Teatro / 13 de enero de 2018

El teatro independiente tampoco se toma vacaciones

“El amor es un bien”, “Un judío común y corriente” y “Sobre Mirjana y los que la rodean” son algunas de las obras del verano.

Por

La semana pasada ofrecimos un anticipo de la nutrida cartelera comercial porteña pero parte de la escena alternativa o independiente de la ciudad, tampoco se toma vacaciones. En pleno enero ofrece interesantes reposiciones y estrenos. Aquí señalamos algunos títulos.

Apenas comenzó el año, por cuarta temporada consecutiva, volvieron dos éxitos a la sala El Camarín de las Musas: “Como si pasara un tren”, de y dirigida por Lorena Romanin, comedia dramática sobre la vulnerable relación madre-hijo-prima en un pueblo del campo, protagonizada por Silvia Villazur, Guido Botto Fiora y Luciana Grasso; y “El amor es un bien”, con dramaturgia y dirección de Francisco Lumerman, quien adapta el clásico chejoviano “Tio Vania” y lo sitúa en un hostel de Carmen de Patagones, con actuaciones de Manuela Amosa, José Escobar y elenco. Ambos con entradas a $ 280, $ 230 (estudiantes y jubilados) y $ 150 (menores de 30 años).

En el mismo espacio convergen dos estrenos, a los mismos precios enunciados: la pieza “No dejes nunca de mirarme por favor”, de y montada por Bernardo Cappa, acerca de la necesidad actual de ser mirados y aprobados, encabezada por Celina Font; y “A la deriva” de la norteamericana Amanda Peet, con dirección de Jorge Azurmendi, que muestra la debacle de una familia judía de Nueva York cuando el padre es encarcelado por estafar a sobrevivientes del Holocausto. El reparto lo lideran Cristina Dramisino y Cecilia Chiarandini.

Justamente, retomará funciones en el Chacarerean con localidades desde $ 180, el unipersonal “Un judío común y corriente” del suizo Charles Lewinsky, con la actuación de Gerardo Romano, que formula la gran pregunta: ¿qué es serlo hoy en día? Asimismo, regresa “Sobre Mirjana y los que la rodean”, elocuente título del croata Ivor Martinić (autor de la multipremiada “Mi hijo sólo camina un poco más lento”) con puesta de Guillermo Cacace y protagónico de María Onetto, en El Picadero, desde $ 380.

Microteatro reabre sus puertas, incluido el patio tropical con sabrosa gastronomía, y dieciocho propuestas breves de, entre otros, Atilio Veronelli o Emiliano Dionisi. “Las vacaciones” es el eje temático de enero y “Volver a empezar” en febrero. El ticket a una obra individual cuesta $ 70. También hay promos de $ 120 por dos y $ 190 por tres espectáculos.

Finalmente, en febrero llega a Timbre 4 la 6ª edición consecutiva del Festival Temporada Alta en Buenos Aires con obras a
$ 280 provenientes de España, México, Perú, Uruguay, Chile, Francia y Argentina. Su programación incluye la semana catalana, workshops, el “Torneo de dramaturgia transatlántico” y otras actividades.

 

2 comentarios de “El teatro independiente tampoco se toma vacaciones”

  1. Para ver el viejo decrépito k romano pagar $380 es un robo el viejo cínico ni gratis es para ver toda su carrera fue segundo de algún buen actor y ahora quien lo banca buscarte un trabajo en serio y deja de jjj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *