender a las fuerzas de seguridad e incluso se enojaron con el juez Villanueva debido a que les había concedido un tiempo de duelo a la comunidad y demorado en realizar las pericias en el predio de Lago Mascardi. “Cada vez van a quedar menos pruebas porque en el lugar están todavía los grupos violentos”, declaró Bullrich en referencia a las armas de grueso calibre que aseguró queportaban los mapuches.

La presencia o no de armas de fuego es clave para entender si se trató de un exceso de las fuerzas de seguridad o si, por el contrario, éstas repelieron una agresión armada. La filtración del audio de una conversación entre prefectos no confirma la versión oficial. “Secuestramos mochilas, palas y una motosierra”, dice uno de los efectivos, sin siquiera mencionar armas blancas.

Pero uno de los testimonios que más se contrapone con la hipótesis del ministerio es la que aportó un guía turístico, Pablo Curlo, que pasaba por el lugar. El testigo sostuvo que él estaba a 50 metros del lugar desde donde los uniformados, “desde el medio de la ruta y con armas largas”, disparaban a los ocupantes. “De abajo tiraban y desde arriba gritaban ‘paren de tirar, hay chicos, hay mujeres’, detalló, antes de asegurar que se presentaría a declarar en sede judicial. Esta versión es similar a lo que contaron ante el juez, Fausto Jones Huala y Lautaro Alejandro González, los dos jóvenes mapuches que bajaron el cuerpo de Nahuel del monte. NOTICIAS accedió a la declaración de ambos, en la que señalan que los efectivos comenzaron a disparar sin previo aviso. Además recalcan que ningún integrante de la comunidad portaba armas de fuego.

De hecho, en la lectura de lo ocurrido en el lugar, el juez nunca mencionó que los mapuches portaban armas de fuego sino “diversas armas -entre otras, cuchillos y ondas de revoleo-“. A González le encontraron encima una onda de revoleo y una piedra en el bolsillo.

Guerrilla invisible. La RAM se convirtió en pocos meses en el enemigo número uno de la seguridad nacional, aunque nadie pueda definir claramente qué es ni quiénes la integran y otros, incluso, nieguen su existencia. De acuerdo a lo que manifiestan desde el Gobierno, la amenaza es real: “Estamos frente a grupos violentos que han escalado esta situación. Grupos que no respetan la ley y no reconocen a la Argentina, el Estado, la Constitución, los símbolos y se consideran como un poder fáctico, que pueden resolver con una ley distinta a la de todos los argentinos“, aseguró Bullrich. Y aunque el resto del gobierno trata de bajarle el tono a la confrontación, el aparato mediático que responde a Cambiemos hace elucubraciones y emite las más diversas teorías sobre el accionar mapuche (ver recuadro).

La RAM ganó conocimiento a través de Facundo Jones Huala, líder de la comunidad en Cushamen, quien fue, hasta el momento, el único mapuche en declararse parte de esta misteriosa organización. “Es una forma de sabotaje y resistencia a la avanzada capitalista y una forma de denunciar y llamar la atención”, explicó el propio Huala que aseguró que “no es una organización formal de corte Occidental. No es como muchos intentaron decir, una organización terrorista”.

Así, según su único integrante reconocido (que desde agosto se encuentra preso a la espera de una extradición a Chile por el incendio de campos), la RAM está compuesta por miembros de comunidades mapuches que realizan acciones violentas, como quemar casillas de puesteros y, según una decena de testimonios recogidos por NOTICIAS, sólo se defienden con piedras y palos, lejos de la versión argentina del grupo terrorista peruano Sendero Luminoso, como afirmó el jefe del bloque del PJ en el Senado, Miguel Pichetto.

El único vínculo internacional e ideológico que algunos mapuches reconocen es con Chile. Es que en el país trasandino la situación del pueblo mapuche y su relación con el gobierno es muy disímil a la Argentina. Por eso, allí nació la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), una organización que reivindica la autonomía del pueblo mapuche y que le declaró la guerra al estado chileno. Del otro lado de la cordillera la situación de los pueblos originarios es mucho más vulnerable y con menos derechos reconocidos. La CAM es reconocida como la inspiradora de la RAM en Argentina.

Pero mientras en Chile la CAM se convirtió en una fuerza temida por muchos, la réplica argentina no pasó de atentados de baja intensidad. “La RAM son los hermanos Jones Huala, los primos y un par más”, reconocen en el Sur y destacan que sus atentados son de poca monta: “Queman casillas, roban ganado y pintan paredes. Cosas así”. Y aunque la madre de los Huala asegure que no sepa qué es la RAM, son sus hijos los señalados como actores de estas acciones violentas.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, se inscribe dentro de esta opinión y contradiciendo la gravedad que su par de Seguridad imprimió a la agrupación, comentó que: “Son grupos pequeños, muy minoritarios. Es importante distinguir: no es la comunidad mapuche, que tiene una relación y un trabajo con el Estado. Por fuera de eso hay un pequeño grupo de personas muy violentas, que tratan de generar violencia y amplificar estas acciones”.

Las comunidades mapuches han firmado por unanimidad declaraciones de repudio a las acciones violentas que la RAM se ha adjudicado e insisten en señalar que ellos no tienen ninguna prueba fehaciente de que, en efecto, la agrupación exista más allá de los dichos de Jones Huala, comunicados en internet y graffitis y afiches que circulan en el sur. Según explican, la organización no es más que un invento para demonizarlos, empañar y criminalizar su reclamo. “La RAM no existe, es un invento para militarizar ese territorio”, aseguró Pablo Pimentel, referente de la APDH La Matanza.

