Restaurantes / 16 de diciembre de 2017

Bar de Carnes: un aplauso para el asador

Bocados de carne asada en buen punto; ojo de bife, solomillo de cerdo o lomo, servidos en tablitas de madera con distintos dips.

Por

Hacer el asado es un trabajo arduo pero, se sabe, el asador se lleva los mejores bocados. Pedacitos de la carne más tierna, puntitas crocantes de algún corte, rodajitas del mejor chorizo de la parrilla son algunos de los premios que recibe el autor. Las carnitas del Bar de Carnes, el nuevo emprendimiento de street food del dueño de La Dorita, replica esa sensación de privilegio. Son bocados de carne asada en un buen punto; ojo de bife, solomillo de cerdo o lomo, servidos en tablitas de madera con papas fritas o bastones de polenta frita con distintos dips.

Lo primero que llama la atención en Bar de Carnes que es no hay parrilla. La carne se cocina en un horno Josper, alimentado a carbón y leña, lo cual le aporta un leve sabor ahumado y tiene además la ventaja de que el lugar está libre de olores. La filosofía es la calidad y el cuidado del producto, que conlleva un proceso de elaboración previo: técnicas de envasado al vacío, sazonado, marinado y distintos métodos de tiernización de las carnes.

La propuesta es la que se estila en estos días: se pide y paga en la barra, con un llamador en la mesa avisan cuando está la comanda, que se retira en el mostrador de cocina. Quizás por el barrio en que está ubicado, el público no es sólo joven, sino también familiar. El fuerte, además de la carne, es la cerveza artesanal tirada por lo cual hay, además, una buena variedad de pica-pica (tapeos): papas fritas en cuña doble cocción, papas con chilli, las infaltables papas con cheddar y panceta, y empanadas de carne cortada a cuchillo.
La hamburguesa y el “choricampi” (relleno de queso provolone, estrella en la ferias gastronómicas) son otros íconos de la casa. También hay sándwiches como el de roast beef braseado 12 horas, el de pollitos marinados con guacamole y el de pastrami, de tamaño generoso, con buena mostaza, pepinillos, krein y pan de centeno tibio, como en el Katz Deli de New York.

Peña 2287, Recoleta.4808-0774. Parrilla/Street food. Martes de 1.30 a 2. Viernes y sábado de 11.30 a 3. Domingo de 11.30 a 16. Visa débito y crédito.  Precio promedio: $ 220.

 

Comentarios de “Bar de Carnes: un aplauso para el asador”

  1. Les envío el presente para comentarles sobre la posibilidad de que
    difundan en vuestro portal información acerca del origen del asado
    de tira, que tuviera lugar en la ciudad de campana en 1882.
    Si al asado de tira lo podemos vislumbrar como patrimonio cultural,

    en lo que respecta a lo local, implica el desarrollo de proyectos
    informtivos tendientes a concientizar a la ciudadanía acerca de lo que
    “es de todos”, y puedan discernir acerca de su cuidado y difusión. El
    desarrollo del turismo, como otros emprendimientos derivados de
    este, solo serán posibles luego de sentar bases de conocimiento
    sólidos y definir, con proyección a futuro, de políticas culturales
    locales. Porque en las sociedades modernas, la revalorización del
    patrimonio, sea tangible como intangible, puede ser visto también como
    una fuente de ingresos destinados al desarrollo municipal.
    A disposición si quieren información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *