Sociedad / 13 de diciembre de 2017

“Causa inventada”: La furia de CFK y la colección de reacciones K tras el fallo de Bonadio

La senadora electa habló de una conspiración política y judicial. Resistencia callejera y apoyo amigo en las redes sociales.

Por

Cristina Fernández ofreció una conferencia de prensa luego de conocerse el procesamiento con prisión preventiva y pedido de desafuero.

Disparate jurídico”. “Absurdo”. “Una causa inventada”. Cristina Fernández fue contundente en la conferencia que dio en el Congreso de la Nación. Seria y, como nunca, con el pelo recogido, se refirió al procesamiento con prisión preventiva que dictó el juez federal Claudio Bonadío en su contra por el delito de traición a la patria. La ex presidenta respondió preguntas de la prensa y se mostró acompañada de un referentes de su máxima confianza en las oficinas del Frente Para la Victoria. Afuera, distintas organizaciones sociales se congregaron para acompañarla y luego el reclamo se concentró en Plaza de Mayo, donde estaba llevándose adelante la “Marcha de la resistencia” convocada por la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Como pocas veces sucede, durante toda la jornada confluyeron en el reclamo organizaciones sociales, de derechos humanos, la izquierda, el kirchnerismo puro y el peronismo no kirchnerista. El reclamo común era contra la Justicia y contra el gobierno de Mauricio Macri.

La noticia de los procesamientos y encarcelaciones a personajes de la talla de Cristina Fernández, Luis D’Elía, Héctor Timerman o Carlos Zannini, entre otros, en el marco de la causa que investiga el encubrimiento por el memorándum con Irán (ver apertura) fue entendida por algunos sectores como una afrenta al Estado de derecho. Y ese fue, justamente, el eje de la conferencia de CFK, quien anunció que “posiblemente” recurra a tribunales internacionales para cuestionar el avance judicial en su contra. Para ella, estas maniobras son parte de un intento de acallar a la oposición.

La jornada del jueves 7 de diciembre fue un caos en la Capital Federal y las calles del centro porteño se convirtieron en el escenario de diversas manifestaciones. Durante la mañana, las redes sociales habían sido el terreno donde se organizaron las movilizaciones y se alineó a la militancia.

La mayoría de los espacios K publicaron sus adhesiones a las distintas convocatorias que fueron apareciendo a lo largo del día: como la legisladora porteña Gabriela Cerruti, que llamó a defender a la democracia o el Frente Milagro Sala, que pidió por la “libertad de todos los presos políticos de Argentina”. Aníbal Fernández, desde su cuenta personal, compartió el llamado a salir a la calle para “repudiar la cacería de opositores”.

Desde las 15:30 y bajo un sol furioso, el centro de la Ciudad estuvo intransitable: en Plaza de Mayo, la Asociación de Madres de Plaza de Mayo realizaba la “Marcha de la resistencia” bajo la consigna “La falta de trabajo es un crimen que alguien tiene que pagar” y con reclamos de lo más variados que incluían a Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, Julio López o a los 30 mil desaparecidos de la última dictadura militar; afuera del Congreso, la militancia se amontonaba para recibir y escuchar la conferencia de la actual senadora y ex presidenta, Cristina Fernández; incluso, en Recoleta, un puñado de vecinos se acercó a las puertas del edificio de CFK para darle su apoyo.

La palabra esperada. “Me quieren callada y con la espada de Damocles sobre mi cuello”. Aunque con un tono tranquilo y concendiendo a los periodistas la posibilidad de hacer algunas preguntas, Cristina Fernández estaba furiosa. Se notó en las fuertes acusaciones que lanzó contra Mauricio Macri, a quien consideró “el director de la orquesta” que busca “perseguir y disciplinar a la Nación” y también “manipular a los jueces”. A Bonadío lo ubicó por debajo del Presidente, como “el que ejecuta la partitura judicial”.
La ex mandataria negó la acusación judicial en su contra y defendió el memorándum con Irán que gestionó durante su Gobierno. Además, aseguró que este “disparate jurídico da cuenta de cómo se arma y se inventa una causa”. En este sentido afirmó que “Bonadío dice que los atentados son ‘actos de guerra’ para poder traer de los pelos la figura de ‘traición a la patria’”.

Cristina Fernández aseguró que el objetivo real de esta maniobra es ocultar lo que sucede en la Argentina e hizo un especial hincapié en las dificultades económicas de Cambiemos: habló de la suba de tarifas y de la reforma del sistema previsional. Para ella, el “troll center” está detrás de la estrategia del gobierno para dispersar la atención de las redes sociales. Todas esas son, para CFK, las únicas y verdaderas motivaciones del procesamiento del juez Bonadío.
Resistencia ampliada. Lo primero que hizo Cristina Fernández cuando llegó a la conferencia fue agradecer a los propios y a los ajenos: al kirchnerismo, por supuesto, pero también a las organizaciones de izquierda que manifestaron el repudio a los procesamientos y al peronismo en general.

La Plaza de Mayo se copó de organizaciones sociales y de derechos humanos. Más tarde, este reclamo terminó confundiéndose con el repudio de otros sectores a la resolución del juez federal Claudio Bonadío. La izquierda y el peronismo no kirchnerista habían agitado durante toda la jornada la necesidad de salir a la calle para defender la democracia contra “el atropello judicial”.

La legisladora porteña del Frente de Izquierda Myriam Bregman fue una de las más duras en criticar la resolución judicial de Bonadío y señalar al gobierno de Macri: “La Justicia siempre del lado del poder de turno. Aún los que llegaron prometiendo república. Una casta casta privilegiada que nadie votó”, lanzó. Con esta idea llamaron a marchar las organizaciones de izquierda como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie, el Evita, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Patria Grande de Itaí Hagman y el FIT.

Pero no solo las organizaciones de izquierda y las kirchneristas repudiaron la decisión judicial. Felipe Solá, uno de los referentes más fuertes del espacio de Sergio Massa, criticó el memorándum pero rechazó la resolución del juez.

El ex kirchnerista Alberto Fernández y actual compañero de Florencio Randazzo, convocó a la gente a marchar: “Todos los ciudadanos deberíamos salir ya a las calles contra este disparate jurídico”, dijo y agregó: “Si Cristina es traidora a la patria, manden presos a todos los legisladores que aprobaron el pacto”.

 

3 comentarios de ““Causa inventada”: La furia de CFK y la colección de reacciones K tras el fallo de Bonadio”

  1. traicion a la patria dice el culia de bonapio por volar una embajada extranjera que se les pago 10 veces mas de lo que valia anda a buscar el submarino anciano invecil y farsante acordate o el alzeimer te ase olvidar que cuando volaron la amia estaba menen y en palestina habian matado 100 niños palestinos los judios

    1. MIRIAM BERGAMN HABLA DE UNA CASTA QUE NADIE VOTO …SI NADI ELA HUBIESE VOTADO NO ESTARIAN GOBERNANDO NO?SENTIDO COMÚN BERGMAN ,SI GOBIERNAN ES PORQUE MUCHOS MÁS DE LOS QUE A USTED LE GUSTARIA LO HAN VOTADO..!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *