Cultura / 10 de enero de 2018

Semana del arte: encuentro en Miami

Galerías, artistas y famosos se congregaron en la ciudad más importante de Florida para ver y comprar arte. Los argentinos que fueron protagonistas.

Por

La Semana del Arte en Miami de diciembre es el encuentro cultural más grande de todos los Estados Unidos; ningún evento de Hollywood o festival congrega a tantas personas y empresas al mismo tiempo. Es cuando la consagrada Art Basel Miami Beach tracciona a una veintena de ferias satélite: Aqua Art, Art Africa, ArtSpot, Red Dot y Spectrum (en un mismo lugar), Context, Fridge, Form, Ink, Nada, Pinta, Prizm, Pulse, Satellite, Scope, Superfine!, Untitled. Además de todo, a la pionera Art Miami se le suma Design Miami (diseño), realizando también sus propios programas.

En esos días sucede todo. Inauguran nuevos museos (ICA, Institute of Contemporary Art), renuevan otros (The Bass), cambian muestras en colecciones privadas familiares abiertas al público (Rubell, Margulies, Cisneros Fontanals, De la Cruz) para “activar” con la mirada de los visitantes sus obras. Abren exhibiciones en FAENA Forum, The Phillip and Patricia Frost Museum of Science en Byscayne Boulevard, vecino al Perez Art Museum Miami, PAMM, que actualmente despliega “On the horizon” (En el horizonte). Se hacen desfiles de moda, comidas y extravagantes fiestas organizadas por marcas de ropa, decenas de copiosos almuerzos, desayunos a los que están invitados artistas, expositores, coleccionistas, curadores, celebridades y prensa.

En ese contexto, “The New York Times” preguntaba si “¿puede Miami solventar todos estos museos? ¿Hay suficientes donantes? ¿Cuántos museos de arte contemporáneo se necesitan?”. La confluencia a la ciudad de miles de visitantes de todas partes activa la economía y el caos de tráfico, aún cuando se estima que como mucho los visitantes van a un promedio de tres ferias cada uno; los públicos de cada una son distintos.

¿Cuánto arte puede mirar una persona en una semana? Un cálculo conservador estima que son un millar las galerías e incalculable cantidad de artistas y valores a consideración del público. En Art Basel, por ejemplo, se exhiben 268 galerías de 32 países con artistas de la talla de Warhol, Picasso, Ai Weiwei (que exhibe en Proa), Anish Kapoor, Yves Klein, Calder, Miró (aquí en Museo Nacional de Bellas Artes), Léger, Baselitz, Jeff Koons, Lucio Fontana, Guillermo Kuitca (ahora en CCK), y tantos más entre modernos y contemporáneos.
Curiosidad. En la londinense Richard Saltoun se desplegó obra del artista visual y poeta experimental Edgardo A. Vigo. ¿Qué diría el platense -que impulsó el arte correo incluso para denunciar la desaparición forzada durante la dictadura militar de un hijo y que realizó un trabajo para “sembrar la memoria, para que no crezca el olvido”- al ver su obra en Art Basel, también feria de vanidades? Su obra conceptual, perteneciente a un coleccionista de Europa, mayormente se vendió.

Bien ubicadas (aunque Art Basel tenía un diseño algo complicado este año), las galerías Jorge Mara y Ruth Benzacar ofrecieron obras de gran calidad. Entre otros, Mara desplegó piezas del inolvidable Roberto Aizenberg, la serie “Sueños” de Grete Stern. Los maravillosos fotomontajes de “Sueños” (1948 a 1951), con mujeres protagonistas, ilustraron respuestas con tintes psicoanalíticos a lectoras de la revista “Idilio”. Por su parte, Benzacar organizó su exhibición con individuales de artistas de tres generaciones. En fotos y objeto, Liliana Porter deslumbró con su reflexión acerca de situaciones tan corrientes como inverosímiles, Jorge Macchi y Nicolás Fernández Sanz presentaron dibujos, maquetas, fotos y libro del extraordinario proyecto “Díptico”. A propósito de los 30 años de la primera exhibición de Macchi en la mítica galería de la calle Florida, “rehicieron” la antigua sede en tamaño real en la actual de Villa Crespo. Los enigmáticos objetos de Eduardo Basualdo siguen su experimentación con estructuras de la arquitectura, ponen en duda el principio de realidad y el concepto de límite.

Cada uno su juego

Al actor y coleccionista Leonardo DiCaprio se lo intuyó en Art Basel detrás de un buzo con capucha y la visera de un gorro de béisbol; compró un dibujo de Basquiat. Ricky Martin aquí estuvo de paseo junto a su compañero artista plástico Jwan Yosef. Otras celebridades vistas en el Centro de Convenciones fueron Cindy Crawford, Eva Longoria, Owen Wilson. En otros puntos de la ciudad aparecieron Paris Milton, la diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada, y el cantante colombiano Juanes en Pinta. Esta feria fue una plataforma, principalmente, para el arte de Argentina y Perú; galería Del Paseo Lima presentó obras de Diego Lama y Claudia Coca, un espléndido tríptico de 200 x 450 cm., que pasó a una importante colección.

Cuando pasa el barullo, en Miami permanece el arte en espacios públicos y arquitecturas, como la vibrante obra del argentino Fabián Burgos. Son repeticiones de formas y sombras de colores que generan movimiento y que unen visualmente dos edificios: Brickell Heights; emparentada a la del Edificio del Plata (2008), a metros del Obelisco. Cuando se van los visitantes persisten problemáticas. La muestra “On the horizon” con paisajes “culturales y emocionales” del arte cubano actual, provenientes de la donación de más de 170 piezas del coleccionista y desarrollador inmobiliario Jorge M. Pérez, nacido en la Argentina, de padres cubanos, activó una polémica en torno a la cuestión cubana. Entre las obras de PAMM -lleva el nombre del coleccionista (gracias a enorme donación de salvataje) pero no es de su propiedad- hay muchas de artistas cubanos que residen en la isla. Esto enojó a las autoridades del condado Miami-Dade que restaron del aporte anual prometido al Museo medio millón de dólares y lo dieron a otro creado por la diáspora cubana de los años ‘60. El coleccionista Pérez se sintió “castigado” por esta decisión. Es el mismo Pérez que construye en Puerto Madero y que acompañó a Obama a Cuba. Cuando el presidente Trump le preguntó si lo ayudaría a construir el muro entre México y Estados Unidos, Pérez se negó y repreguntó: “¿de qué lado del muro quedaría yo?”.

* CRÍTICA de Arte de NOTICIAS (desde Miami).