Beneficiados. ¿Cómo pasa entonces un grupo marginal a convertirse en la principal amenaza de la seguridad nacional? Según Juan José Chaparro, el obispo de Bariloche y personaje clave en la creación de una mesa de diálogo entre todos los sectores que ya está en funcionamiento, el mayor interesado en la proyección de la RAM es el Gobierno. “Se está armando un enemigo interno”, aseguró. Según él, la guerrilla mapuche estaría agigantada por el gobierno sólo como excusa para acabar con los reclamos y lograr que las acciones de los pueblos originarios no empañen los intereses de grandes grupos económicos de la Patagonia. En esta lógica, la existencia de una guerrilla habilitaría a las fuerzas de seguridad a realizar acciones represivas como las que acabaron con la muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. Desde este sector sostienen que el operativo en Lago Mascardi habría tenido como objetivo evitar disturbios y reclamos mientras en Bariloche se congregaban más de 200 funcionarios de los países miembros del G20 en el primer encuentro de dicha organización en el país.

Del mismo modo, cabe realizarse otra pregunta: ¿Cómo una veintena de familias logra afincarse en una de las zonas más exclusivas de la Patagonia? Los mapuches aseguran que la zona de Lago Mascardi es donde la última machi (figura protectora y curandera de la creencia mapuche) fue asesinada y que hoy, cien años después, otra machi en territorio argentino confirmó que ese era el lugar sagrado para asentarse. Sin embargo, en Bariloche, hay quienes ponen en duda esta versión y aseguran que aprovechan esta fuerza para establecerse en lugares clave como el parque nacional, donde incluso podrían lucrar. Que la RAM se vuelva temida amplifica sus potencialidades “Algunas de las versiones de que poseen vínculos con Kurdistán o mecenas ingleses las propagan algunos mapuches para mostrar que tienen un alcance y una fuerza que en realidad no tienen. Si uno ve los lugares donde viven y cómo viven, se da cuenta de que no hay nada de eso”, indican algunos lugareños.

Así, mientras la mesa de diálogo avanza, el conflicto mapuche sigue sin resolverse. El otorgamiento de territorios a este pueblo originario está contemplado por la reforma constitucional de 1994, pero nunca llegó a ponerse en práctica. Debido a esta mora, una ley que suspende los desalojos y ordena la realización de un censo indígena viene prorrogándose desde hace doce años, con una última versión el 23 de noviembre de este año. Así, los mapuches optan por ocupar los terrenos que, dicen, les corresponden por una norma nunca adaptada a la realidad. De esta manera, el mismo respeto a la Constitución que la propia Bullrich esgrime como argumento para justificar los operativos de desalojo es el que los mapuches citan como defensa de sus acciones. La incoherencia de la política argentina llevada al extremo.

La puja de intereses aviva las diferencias generando acciones desmedidas, de un lado y del otro, y dejando en evidencia una cuestión: el fracaso de la política para buscar consensos. Y este lugar vacante lo ocupa el germen de la violencia. Las víctimas fatales ya son dos. ¿Cuánto más faltará para que, por fin, se cumpla lo que manda la Constitución?

 

Lea también:
Durán Barba: “Los Maldonado dicen lo que les conviene a su proyecto” 
– Caso Maldonado: el estallido de Carrió al salir de TN
– Caso Maldonado: Toda la verdad sobre la operación “Testigo “E”

 

8 comentarios de “Todo sobre la “Resistencia Ancestral Mapuche”: ¿Peligro o ficción oficial?”

  1. Los que escriben la nota ponen como referente al alcahuete del pollerudo que cuida a los pedófilos. Y Jones Huala está acusado en Chile del asesinato de un matrimonio que primero mataron a balazos y luego incendiada su casa con los cadáveres adentro. Basta de estos payasos.

    1. En la misma causa de Huala fueron liberados los otros tres acusados. La casa fue incendiada por problemas entre los familiares de las víctimas…infórmate invalido mental.
      Lista de Mapuches muertos en Las Malvinas, no hay Peñas, Macri y todos los cipayos que gobiernan:
      Antídoto contra el racismo y la ignorancia : Lista de Veteranos mapuches en Malvinas:
      Caídos en combate
      ANTIECO
      MILLAPÍ
      QUILAHUEQUE
      GUANCA
      CURIMA

      Muertos post-conflicto
      CANIULLÁN
      LONCOPAN
      Combatientes
      ANCATEN
      CATRIHUAL
      CATRILAF
      CAYUPÁN
      CAUCAMÁN
      CHAUQUEO
      CHAUQUE
      COLIPÁN
      CURAPIL
      y 36 más

      vía Santiago Seillant‏

      @Sgo_Seillant

  2. ¡SUBESTIMEN A LOS VANDALOS Y OKUPAS y luego serà tarde!¿No son suficiente los HECHOS y emergentes NO MAPUCHES que vemos en las grandes ciudades generando violencia para actuar con INTELIGENCIA Y JUSTICIA EFICIENTE, mas que represiòn que es lo que buscan para victimizarse INTERNACIONALMENTE? ÈSTA ES UNA CAUSA INTERNACIONAL LATINOAMERICANA no algo aislado de cabotaje. ¡DESPIERTEN!

  3. Teijeiro y Lecleroq: ¿son o se hacen? ¿Cómo aseguran “el rol del Estado en la resolución de un conflicto del que es el principal responsable”?

  4. Estamos mal los argentinos. Muy confundidos. Tenemos muchos enemigos internos. Muchos trabajan para otros países. Vende patrias. Son violentos, luego se victimizan. Aparece la izquierda defendiéndolos, los organismos de DDHH, el premio novel y hasta el papa. De manual diría la porota

    1. Los verdaderos enemigos de los argentinos, son los clasecitas media porteños, cordobeses y santafesinos, totalmente incapaces de pensar en otra realidad que en la de su propio bolsillo. Van a volver a la realidad cuando la calesita choque de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *