Política / 18 de diciembre de 2017

Victoria Donda llevó el cacerolazo al recinto

La diputada, luego de dar su discurso durante el debate por la reforma previsional, sacó la tapa de una cacerola, una cuchara y comenzó a golpeala.

“Espero que el gobierno no sea sordo y escuche lo que está pasando en la calle y evite aumentar el número de pobres en este país”, afirmó la diputada Victoria Donda minutos después de haber cerrado su discurso con un cacerolazo adentro del recinto de la Cámara de Diputados, emulando lo que estaba sucediendo en muchos barrios de la Ciudad de Buenos Aires, del conurbano bonaerense y en las capitales de varias provincias del interior del país. Incluso, las cacerolas llegaron hasta la puerta de la Quinta de Olivos.

La diputada tomó la palabra cuando le tocó su turno, durante el debate por la reforma previsional. Habó de los tristes incidentes que se dieron la semana pasada y el lunes por la tarde, que dejó cientos de heridos (civiles e integrantes de la fuerza de seguridad a cargo del operativo policial). También criticó duramente el proyecto del oficialismo. “Nos quieren tomar de boludos, dicen que beneficia a los jubilados, pero si le vas a pagar menos y las cosas suben y las tarifas suben que me expliquen ¿de qué manera beneficia a los jubilados?”, ironizó.

Mientras tanto, en las calles los cacerolazos comenzaban a escucharse e, incluso, los vecinos del barrio de Congreso decidieron acercarse a las vallas policiales golpeando sus cacerolas y cantando en contra del proyecto que, puertas adentro del recinto el oficialismo seguía haciendo el esfuerzo por aprobar. Donda pidió que el Gobierno escuche a los ciudadano, pero, increíblemente, algunos voceros y diputados del oficialismo enviaron mensajes a algunos periodistas diciendo que “el cacerolazo era a favor en contra de la violencia”. Afuera, los caceroleros le afirmaban a los periodistas que estaban reclamando en contra de la reforma.

Ni bien terminó su discurso, Donda sacó la tapa de una cacerolla, una cuchara y comenzó a golpear ante la vista atónita de todos los diputados presente. Igualmente, su acción no tuvo ningún efecto sobre el oficialismo, quienes continuó sesionando.

 

21 comentarios de “Victoria Donda llevó el cacerolazo al recinto”

  1. NO SE PUEDE ESPERAR MENOS DE LA DECEREBRADA ESTA!!!¿CUANTOS PROYECTO PRESENTO!!!!?¿SE ENTIENDE PORQUE ESTAMOS COMO ESTAMOS?Y LA GENTE LOS VOTA,DESPUES NO NOS QUEJEMOS

  2. La vedettona siempre necesita hacerse notar, si no golpea la cacerola, se pone un buen escote y vamos nomás!! Ella está convencida que es una mujer especial ( yo me pregunto en qué) y actúa en consecuencia. Es insoportable por donde se la mire!!!

    1. HILDA COMPARTO EN TODO LO QUE UD.DICE,ES IMPRESENTABLE Y NADA BIÉN LE HACE QUE ESA MUJER LAS REPRESENTE A LAS DE SU MISMO GENERO,LA VERDAD ME DA PENA,POBRE,ES CASI UNA ANALFABETA RESENTIDA

    1. Che, decime: el padre de Macri y Mauricio no son reboludos, no? son contrabandistas, verdad? Son corruptos, xq mamaron del Estado, y Mauri se quiso colgar de las cloacas de Rousellau, x eso tiene al hijo laburando con él.

  3. Muy bueno lo tuyo nena, la profundidad del discurso y la genialidad de la puesta en escena me hizo recordar las mejores intervenciones de Lisandro de La Torre o de Alfredo Palacios, seguí participando, tener tiempo hasta el 10 de diciembre de 2019

  4. Todo se paga en esta vida, muchos de los que HOY ESTÁN, después de diciembre de 2019 no volverán a estar NUNCA MAS. Apostamos?

  5. Me da la sensación que esta sra? esta media ida. La veía en un reportaje en TV se le iban los ojo, balbuceaba, no se,
    está medicada??

  6. Victoria Donda, a pesar de decir que es abogada, no conoce como funciona la democracia. En este diario dijo que una ley se gana o se pierde en la calle. Humildemente le solicito que renuncie a su banca, que le brinda muchos beneficios, sobre todo económicos, que no se presente más a elecciones, pues para ella el Congreso no sirve. Que haga política en la calle. Es una muestra más de la hipocresía de muchos políticos

  7. La misma payasa de siempre. En lugar de estar calentando la silla. . . que pida un turno en un dentista y se haga arreglar los dientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *