Opinión, Televisión / 9 de diciembre de 2017

Desafío “Un gallo para Esculapio”

El productor de Underground Pablo Culell cuenta cómo lograron llevar a cabo una trama que remitía a “El Padrino” en el conurbano bonaerense.

Por

Peter Lanzani en "Un gallo para Esculapio"

“Un gallo para Esculapio” fue, a nivel producción, nuestro desafío más importante y, sin dudas, la ficción de mayor despliegue y envergadura que nos tocó producir. Y los resultados desde lo artístico, y la repercusión de crítica y público, no pudieron ser más gratificantes.

Sebastián Ortega quería desde hace años trabajar con Bruno Stagnaro, y cuando nos acercó el material sentimos que nos identificaba como propuesta con lo que queríamos seguir haciendo en Underground, y la mejor oportunidad para trabajar con él, y acompañar su gran talento como autor y director.

La conjunción de grandes historias, con el elenco justo, y una factura de realización internacional, fueron los pilares para lograr productos que nos representen aquí y en el mundo. Al sumarse Turner y TNT, y confiar en nosotros, con esta trama que remitía a “El Padrino” en el conurbano bonaerense, desde lo conceptual, el INCAA, Telefé y Flow, junto a Boga Bogagna ( la Productora de Bruno), y nosotros, más la excelencia de actores de la talla de Luis Brandoni (en uno de los mejores trabajos de su carrera) y esa labor consagratoria (al menos en TV; ya que ya había dado muestras de su talento tanto en cine como teatro) de Peter Lanzani. Sumado a un equipo técnico y de realización de lujo, que nos permitió triunfar.

Un trabajo arduo que convoco a más de 300 personas entre actores, técnicos y extras, a lo largo de cuatro meses de rodaje, y un compromiso y una pasión de todos que nos identifica como productores, hicieron de esta serie una ficción inolvidable, a la que apostamos ahora, por una segunda temporada.

* Director de Contenidos y Producción de Underground.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *